jueves 16.07.2020

Crónica de la primera jornada de las Fiestas Aracelitanas

Crónica de la primera jornada de las Fiestas Aracelitanas
.
 Como ya ocurriera durante la Semana Santa, la lluvía quiso convertirse ayer en coprotagonista de las Fiestas Patronales. Durante todo el día llovió sobre Lucena, también durante el tradicional "paseillo" de la Corte Aracelitana desde el Ayuntamiento de Lucena hasta la iglesia de San Mateo, donde se celebró el solemne Pregón de las Glorias de María.
  
Pero los actos se habían iniciado una hora antes. A las 20:30 horas tenía lugar en el Palacio Erisana el acto de proclamación de la Aracelitana Mayor, y de su Corte de Honor. Bajo los acordes de la Marcha de Infantes, entraba en el patio de butacas el cortejo, encabezado por la edil de Fiestas, Mari Carmen Aguilera acompañada por el Pregonero de las Fiestas, Andrés Camino Romero, seguida por  la señorita Ángela López Fernández, acompañada por el Decano del Colegio de Abogados de Lucena, Juan González Palma; la señorita Verónica Marín Sánchez, acompañada por el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Lucena, Manuel Gutierrez; la señorita Marina Castro Cruz, acompañada por el concejal del PSOE, Juan Pérez y la señorita Macarena Hurtado Ciudad, acompañada por el Hermano Mayor de la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli, Antonio Crespillo. Cerraba el cortejo, bajo mazas, la Aracelitana Mayor, Inmaculada Hurtado Ciudad, a la que acompañaba el alcalde de Lucena, José Luis Bergillos y las niñas Inés María Moreno, Alba Galindo y Claudia Rodríguez, actuado como “damitas” de la Corte Aracelitana.

Ya sobre el escenario, el Jefe de Protocolo del Ayuntamiento de Lucena, Agustín Lara, daba lectura al acuerdo plenario por el que se aprobaba el nombramiento y los acompañantes dimponían  a las componentes de la Corte Aracelitana la banda que las acredita como tales.
 
La tradición de nombrar anualmente una corte aracelitana se inició en el año 1958. María Soledad Víbora Álvarez de Sotomayor, fue la primera aracelitana mayor, abriendo una costumbre, hoy totalmente consolidada en las fiestas, que se mantiene ya por espacio de más de medio siglo.
       
A las 21.15 horas, coincidiendo con la salida del Cortejo Oficial de las Autoridades y la Corte de María Santísima de Araceli desde el Ayuntamiento de Lucena hasta la Parroquia de San Mateo, se encendía el alumbrado oficial de las Fiestas Aracelitanas. En la Plaza Nueva seguía lloviendo. El ayuntamiento había dispuesto unos coches para trasladar a la Corte Aracelitana hasta San Mateo, pero las componentes de la Corte no quisieron perderse el tradicional paseo hasta la parroquia ni defraudar la expectación del numeroso público que se había dado cita en el breve recorrido desde una hora antes. Acompañadas por la Banda de Música de Lucena, se iniciaba el "paseillo", que concluía con la entrada en un templo de San Mateo totalmente repleto de público.

Tras tomar asiento junto al presbiterio, se iniciaba la ceremonia del pregón, con la lectura del acta de la Real Archicofradía, dando cuenta del nombramiento del pregonero 2011. Existe una norma no escrita, que obliga a alternar cada año como pregonero a una persona de Lucena y otra que sea foránea. El año pasado fue Pedro del Espino, ex hermano mayor de la cofradía aracelitana, el encargado de ocupar el lugar del honor del pregonero de las fiestas, siendo presentado por su hija, blanca del Espino. Este año era un malagueño, Andrés Camino Romero.
 
La lucentina Julia Hueso fue la encargada de presentar a los asistentes a este malagueño, nacido en pleno corazón del barrio del Perchel en 1964, Doctor en Historia por la Universidad de Málaga y  hombre que respira el aroma cofrade desde muy pequeño, siendo actualmente director de la revista La Saeta, todo un referente en la Semana Santa de Málaga, y amante e investigador del mundo cofrade malagueño y andaluz.

Después vendría el pregón, en el que Andrés Camino optó por la prosa, con ligeras concesiones a la poesía, para realizar su pregón aracelitano. Un pregón en el que cantó las Glorias de María, con especial acento e aspectos históricos, como la llegada de la imagen de la Virgen de Araceli a Lucena desde Roma, y en sus particulares vivencias en torno a la Patrona de Lucena y del Campo Andaluz y de sus fiestas. Señaló Camino la "simbiosis" entre Lucena y su Patrona y su convencimiento de que la bandera de Lucena es en si misma un homenaje a su patrona, donde "el azul representa el mar or el que vino hasta Lucena, el blanco es símbolo de pureza y el verde representa el campo andaluz al que pesta protección".

Destacó el pregonero que las Fiestas Aracelitanas "han sabido guardar su encanto de antaño" y "el impresionante fervor popular que levanta esta imagen, consiguiendo dejar atrás todas las diferencias".
Un pregón correcto desde el punto de punto de vista formal, que levanto el aplauso del público asistente en distintos momentos, aunque quizá un tanto ausente de la emoción y el sentimiento de algunos pregones recientes.

A continuación les ofrecemos un amplio reportaje gráfico de estos dos actos. Las fotos pueden descargarse fácilmente arrastrando la imagen al escritorio de su ordenador.
.