jueves 09.07.2020

El convento franciscano acoge este martes la misa por el alma de fray Arcángel Manzano Rodríguez, fallecido la pasada madrugada

Amante de Lucena y de sus tradiciones, fue Guardián del convento del llanete del San Francisco, potenció la reanudación de la Cofradía Franciscana de Pasión hace 25 años y recibió el Premio Cofrade Manolo Ramírez.

Fray Arcángel Manzano, en el besamos de la Virgen de la Pasión de 2016, junto a un joven miembro de la cofradía de la Pasión, que refundó hace un cuarto de siglo. Foto: Gitanito
Fray Arcángel Manzano, en el besamos de la Virgen de la Pasión de 2016, junto a un joven miembro de la cofradía de la Pasión, que refundó hace un cuarto de siglo. Foto: Gitanito
El convento franciscano acoge este martes la misa por el alma de fray Arcángel Manzano Rodríguez, fallecido la pasada madrugada

Mañana martes, día 15 de agosto, a las 11:30 horas, se celebrará en la Iglesia de la Madre de Dios, de RR. PP. Franciscanos, la misa por el eterno descanso de fray Arcángel Manzano Rodríguez, miembro de la comunidad franciscana lucentina, que fallecía en la madrugada de ayer, a los 80 años de edad, tras no poder superar las complicaciones derivadas de la intervención a la que fue sometido hace unos días.

Extremeño de nacimiento y lucentino de adopción, fray Arcángel dedicó buena parte de su vida como religioso a la atención de la parroquia franciscana. Hoy, la Cofradía de la Pasión recordaba a través de sus redes sociales su "incansable lucha" por esta hermandad lucentina, de la que fue refundador junto a un grupo de jóvenes lucentinos hace justo veinticinco años. 

Amante de Lucena y de sus tradiciones, fue Guardián del convento del llanete del San Francisco y recibió el máximo galardón que la Agrupación de Cofradías entrega a quienes se distinguen por su labor en favor de nuestras hermandades, el Premio Cofrade Manolo Ramírez.

Hombre muy querido en nuestra ciudad, tras ocupar otros destinos, fray Arcángel Manzano volvió a Lucena, y hace muy pocos días teníamos la oportunidad de verle participando en la procesión por el claustro de su convento del Santo de Asís, uno de sus últimos actos como miembro de la comunidad franciscana lucentina.

Descanse en paz.