martes 11.05.2021

Tercer comunicado de las entidades religiosas locales

La Cofradía del Corpus señala que la ideología de género busca la disolución "de la dialéctica hombre-mujer" y defiende la posición del obispo

A continuación extraen un fragmento del discurso que pronunció el Papa Francisco “hace unas semanas a los obispos polacos” y que dice que “hay verdaderas colonizaciones ideológicas, y una de estas es el “gender”; hoy a los niños se les enseña en la escuela que cada uno puede elegir el sexo”

2015120915462793855
El obispo de la Diócesis de Córdoba, Demetrio Fernández.
La Cofradía del Corpus señala que la ideología de género busca la disolución "de la dialéctica hombre-mujer" y defiende la posición del obispo

A los comunicados que en esta semana han redactado la Agrupación y la junta de gobierno de la corporación aracelitana, se ha añadido un texto en el que la Venerable e Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento de Lucena muestra “su apoyo, respeto, cariño, y defensa” hacia el obispo de Córdoba “ante los graves, persistentes y absolutamente injustificados ataques de los que está siendo objeto”. La entidad que dirige Rafael L. Pineda del Espino indica que “sería muy saludable no confundir la igualdad de género con la ideología de género” porque esta última “no busca la equiparación, sino la disolución; la dialéctica-hombre mujer no culmina en la igualdad, sino en la eliminación de ambos”.

De entrada, recuerdan que “se hacen al obispo gravísimas acusaciones de homofobia, de incitación al odio y otras similares por unas declaraciones que hizo en el portal católico infovaticana.com afirmando que la ideología de género es una bomba atómica que quiere destruir la doctrina católica”. La Cofradía del Corpus distingue la ideología de género de la igualdad de género. Esta última, sostienen, sí persigue “equiparar a la mujer y al hombre en derechos, y en ello hay empeñada mucha gente y movimientos justamente reivindicativos”.

Por el contrario, en la ideología de género “no hablan de sexo masculino y femenino, que tiene una fundamentación biológica y una determinación genética (genes  XX – XY) que  configura unas formas y funciones corporales y actividad psicológica propias de cada sexo”. En conclusión, según explican, aluden “al género”, cuyo “origen es lingüístico y, por tanto, cultural”. Y, así, “es invento del hombre y el hombre puede cambiarlo a su antojo; hay género masculino, femenino, neutro y lo que la imaginación sugiera”. Como síntesis, exponen que para la ideología de género “ser hombre o ser mujer no es un estado natural, sino un rol social que se aprende, se elige, se cambia en el tiempo o se simultánea”.

A continuación extraen un fragmento del discurso que pronunció el Papa Francisco “hace unas semanas a los obispos polacos” y que dice que “hay verdaderas colonizaciones ideológicas, y una de estas es el “gender”; hoy a los niños se les enseña en la escuela que cada uno puede elegir el sexo”.

Desde la institución lucentina, deducen que “si esto es así, estamos dinamitando los pilares del matrimonio cristiano y de la familia como estructura básica de la sociedad. ¿Dónde queda el derecho de los padres a educar a sus hijos?” Por todo ello, “se entiende que don Demetrio, siguiendo la doctrina del Papa y junto a los obispos de Getafe y Alcalá de Henares en sus críticas a la LGTBIfobia, afirmara que la ideología de género es una bomba atómica que quiere destruir la doctrina católica”

Y para concluir, lanzan varias preguntas tales como “¿no tiene el Obispo derecho, ni los católicos de a pie, a expresar libremente su opinión, a criticar con respeto aspectos doctrinales, o teorías o ideologías con las que estén disconformes? ¿Dónde está la homofobia? ¿Dónde está la incitación al odio?”. Y terminan la exposición escrita subrayando que “la información correcta es un imperativo ético de todo el que se dedica a la política o a crear opinión pública”.