Sábado 19.10.2019

El Comedor Social Virgen de Araceli celebra su I Cena Solidaria con más de 450 asistentes

El Comedor Social Virgen de Araceli celebró el pasado viernes su I Cena Solidaria con la participación de más de 450 asistentes y bajo el lema ‘Ponle Corazón a la Solidaridad’

El Comedor Social Virgen de Araceli celebra su I Cena Solidaria con más de 450 asistentes

El Comedor Social Virgen de Araceli celebró el pasado viernes su I Cena Solidaria con la participación de más de 450 asistentes y bajo el lema ‘Ponle Corazón a la Solidaridad’. El principal objetivo de esta iniciativa fue el de recaudar fondos para el funcionamiento del Comedor Social que atiende diariamente a 50 personas sin recursos económicos y cuyo único alimento diario es el que reciben gracias a este proyecto. Además, se aprovechó la cita para concienciar a la sociedad de la necesidad de participar en este tipo de iniciativas aportando recursos materiales o humanos, ya que todo el trabajo que se realiza en este proyecto es de manera altruista.

Durante la cena, que tuvo lugar en las instalaciones de Jardines Aguanevada, se hicieron hecho entrega de los Corazones Solidarios, galardones que también celebran su primera edición y que tienen como principal finalidad realizar un reconocimiento público a aquellas personas o instituciones que colaboran de manera permanente para que el Comedor pueda abrir sus puertas diariamente.

Los reconocimientos recayeron en distintas empresas lucentinas, como Aselab, Infrico o Electrofrío, que colaboran con la iniciativa, la Parroquia de Santiago, el Ayuntamiento de Lucena a través de la Delegación de Sanidad, el voluntario Francisco Calzado y, de forma especial, por su trabajo permanente, al almacén de frutas y verduras Frucastro. 

Desde marzo de 2013, el Comedor Social, situado en las antiguas dependencias de la Residencia del Valle, reparte más de 11.000 menús anuales de lunes a viernes, algo que supone un coste de 75.000 euros al año, aproximadamente. Esta cuantía la sufragan, en su totalidad, las Cáritas Parroquiales de las parroquias de San Mateo, Santiago, Santo Domingo, El Carmen y La Sagrada Familia, además de las donaciones de instituciones y personas anónimas que ponen a disposición de los más necesitados los recursos económicos y materiales necesarios para que esta actividad pueda llevarse a cabo. Para ello, trabajan un centenar de voluntarios además de una cocinera en nómina y una ayudante de cocina contratada por el Ayuntamiento de Lucena a través de unos programas de empleo de la Junta de Andalucía. 

Tambien recibieron una placa las monjas de la Orden Salesiana que atienden el comedor y gestionan el recinto de la antigua residencia. La cena concluyó con la actuación musical de Raúl Herrera y de una orquesta.

Comentarios