Martes 12.11.2019

El Obispo bendice el monumento al Sagrado Corazón

El Obispo bendice el monumento al Sagrado Corazón
.
El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández González, ha presidido esta tarde el acto de bendición del monumento al Sagrado Corazón de Jesús que se ha levantado junto al Real Santuario de María Stma. de Araceli. El conjunto, donación de los hermanos de la cofradía, Antonio Crespillo Espadas y Josefa Dueñas Borrego, afincados en Don Benito (Badajoz) y familiares del actual hermano mayor, Antonio Crespillo, ha sido realizado en mármol blanco de Macael y ha sido elaborado a partir de una escultura hecha por el artista extremeño don Rodrigo Espada Belmonte.

Unas trescientas personas, algunas desplazadas en autobús desde Extremadura, se han dado cita en la cumbre de la Sierra de Aras,  para participar en este acto, en el que también han tomado parte representantes de los grupos políticos municipales del PSOE y PP y de la Agrupación de Cofradías de Lucena.

 Tras la bendición del monumento, los donantes, Antonio Crespillo y Josefa Dueñas, han realizado una ofrenda floral ante el monumento, en tanto que su hija, Dolores Crespillo Dueñas, ha dado lectura a un emotivo discurso en el que se refería a la especial vinculación de su familia con la imagen de la Patrona de Lucena y del Campo Andaluz, aun desde la distancia de tierras extremeñas, donde emigraron un día.

El proyecto de instalación de este monumento se inició a primeros de año. Una vez aceptada la donación por la Junta de Gobierno y por el Obispo de Códoba, este designo a Francisco Jesús Orozco, entonces Capellán de la Obra Pía para interesarse por el asunto. Después de escuchar algunas ofertas y de varias visitas al Santuario de escultores y artistas, la familia donante decidió realizar el encargo al mencionado Rodrigo Espada, escultor formado en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla, que ya ha realizado distintas imágenes de temática similar en Badajoz, Toledo y Tudela.

Según ha explicado durante el acto el hermano mayor de la cofradía, Antonio Crespillo, el conjunto de pedestal e imagen tienen una altura de 5,80 metros, pesa más de 25.000 kilogramos y ha sido colocado en una zona pedregosa de la explanada, junto a las tres últimas cruces del Vía Crucis, sin que se oculte la perspectiva de éstas desde el Santuario.

En el pedestal, a petición de la familia donante, aparece una frase extraida del evangelio de San Mateo: "Ánimo, soy yo, no tengáis miedo".

Finalizado el acto de bendición de este monumento, la Agrupación de Cofradías de Lucena ha celebrado en el Real Santuario de María Santísima de Araceli la eucaristía de apertura del nuevo curso cofrade, también presidida por el Sr. Obispo.
.
.