jueves 02.12.2021

El Papa Francisco vuelve a llamar a las Carmelitas Descalzas y envía su "recuerdo afectuoso" al pueblo de Lucena

 

Un mensaje para los creyentes y los no creyentes
El Papa Francisco vuelve a llamar a las Carmelitas Descalzas y envía su "recuerdo afectuoso" al pueblo de Lucena
El Papa Francisco vuelve a llamar a las Carmelitas Descalzas y envía su "recuerdo afectuoso" al pueblo de Lucena
Un mensaje para los creyentes y los no creyentes. El Papa Francisco envió este sábado su "cariño, cercanía y recuerdo afectuoso" al pueblo de Lucena a través de las Madres Carmelitas Descalzas. El obispo de Roma volvió a marcar el número de teléfono del monasterio de San José a las 16:30 horas aproximadamente y encargó a las religiosas que transmitieran sus palabras a los sacerdotes de la localidad para que estos, a su vez, las difundieran en las diferentes eucaristías de este fin de semana.

En esta segunda comunicación, después de la mantenida el pasado 31 de diciembre, el Papa Francisco pidió a los lucentinos que "intenten ser buenos" y que "recen por él". Iván Martín Tejada Hidalgo, capellán de las Carmelitas Descalzas, señaló a LucenaHoy que las monjas le informaron de la noticia media hora después de la llamada. Seguidamente, hizo partícipe del diálogo a David Aguilera Malagón, párroco de San Mateo Apóstol y vicario episcopal de la Campiña.

Con motivo de la primera conferencia, efectuada en las últimas horas del año 2013, Sor Adriana de Jesús Resucitado, priora de la congregación, manifestó a este medio que la relación de las tres monjas argentinas que residen en la avenida de Santa Teresa de Lucena con el Papa empezó hace 15 años, cuando Jorge Mario Bergoglio era arzobispo de Buenos Aires. "Siempre llamaba pidiendo oraciones y se interesaba por nosotras, aunque nunca hubo un trato directo y personal", añadió.

En aquella ocasión, el Papa Francisco insistió en trasladar mensajes de "ánimo, esperanza y alegría". "Es el mismo de siempre", afirmó Sor Adriana hace ahora ocho meses. Asimismo, declaró que "jamás pensaban" que el obispo de Roma podría llamarlas aunque sabían que "estaban en su corazón". La "alegría inmensa", tal y como calificaron el hecho sucedido en el último diciembre, se ha repetido y, de esta forma, se corrobora que Lucena permanece en la mente del Papa Francisco.
MANUEL GONZÁLEZ