martes 09.08.2022

El Besamanos a María Stma. del Mayor Dolor cierra los actos del triduo en su honor, por Jesús Ruiz Jiménez

El Besamanos a María Stma. del Mayor Dolor cierra los actos del triduo en su honor, por Jesús Ruiz Jiménez
El Besamanos a María Stma. del Mayor Dolor cierra los actos del triduo en su honor, por Jesús Ruiz Jiménez
.
Durante la tarde de ayer domingo, 23 de Febrero, la Titular Mariana de la Hermandad de la Sangre, María Santísima del Mayor Dolor, estuvo expuesta a la veneración de los fieles en Solemne y Devoto Besamnos.
 
La Imagen de la Santísima Virgen presidió el Piadoso Acto en su Recoleta Capilla de la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán. Pese a no estar inmersos aún en plena cuaresma el goteo de fieles que se acercaron a besar las manos de la Santísima Virgen fue continuo y la capilla por momentos se quedaba pequeña para albergar a los cofrades que se dieron cita en este Besamanos que sirve prácticamente como pistoletazo de salida ante lo que está por llegar, la deseada Cuaresma que desembocará en la Semana más grande del año.

La imagen de la Santísima Virgen se encontraba sencillamente ataviada luciendo un tocado de blonda, saya bordada en oro con incrustaciones marfileñas de cabezas de angelitos y un sencillo pero hermoso manto de vistas en terciopelo granate así como su corona de salida. El altar lo componían dos blandones con cera blanca así como seis piezas de candelería tras la imagen de la Santísima Virgen, tres a cada lado sobre pies de madera, flanqueaban a la Imagen dos píes de madera con sendas piezas de candelería de cera blanca cada una; el adorno floral lo componían seis jarras, dos de ellas sobre píes de madera y dos en el suelo con alhelíes, lilium y crisantemos blancos así como un centro a los píes de la Virgen con la misma flor. Por su parte, el Santísimo Cristo de la Sangre aparecía en su habitual ubicación flanqueado de dos jarras con clavel rojo y cuatro blandones de orferbrería con cera roja, debido al carácter sacramental de dicha cofradía que a su vez alberga en su capilla uno de los dos sagrarios que posee la Parroquia de Santo Domingo.

El Besamanos se prolongó durante toda la tarde del Domingo y tras finalizar el Solemne Triduo se cerró el mismo con el canto de la Salve ante las plantas de la Dolorosa de la corporación del Jueves Santo lucentino.
Texto y fotos: JESÚS RUIZ JIMÉNEZ
.
.
a patrocinio ss

.

 

.