martes 11.05.2021
Lucena Hoy

MANIJERO DE MARíA SANTíSIMA ARACELI EN SU DíA

Francisco Contreras: "Llevo en mi cuadrilla a gente muy humilde y a muchos de ellos les ha llegado la Virgen sin esperarlo"

El ritmo pausado y glorioso de este sueño se detuvo el Viernes Santo. La estremecedora desaparición de Pepe Ranchal privó a Francisco Contreras de un fiel aliado que lo respaldó “en todo momento” desde que se aventuró a postularse como conductor de la Virgen en su Día

plantillalucenahoy2016PACOCONTRERAS
Francisco Contreras, manijero de la Virgen en Su Día. JESÚS RUIZ JIMÉNEZ
Francisco Contreras: "Llevo en mi cuadrilla a gente muy humilde y a muchos de ellos les ha llegado la Virgen sin esperarlo"

Francisco Contreras Hidalgo desprende en cada conversación una Fe cristiana sencilla, cercana y venturosa. Perteneciente a una estirpe de agricultores, decidió en su momento plasmar en un papel un deseo inigualable: ser manijero de la protectora del Campo Andaluz. Regido por la sinceridad, admite que desde hace un lustro se le manifestaba un “pellizco” en las fechas propias de la concesión de tal responsabilidad. Y esta “meta” la traspasa el 1 de mayo de 2016.

El ritmo pausado y glorioso de este sueño se detuvo el Viernes Santo. La estremecedora desaparición de Pepe Ranchal privó a Francisco Contreras de un fiel aliado que lo respaldó “en todo momento” desde que se aventuró a postularse como conductor de la Virgen en su Día. “Todos los años, cuando otorgaban la manijería, me llamaba para que estuviese tranquillo y me transmitía ánimos”.

Desde el 25 de marzo, “las circunstancias de la vida han cambiado, hay que aceptarlo todo, hacer de tripas corazón y tirar para adelante”, señala, encomendado a Nuestro Padre y a la Virgen de Araceli, un manijero que conoció a su contraesquina perpetua –“un valor seguro” en la parihuela-  con tan solo cuatro años, cuando ambos compartían guardería. “Esta santería también es suya –subraya- y aunque es imposible que esté físicamente, va a seguir disfrutando con nosotros, ayudándonos con su experiencia y marcando las directrices” y confía en que María Santísima de Araceli ha situado a Pepe “en un buen lugar” para contemplar el tributo que le ofrecerá su cuadrilla.

-¿Por qué decidió en su momento solicitar la manijería de María Santísima de Araceli?

Por la devoción tan grande que en mi casa le hemos tenido a la Virgen y la que mis padres me transmitieron desde que yo tenía uso de razón. Nosotros nos dedicamos a la agricultura y la Virgen es la Patrona del Campo Andaluz y el pan de cada día para nosotros. Además, a mí me gusta la santería, es mi principal hobby, y es una meta y un sueño que tenía en mi mente. En cuanto que pude y tenía edad y me planteé mi vida y mi economía, decidí mandar la carta solicitando la manijería.

-¿Desde cuándo pensaba que la junta de gobierno de la cofradía podría elegirlo manijero de la Virgen en su Día?

Ahora tengo 45 años, y más o menos, siendo sincero, desde hace unos cinco años me he ido haciendo ilusiones ya que era la edad media de los manijeros. Así, al llegar el tiempo en que se otorgan las manijerías, que suele ser en diciembre, ese pellizco lo tenía. Dentro de lo que cabe tampoco he querido hacerme muchas ilusiones porque hay otras personas que creían que estaban a las puertas y, al final, se han llevado una frustración y no han podido ser manijeros. Antes de estos cinco años, no estaba ni pendiente de las manijerías.

-¿Qué factores intervienen en la elección de los santeros para el primer domingo de mayo?

Son santeros de pueblo y que, además, hayan destacado y lo estén haciendo en los diferentes pasos procesionales en los que salen. Lógicamente, vienen conmigo familiares pero porque son santeros, no por ser compromisos. Si no hubieran sido santeros, estarían en la cocina o dedicados a repartir o a pasarlo bien.

-¿Cuáles son las virtudes que resalta de su cuadrilla?

Sobre todo, la sencillez de los hombres. No llevo santeros de manos vueltas ni crecidos. Gente muy humilde y que le ha llegado la Virgen a muchos sin ellos esperarlo.

-¿Esta es la santería cumbre de Lucena?

Pienso que sí. Como mariano que soy, y al gustarme la santería de la Virgen tremendamente, es lo máximo. Hay quien tiene otros criterios, pero para mí el paso de María Santísima de Araceli en su santo día, es lo máximo para un santero.

-¿Cómo se combinó la santería de Nuestro Padre Jesús de la Columna y la manijería de Nuestra Madre?

Se está coordinando todo muy bien. Yo he sido santero de la Virgen de Araceli en su Día, y en el mismo año, y he salido en Semana Santa. Ha habido veces que me han coincido juntas y lo he pasado mal. En cambio, no quería que en mi santería que pasase eso y, por eso, programé juntas en sábado ya que 31 de mis santeros salían santeando en Semana Santa para no meterme por medio ni molestar a manijeros. La única que fue en sábado fue la junta sitios, el resto han sido domingos al mediodía, que también está bastante bien para echar un buen rato y no hay que estar hasta las tantas de la noche.  

-¿A quién le ofrece esta santería y qué le pide a la Patrona de Lucena?

La santería va dedicada a mis padres que no los tengo aquí porque los dos fallecieron. Y también a mi suegro, que era un hombre santero, de una reconocida familia santera de Lucena. A la Virgen lo que siempre le pido siempre, y en cada brindis, es, ante todo, salud, que está por encima de todo. Y en este año 2016, que el Papa Francisco, lo ha proclamado Año de la Misericordia, le pido a la Virgen que tenga misericordia de todos nosotros y de los que nos rodean en torno a Ella.

-¿Qué es la devoción aracelitana?

La prueba de la devoción es la cantidad de gente que siempre hay en el Santuario. Es lo máximo que hay. Con cualquier cosa, las personas van a pedirle y a apoyarse en Ella. Ven un consuelo a los problemas.

-¿Cómo definiría la relación que existe entre la Virgen de Araceli y Lucena?

Una relación cordialísima, patente y total. Cuando llega al pueblo, todo el mundo se vuelva con Ella. Hasta personas agnósticas, y que no practican la religión ni son cristianas, ven a la Virgen cuando llega a Lucena.

-¿Cómo se ha transformado la santería de que se estrenó hasta el momento actual?

Me estrené con 16 años y he salido con santeros que eran bastantes mayores que yo. La santería va cambiando, poco a poco, pero no creo que sea muy significativo. No llegué a vivir el cambio tan grande que hubo anteriormente. Ahora lo que sí se va notando es la economía actual y la verdad se están viendo cosas que deberían modificarse para bajar esto del escalafón en el que está. Hacer menos juntas y darle un poco de menos protocolo al asunto y esto se viviría un poquito mejor. Un porcentaje alto de las santerías, aunque no todas, le está costando bastante dinero al santero, y eso habría que mirarlo bien. La economía en las casas están como están y a un santero no le puede costar tanto dinero salir en un paso. Hoy se hace cualquier cosa y es prorrateada y, además, se añade la lotería, entradas de las cenas, peroladas y demás cosas que las cofradías hacen para su engrandecimiento, que lo veo muy bien. Y cuando termina una santería y se hacen cuentas, que nadie lo hacemos, la verdad es que es un pico y un gran número de los santeros son mileuristas. Cuando un manijero le pide algo a un santero, este nunca dice que no, jamás, pero por dentro está haciendo de tripas corazón.

-¿Qué ideas se les deben infundir a los jóvenes?

Como una persona cristiana que me considero, hay que inculcarles, un poquito más, que participen en la santería, mirándola desde la perspectiva de la Fe. No es solo santear, vestirse de santero y las juntas, hay que tener más devoción y estás más volcado de forma cristiana.