miércoles 20.10.2021

Visitamos el taller del imaginero Francisco Javier López del Espino

Visitamos el taller del imaginero Francisco Javier López del Espino
Visitamos el taller del imaginero Francisco Javier López del Espino
.
Visitamos el taller del imaginero lucentino Francisco Javier López del Espino, situado en el pasaje de la calle las Torres, espacio de creación para este joven artista lucentino. En Cuaresma, lugares como este cobran una mayor importancia. En ellos se ultiman los detalles de las imágenes que luego veremos paseando las calles sobre sus tronos en los desfiles procesionales. de Semana Santa.

Encontramos a Francisco Javier López patinando un Cristo de la flagelación. Se trata de una técnica de envejecimiento e igualado de tonos. Francisco Javier nos explica que “se trata de un paso de misterio, en el que la imagen de Cristo irá acompañada de un sayón que ahora está en fase de talla y un romano”. Una vez concluidas, estas imágenes serán procesionadas en la localidad conquense de Tarancón.

Además de estas tallas, en el taller de Francisco Javier López encontramos una espléndida imagen de un crucificado, se trata del Santísimo Cristo de la Agonía, que ha sido realizado  por este joven imaginero lucentino para la localidad de Hellín, en Albacete. “A este crucificado –nos cuenta el artista–  sólo le quedan los últimos retoques y tengo que terminar la cruz sobre la que irá colocado”.
.
Además, hace pocos días, López del Espino entregó la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Flagelación, titular de un paso de misterio que este año procesionará en la Semana Santa de la capital almeriense. También ha elaborado una Virgen del Carmen y ha restaurado un crucifico de la localidad cordobesa de Albendín.

Este joven imaginero, que  desde pequeño se siente atraído por las artes plásticas, realizó sus estudios en la Escuela de Arte y Oficio Mateo Inurria de Córdoba. En este centro realizó el ciclo de grado medio de talla artística en madera. Posteriormente pasó por la Escuela de Arte Dionisio Ortiz, en el ciclo de grado superior de Escultura.

Tras trabajar en la Escuela Taller La Merced VI, encargada de completar la restauración del retablo mayor de la Iglesia de la Merced, en la Diputación de Córdoba, comenzó a colaborar con el reconocido escultor cordobés Antonio Bernal Redondo, donde definitivamente asentó sus conocimientos artísticos.

Ahora Francisco Javier López del Espino dedica todo las horas de su trabajo a realizar las imágenes que le solicitan desde todos los puntos de España, alternando el trabajo con la participación en distintas ferias cofrades, lo que le permite mostrar su trabajo y llegar a nuevos clientes.

En su estudio lucentino se respira la constancia, la paciencia, el empeño y el cariño que pone en cada una de las imágenes que consigue crear con sus propias manos. Gracias a ello su labor es cada vez más reconocida en el panorama de la imaginería española. Francisco Javier ha dejado ya de ser un joven imaginero con un futuro prometedor para convertirse en una artista consolidado, como lo demuestra su obra.
.
Araceli Redondo
.
.