viernes 07.08.2020

GALERÍA: Antonio Molina protagoniza la tradicional 'Ofrenda de Frutos' a María Stma. de Araceli

Antonio Molina destacaba la importancia “del pan amasado con los trigos de nuestra campiña, el aceite de nuestros centenarios y renovados olivares y el vino de uvas de oro viejo de viñedos seculares”.

Antonio Molina Contreras durante su disertación ante la patrona de Lucena
Antonio Molina Contreras durante su disertación ante la patrona de Lucena
GALERÍA: Antonio Molina protagoniza la tradicional 'Ofrenda de Frutos' a María Stma. de Araceli

Esta mañana se ha celebrado en el Real Santuario de María Stma. de Araceli la tradicional Misa de Ofrenda de Frutos, acto donde, a las plantas de la Patrona de Lucena, los hombres y mujeres del campo andaluz depositan los frutos de sus cosechas para implorar su amparo y protección.

En este año el honor de presentar esa ofrenda ha correspondido al profesor Antonio Molina Contreras, que destacaba la importancia “del pan amasado con los trigos de nuestra campiña, el aceite de nuestros centenarios y renovados olivares y el vino de uvas de oro viejo de viñedos seculares”.

Durante el desarrollo de la eucaristía, el oferente se reconocía como “un hombre del pueblo, con una desigual relación laboral y ocupacional con el mundo del olivo y de la vid, un padre de familia, un profesional  que viaja con un aceptable equipaje cultural propio de su  largo oficio de docente, amante de las letras y de los colores”.

Antonio Molina resaltó la “triple intención” de su ofrenda. Una ofrenda "de acción de gracias" porque, dijo "huele a pan tierno en nuestras casas cada día, porque no nos falta el alimento más sencillo", así como el aceite "que proporciona al hombre fuerza y belleza, lo cura y lo alimenta" y el vino, "producto de nuestra cultura, que simboliza la alegría y la fertilidad”.

También un ofrenda "de súplica" porque a la Virgen de Araceli “pedimos protección para esta tierra y sus gentes, como nuestros padres hicieron decenas de veces en siglos pasados, siempre que estuvieron necesitados de tu ayuda y amparo”, como ocurrió secularmente en los años duros de sequía y una ofrenda, finalmente, "de compromiso con los hombres y con la tierra", dijo Molina Contreras, haciendo mención a los millones de seres humanos que mueren de hambre en el mundo e insistiendo en que “el problema no está en la producción, sino en la buena voluntad, en la responsabilidad y en el sentido de la justicia" y destacando la necesidad de “comprometernos también con la Tierra” porque “no podemos destruirla, no es nuestra, la recibimos de nuestros padres y será de nuestros hijos si la cuidamos, si no la envenenamos, si ponemos remedio a su degeneración”.

La ceremonia religiosa estuvo presidida por David Aguilera Malagón, Vicario Episcopal de la Campiña y Capellán Consiliario de la Archicofradía y se celebró en el entorno de una misa flamenca en la que participaron el cantaor Antonio Nieto y el guitarrista Román Carmona.

La misa contó con la presencia de la corte aracelitana, buena parte de la corporación municipal, encabezada por el regidor lucentino, Juan Pérez, y del mundo cofrade lucentino, así como un numeroso público, que llenó el santuario.

IMG_5917

IMG_5922

IMG_5925

IMG_5926

IMG_5927

IMG_5928

IMG_5929

IMG_5930

IMG_5931

IMG_5934

IMG_5939

IMG_5942

IMG_5943

Captura de pantalla 2017-10-22 a las 18.03.20