jueves 26.05.2022

José Manuel Muñoz, manijero de la Subida: "Sería incapaz de no hacer algo de lo que me hayan pedido"

 

Una santera en memoria de todas aquellas personas que se marcharon de este mundo
José Manuel Muñoz, manijero de la Subida: "Sería incapaz de no hacer algo de lo que me hayan pedido"
José Manuel Muñoz, manijero de la Subida: "Sería incapaz de no hacer algo de lo que me hayan pedido"
Una santería en memoria de todas aquellas personas que se marcharon de este mundo. José Manuel Muñoz Ruiz (13-04-17) se abrochará por primera vez al varal de María Santísima de Araceli en la Romería de Subida del año 2014. Y lo hará debajo del timbre. La Peña Sierra de Aras recibió el encargo de devolver a la Patrona de Lucena a su Santuario. Días después, los miembros de este colectivo le confiaron a su presidente la responsabilidad de guiar una santería que excepcionalmente partirá del templo de San Pedro Mártir. El manijero resalta el apoyo constante de su mujer y enumera las vivencias singulares que está experimentando en los días previos al primer domingo de junio.
 
-¿Qué es la Peña de Sierra de Aras?
Es un grupo de amigos que nos conocemos desde siempre. Fue hace dieciséis años cuando decidimos formar una peña, sobre todo para reunirnos una vez al mes y compartir algunos juegos y apuestas como la quiniela, la primitiva, etcétera. Además, nuestro propósito era no perder el roce, situación que a veces se produce por distintas circunstancias de la vida. Este fue el motivo de la formación de nuestro colectivo. Luego, cuando pasaron dos o tres años, decidimos solicitar la manijería de María Santísima de Araceli. Nosotros estamos registrados en la asociación de peñas de la Junta de Andalucía e incluso formalizamos unos estatutos.
 
-¿Cuántos miembros componéis vuestra asociación?
Actualmente somos nueve miembros y, por lo tanto, nueve familias.
 
-¿Qué actividades realizáis a lo largo del año?
Mayoritariamente hacemos actividades lúdicas de forma interna y cuando hay momentos delicados como un Telemaratón o se nos requiere la aportación a alguna familia que le haga falta, a través de Cáritas, pues estamos siempre dispuestos. Igualmente, participamos en diversos actos en honor a la Virgen de Araceli, como la ofrenda de flores, las romerías, cenas y siempre intentamos estar cuando la cofradía nos solicita algo. Siempre alrededor del vínculo aracelitano.
 
-¿Por qué elegisteis el nombre "Sierra de Aras"?
La peña nació con la denominación "Pajomachuja", que correspondía a las cinco iniciales de los primeros cinco socios: Paco, José, Joaquín Alberto, Mario y Chechu. Un año subimos a la Sierra con unas camisetas en las que se leía ese nombre. En aquel momento, el hermano mayor de la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli era Pedro del Espino. Él había sido mi maestro en el colegio y me dijo que el nombre no era muy aracelitano y, bromeando, nos indicó que así no nos iban a conceder la manijería de la Virgen. Entonces nosotros nos lo tomamos muy en serio y decidimos apostar por "Sierra de Aras" como un título más cercano, ya que citamos a la Virgen y a la Sierra nuestra de Lucena.
 
-¿Cuáles son los aspectos que más os unen?
Siempre ha sido todo por el mismo fin. Aparte del sentimiento aracelitano, lo que más nos ha unido es la familia. Cuando empezamos a reunirnos teníamos alrededor de 20 años y hoy estamos rondando los 40, nos hemos casado y tenemos hijos. En cualquier caso, el fervor hacia la Virgen de Araceli es uno de nuestros principales lazos, conjuntamente con la santería, que es la segunda parte.
 
-¿Qué os empujó a escribir la carta postulándoos como cuadrilla de María Santísima de Araceli?
Era una forma de poder salir en María. Salir en la Virgen para muchos es fácil, pero para otros es más difícil. Cuando redactamos la carta éramos jóvenes y ninguno habíamos sido santeros de la Virgen de Araceli. Lo tomamos como un reto y una forma de poder conseguirlo era crear una peña formalizada. Desde aquel entonces, siempre hemos esperado el momento. Justamente ahora, hace catorce años.
 
-¿Qué motivos habéis expuesto a la hermandad aracelitana para que os designara a vosotros?
Los argumentos que expusimos fueron que éramos una peña de amigos, santeros todos y que estaríamos dispuestos a ser partícipes de una Romería de Subida si la junta de gobierno lo consideraba oportuno.
 
-¿Cómo se recibió la noticia del pasado 23 de diciembre cuando os comunicaron que subiríais a la Patrona de Lucena hasta el Santuario?
Fue un impacto bastante fuerte. Eran fechas delicadas porque no todo el mundo tiene la Navidad igual de buena. Me llamaron a las 23:20 horas aproximadamente, fue el hermano mayor quien contactó conmigo, ya que soy el presidente desde que se constituyó la Peña Sierra de Aras. Es más, tampoco ha habido sustituciones en la secretaría ni en la tesorería. Cuando sonó el teléfono estaba algo adormilado, estaba con mi niña. El hermano mayor me dijo que si queríamos la manijería de Nuestra Madre y, al principio, no me lo creí, pero escuché el murmullo a través del teléfono. Luego ya le dije que por supuesto y automáticamente escribí mensajes y llamé a mis socios y en una hora estábamos en la calle celebrando la grata noticia.
 
-¿De qué manera escogisteis al manijero?
El día 24 de diciembre, como era Nochebuena, no hicimos nada. Al día siguiente, subimos a la Sierra a recoger la carta oficial que proclamaba a la peña como elegida para la Subida y ya el día 26 nos juntamos los socios y se eligió el manijero. No hubo disputas de presentarse nadie y lo acepté muy gustosamente y satisfecho porque hayan depositado la confianza en mí.
 
-¿Cómo se ha conformado la cuadrilla?
De los nueve socios que somos, uno de ellos no ha querido participar con nosotros de la cuadrilla porque está en la junta de gobierno de la cofradía. Entonces, éramos ocho y, por estatutos, cada uno debía aportar un santero más. Por lo tanto, llegábamos al número de 16. Normalmente, se optó por hermanos o cuñados, que, en algunos casos, no habían salido juntos y son santeros. El resto, también por indicación de los estatutos, los debía aviar el manijero, respetando siempre el tono cordial de los miembros de la asociación. Como yo nunca he salido en la Virgen de Araceli, me incliné por santeros que tampoco lo hubieran hecho. Finalmente, fueron ocho, porque un socio delegó en mí y el que no salió también me cedió la elección.
 
-Hasta el momento, ¿cuáles han sido tus principales satisfacciones?
Sobre todo, la convivencia que se estamos teniendo en juntas y reuniones de convivencia. Las aportaciones de la familia, en mi caso, mi mujer, que está volcada conmigo al cien por cien y siempre va por delante de mí. Es una gran labor. Por lo demás, hemos pasado muy buenos ratos en las juntas y se ha vivido muy hondo, con muchos sentimientos, ha habido muchos llantos emotivos. Me quedo con los recuerdos de todo lo que hemos hecho, desde que empezamos a dar los sitios hasta que hemos terminado con la marca, siempre ha habido algo para vivirlo.
 
-Habitualmente, la junta de gobierno de la cofradía aracelitana designa para la Subida a instituciones, corporaciones o cofradías, ¿por qué cree que os ha distinguido como peña y os ha asignado esta responsabilidad?
Creo que quizás haya sido por la confianza, el sacrificio, la aportación, hemos estado siempre que lo han necesitado para la Virgen de Araceli y para la cofradía en todos los actos. Tal vez llegó el momento en que tenían que decidirse por alguien y nos ha tocado a nosotros.
 
-¿Hubiera preferido salir de la iglesia parroquial de San Mateo?
Normalmente estamos acostumbrados en la Romería de Subida a salir de San Mateo. Desde San Pedro Mártir no sale desde el año 1842, según dijo el pregonero Agustín Antrás, y la verdad es que hoy por hoy no me arrepiento de que no sea aquí. Creo que va a ser una romería histórica por el motivo de donde sale, tiene muchas cosas para poder disfrutar y hacer algo diferente. Si va todo bien, estará como un buen recuerdo.
 
-Cuando el varal de la Virgen de Araceli se pose sobre sus hombros, ¿de quién te acordarás y qué le pedirás a Ella?
Esta santería está dedicada por mi parte a las personas que no están con nosotros y deberían estar aquí y cuando sienta ese varal será siempre por ellos. No tengo otra dedicatoria que no sea esa.
 
-¿Cómo te imaginas el recorrido desde San Pedro Mártir hasta la Puerta de la Mina y seguidamente hasta la Sierra de Aras?
Pienso que será hermoso porque la gente, los aracelitanos lucentinos, salimos a ver a María cada vez que sale. No porque sea de aquí va a ser triste, al contrario. Este llanete es más chiquito que la Plaza Nueva y lo vamos a ver más lleno, la calle Lamerina es estrecha y va a estar llena y la Hoya del Molino igualmente. Quizás sea más acogedor e impacte un poco más por la bulla que va a haber.
 
-¿De qué modo te gustaría que el pueblo de Lucena viviera y archivase esta santería?
Como una Romería de Subida histórica por el motivo de donde sale, porque la cuadrilla hiciera una santería bonita para el pueblo, dedicada a todo el mundo, porque muchos ciudadanos te preguntan cosas, que te paran, que te dan fotos, te cuentan algunas cosillas, es una santería muy sentimental y muy querida. Todas las personas con situaciones complicadas que le piden a la Virgen. Hay gente que me ha pedido que si voy a pasar por determinados sitios si La voy a parar o a volver. Por supuesto, lo voy a hacer. Sería incapaz de no hacer algo de lo que me hayan pedido. Y como soy el manijero, apostaré por ello.
MANUEL GONZÁLEZ

a patrocinio ss1