Domingo 20.10.2019

Juan Pablo ll recibirá culto en la iglesia de San Pedro Mártir

Juan Pablo ll recibirá culto en la iglesia de San Pedro Mártir
.
La Venerable Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno acaba de encargar al imaginero lucentino Francisco Javier López del Espino, la ejecución de una imagen del Beato Juan Pablo II. La escultura, que será de tamaño natural y talla completa, recibirá culto en un lugar preferente dentro del templo de San Pedro Mártir, que esta Archicofradía está reconstruyendo con la inestimable ayuda de los devotos de Nuestro Padre y del pueblo de Lucena en general.
 
Los lucentinos y todos aquellos que nos visiten, tendrán la oportunidad de rezar ante la imagen de este futuro Santo contemporáneo, que ya está presente en nuestra ciudad, dando nombre al Centro de Orientación Familiar. Será la primera imagen que, de este Papa tan querido por toda la humanidad, reciba culto en nuestra Diócesis de Córdoba y una de las primeras de España.
 
Precisamente, hace tan solo unos días se hacía pública la noticia de que seguramente antes de que acabe este año, Su Santidad, el Papa Francisco, canonizará al Beato Juan Pablo II. La comisión de teólogos de la Congregación para las Causas de los Santos ya dio el pasado 18 de junio luz verde al segundo milagro atribuido Karol Wojtyla, y que habría llevado la misma tarde de su beatificación en mayo de 2011.
 
Juan Pablo II, el “Papa peregrino” al que tras su fallecimiento miles de personas en todo el mundo aclamaron como “Santo súbito” fue proclamado beato en mayo de 2011, en el que fue el proceso de beatificación más rápido de los últimos 500 años del cristianismo, a tan sólo seis años y 29 días de su muerte.
 
La obra, que debe estar concluida antes del día 15 de marzo del año que viene, fecha de la dedicación del templo nazareno, pasará a formar parte del rico patrimonio iconográfico de la Archicofradía y por ende de Lucena y será, la única de nueva factura que reciba culto en las nuevas naves de San Pedro Mártir. 
 
Fuente: Venerable Archicofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno.
.
 
.
 
.