Viernes 15.11.2019

La cofradía cordobesa de las Angustias, decide –como la de Araceli–, no estar en la "magna mariana"

Foto: procesionesdecordoba.com
Foto: procesionesdecordoba.com
La cofradía cordobesa de las Angustias, decide –como la de Araceli–, no estar en la "magna mariana"
Desde ayer, la cofradía de la Virgen de Araceli no es la única que ha dicho "no" a la "magna" procesión de imágenes marianas coronadas de la provincia promovida por el Obispado de Córdoba.
 
Como ya ocurriera el 21 de septiembre con la cofradía aracelitana, ayer, la junta de gobierno de la hermandad de Nuestra Señora de las Angustias –una de las más populares de la capital cordobesa–, reunida en cabildo de gobierno, decidió por unanimidad rechazar la invitación cursada por el Obispado para participar este desfile procesional extraordinario, denominado Regina Mater, y previsto para el año 2015.
 
Se trata de la primera hermandad de la capital que ha declinado la participación en la procesión magna. En un comunicado de prensa, la junta de gobierno indicó ayer que era su intención abordar esta cuestión en el próximo cabildo general de hermanos, trámite indispensable para aprobar cualquier salida extraordinaria según las reglas de la cofradía, pero la recepción de una carta del delegado diocesano para Hermandades y Cofradías, Pedro Soldado Barrios, urgiendo a dar una respuesta definitiva antes de finalizar el mes de octubre, forzó al cabildo a tomar esta decisión.
 
Según la nota de prensa de la cofradía cordobesa "sin entrar a valorar la justificación de una nueva gran procesión tan solo dos años después del Via Crucis Magno del Año de la Fe, en 2013, o la aparente trivialización de unos acontecimientos que por el bien de las cofradías no deberían convertirse en cotidianos, la junta de gobierno ha considerado del todo inviable pedir al cabildo general de hermanos un cheque en blanco que comprometa los recursos económicos y humanos de la hermandad sin contar con ningún tipo de información acerca de la celebración, ya que el propio Pedro Soldado afirma en su misiva que los principales aspectos de la procesión, como la fecha, el recorrido, la financiación o la duración del acto, no están definidos".
 
Según indicaba hace unos días el periódico ABC Córdoba, la cita de las imágenes marianas coronadas de la Diócesis ha comenzado a acelerarse y pel Obispado ha dado un ultimátum a las veinte hermandades convocadas que todavía no han respondido, que deberán decidirse antes de final de este mes de octubre. Así lo ha comunicado el delegado diocesano de para Hermandades y Cofradías, Pedro Soldado, en una carta remitida a los párrocos, consiliarios y hermanos mayores de las corporaciones invitadas. La semana pasada ya se mantuvo una primera reunión en la que se conocieron algunos aspectos, como el hecho de que, con toda probabilidad, las imágenes irán sobre sus pasos tal y como salen en sus procesiones anuales.
 
Hasta ahora solo hay cuatro cofradías que han confirmado oficialmente su presencia –Inmaculada de Puente Genil, Piedad de Iznájar, Veredas de Torrecampo y Virgen de la Cabeza de Rute– y dos ausencias sensibles: la Virgen de Araceli y las Angustias de Córdoba, aunque algunas de las restantes se han mostrado favorables a estar en la capital cordobesa a falta de ratificación oficial.
 
En este mismo medio provincial, Soldado, mostró hace unos días su "sorpresa" por la decisión de la cofradía lucentina y por el hecho de que se argumentara falta de información. "Me extraña que digan eso, porque no hay falta de información, y toda la información se ha facilitado. No se puede dar más, porque no hay más", afirmó Soldado. Admitió que es una baja sensible, pero también insistió en que no altera la planificación de esta gran procesión. Soldado lamentó la actitud de la archicofradía aracelitana por las buenas relaciones con la jerarquía. "Los obispos de Córdoba, los que han pasado por la diócesis en las últimas décadas, siempre se han volcado con la Virgen de Araceli", dijo a ABC Córdoba.
 
Por el momento no hay reacción a la negativa a participar de la cofradía cordobesa, que ha alegado similares razones que la aracelitana.