martes 07.12.2021

La marcha del Nazareno de la Pasión a Luque sigue rodeada de incógnitas

La marcha del Nazareno de la Pasión a Luque sigue rodeada de incógnitas
La marcha del Nazareno de la Pasión a Luque sigue rodeada de incógnitas

.

MANUEL GONZÁLEZ
El pasado día 14 de abril se celebraron, en la iglesia Madre de Dios, unos cultos extraordinarios con motivo de la despedida de Nuestro Padre Jesús de la Pasión. A las 13:00 horas de aquel domingo se ofició una solemne eucaristía y, posteriormente, se expuso al Cristo en un besapié desde las 16:00 horas. La Cofradía Franciscana de Pasión quiso, de esta forma, homenajear a uno de sus Titulares antes de su inminente traslado a la ciudad cordobesa de Luque.

Sin embargo, y tras cuatro meses desde el mencionado 14 de abril, las noticias son difusas e imprecisas y Nuestro Padre Jesús de la Pasión continúa en Lucena. El obispado de la diócesis de Córdoba adoptó, tiempo atrás, la decisión de que el Cristo debía volver a Luque tras treinta y cinco años en Lucena. Un contrato de depósito cuya expiración depende del 'pueblo de Luque', una imprecisa terminología imposible de verificar, resuelve esta situación.

Antonio Rodríguez Delgado encontró la talla, que algunos atribuyen al escultor hispanofrancés Miguel Verdiguier, en el desván de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Luque. El encargo partía de Juan Miguel Calvillo, que buscaba una pequeña efigie para la Semana Santa chiquita de Lucena. Dos familias, Rodríguez y Calvillo, muy ligadas al Nazareno de la Pasión. El párroco, en el año 1997 de Nuestra Señora Asunción de Luque, Manuel Cuenca, firmó el documento de cesión limitada a favor de la parroquia de Santo Domingo de Lucena.

Después de la veneración extraordinaria a Nuestro Padre Jesús de la Pasión, en el pasado mes de abril, la familia Rodríguez, íntimamente ligada al Cristo, envió un escrito al Obispado de Córdoba. El hermano mayor de la Cofradía Franciscana de Pasión, Jorge Roldán, avaló el documento. Roldán explicó a LucenaHoy que el texto mezclaba 'argumentos jurídicos y sentimentales' con el fin de justificar y solicitar la permanencia de la imagen sagrada en Lucena.

La última información de la que dispone la Cofradía Franciscana de Pasión procede de una conversación informal, en el mes de junio, con Jesús Poyato –todavía vicario episcopal de la campiña hasta que tome posesión su sucesor David Aguilera Malagón-, en las que el párroco de San Mateo les aseguró que el Cristo marcharía, sin duda, a Luque.

En cambio, la hermandad franciscana desconoce la fecha y la forma en que se realizará el traslado, la cofradía que acogerá al Nazareno de la Pasión y el interés actual del pueblo de Luque. Según Jorge Roldán, las últimas comunicaciones con Luque se produjeron hace dos años y, únicamente, se contactó con el antiguo párroco de Nuestra Señora de la Asunción, Jesús Criado.

Por otro lado, Jesús Poyato también señaló a la Cofradía Franciscana de Pasión que su intención era convocar una reunión con todas las partes implicadas en este proceso, es decir: la propia hermandad franciscana, la parroquia de Santo Domingo –depositaria de la talla-, la parroquia de la Asunción de Luque, la familia Rodríguez, representantes del Obispado y los Reverendos Padres Franciscanos, regentes de la iglesia Madre de Dios.

No obstante, tampoco se ha fijado una fecha para esta cita. La inquietud y la preocupación por la ausencia de noticias concretas son palmarias en la Cofradía Franciscana de Pasión e incluso se plantean si deberán designar un manijero para la próxima Semana Santa, en el caso de que se dilatara la estancia del Cristo en Lucena.

Desde Luque, Manuel Rabadán, nuevo párroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, nombrado por el obispo Demetrio Fernández el pasado 29 de junio, indicó que 'no sabía' en qué situación estaba el tema. De igual modo, apuntó que las determinaciones están 'en manos' de Jesús Poyato –del que ha sido imposible extraer su opinión por parte de este medio-.

'La gente, en principio, quiere que Nuestro Padre Jesús vuelva a Luque', afirmó Manuel Rabadán. En el mismo sentido, calificó de 'lógica' la reivindicación y subrayó que el interés sigue existiendo. Por otro lado, recordó las misivas enviadas a todos los afectados por parte del anterior responsable de su parroquia, Jesús Criado.

En diciembre del año 2012, la junta general de hermanos de la Cofradía Franciscana de Pasión convino actuar en contra de que Nuestro Padre Jesús de la Pasión se despidiera de Lucena con destino a Luque y, simultáneamente, acatar los dictámenes del Obispado. El objetivo de estos cofrades lucentinos es que su Nazareno se mantenga en Lucena de la forma más 'lícita' posible. Por el momento, siguen a la espera de novedades y con sentimientos entremezclados de esperanza e incertidumbre.

 

.