domingo 23.01.2022

María Vigo, dama de la corte aracelitana: "Me gusta pensar que somos mensajeras de mucho cariño"

María Vigo, dama de la corte aracelitana: "Me gusta pensar que somos mensajeras de mucho cariño"
María Vigo, dama de la corte aracelitana: "Me gusta pensar que somos mensajeras de mucho cariño"

.

Tranquilidad y confianza. Son dos de los valores que le transmite la Virgen de Araceli a María Vigo Fernández de Villalta (25-12-95). Esta lucentina de 18 años estudia el primer curso del grado de Traducción e Interpretación de inglés y alemán en la Universidad de Córdoba. Desde su posición, amplia la representación que ostenta la corte aracelitana a todo el pueblo de Lucena y se dirige a la Patrona de Lucena como Madre del Cielo y Amiga.
 
-¿Por qué quería ser dama de la corte de honor de María Santísima de Araceli?
Era algo que siempre había soñado, pero que no esperaba. Una vez que me lo propusieron, y desde entonces, mantengo la ilusión y la alegría de ver cumplido un profundo deseo de poder acercarme más a Ella; poder vivir las fiestas de una manera tan cercana, íntima y especial junto a la Virgen.
 
-¿Qué es lo que más le ilusiona de las próximas Fiestas Aracelitanas?
Lo que más me ilusiona sin ninguna duda es poder vivirlas de una forma tan cercana a la Virgen. Siempre las he vivido de la misma forma, pero este año voy a poder acercarme un poco más a todo lo que la rodea.
 
-¿Considera que representa a la mujer lucentina?
Tanto mis compañeras como yo representamos a la mujer lucentina, pero también a todos los lucentinos. Nosotras acompañamos a la Virgen en nombre de todo el pueblo de Lucena. No creo ser digna del honor que se me ha concedido, pero intentaré hacer cuanto esté en mi mano para cumplir la responsabilidad que se me ha encomendado.
 
-¿Cuál es la función que ha de desempeñar una dama de la corte de honor?
Ante todo, su función primordial es acompañar a la Virgen. No dejar en ningún momento de mirarla, ni de tener muy presentes a tantas generaciones de lucentinos que han querido vivir junto a Ella. En el fondo, me gusta pensar que somos mensajeras de mucho cariño.
 
-¿Qué le sugiere la imagen de María Santísima de Araceli?
Me sugiere muchos momentos, muchos recuerdos, muchas emociones. La imagen de Nuestra Madre siempre ha estado presente en mi vida, desde que era pequeña. Me sugiere esa tranquilidad que solo una madre puede transmitirte, a la vez que la confianza de una amiga con la que puedes hablar sin tapujo alguno. Es, mi Madre del Cielo.
 
-¿Cómo descubrió la devoción aracelitana?
No es algo que haya descubierto. Es algo que siempre he llevado conmigo, y que desde que tengo uso de razón ha ido aumentando, haciéndose más profunda, a lo largo de los años.
 
-¿Está de acuerdo con que un grupo de mantillas acompañe a la Virgen de Araceli el día de la procesión o estima que únicamente habrían de hacerlo las damas de cada año?
A ninguna mujer lucentina se le debería privar de acompañar a nuestra madre en su procesión. Al igual que a mí me hace una gran ilusión poder acompañarla en un día tan grande como es el domingo, hay otras muchas mujeres lucentinas a las que les gustaría poder gozar de ese honor.
 
-De nuevo este año ha reaparecido el debate en torno al modo de elección de la corte de honor y de la aracelitana mayor, ¿qué opina al respecto? ¿debería regresar la competencia a la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli?
Pienso que tanto el ayuntamiento como la Real Archicofradía de María Santísima de Araceli se esfuerzan cada año para que las fiestas sean lo mejores posible, por lo que creo que ambos pueden realizar la tarea de elegir a la corte de honor y a la aracelitana mayor, en la forma que más convenga. Seguro que los pasos que se den serán los acertados.
MANUEL GONZÁLEZ

.

a patrocinio ss1