sábado 21.05.2022

Martes Santo: Amor y Paz: 'Barrenillas', el estreno más esperado (fotos)

Martes Santo: Amor y Paz: 'Barrenillas', el estreno más esperado (fotos)
Martes Santo: Amor y Paz: 'Barrenillas', el estreno más esperado (fotos)
.
A las ocho de la tarde partía de la parroquial de San Mateo la cofradía del Stmo. Cristo del Amor y María Stmo. de la Paz "Campanitas".  Un numeroso cuerpo de hermanos de vela, el mayor en lo que llevamos de Semana Santa, abría el cortejo, junto a las bocinas de respeto y el libro de reglas de esta cofradía, fundada en 1969, que tiene como hermano mayor a Antonio Alba Nieva. La cofradía del Martes Santo lucentino era protagonista del más esperado de los estrenos de nuestra Semana Santa en este año: la vuelta a los desfiles procesionales de la imagen de Ntro. Padre Jesús en su Crucifixión, popularmente conocido como "Barrenillas" por la imagen del niño que, barrena en mano, realiza un agujero sobre la cruz en la que va a morir Jesús. El resultado final respondió a la expectación que había levantado y los lucentinos pudieron ver en la calle un paso procesional que es fruto de más de una década de trabajo, iniciado por Antonio Crespillo Guardeño, y que ayer lució espléndido por las calles de Lucena, sobre un trono perfectamente dimensionado para el Misterio, cuyas imágenes son de tamaño académico.
 
Más allá de los estrenos, el Cristo del Amor era el encargado de abrir la estación penitencial de la cofradía de San Mateo. Según documentos hallados en el proceso de restauración, el busto del Nazareno Blanco del Amor fue realizado a partir de un Ecce Homo de Ntro. Señor, obra del escultor Alonso Cano, siendo Luis Tibao y Andrés Cordón los autores del cuerpo, pies y manos de la Sagrada Imagen, en el año 1808. Sobre uno de los tronos más santeros de toda la Semana de Pasión lucentina, de estilo neogótico en metal plateado, se procesiona cada año este Nazareno, que ayer tenía como manijero a Juan Gómez, que llevaba en sus esquinas a Juan Luis Sánchez, en la salud, Jesús Cazorla en la izquierda y Juan Carlos Beret en la mala.
 
Tras el amor llegaba el turno de Ntro. Padre Jesús de la Crucifixión. El honor de vestir por primera vez las vistosas túnicas de color cardenal de los santeros de este recuperado paso procesional correspondió a la cuadrilla que mandó José Luis Crespillo, junto a una cuadrilla de santeros de sobrada experiencia, en la que apostó por Gonzaló Beato en la esquina de la Salud, Franicsco Javier Crespillo en la izquierda y Rafael Romero en la esquina mala, para una santería histórica por ser la primera, dedicada a buen seguro a Antonio Crespillo, que sigue recuperándose lentamente de su enfermedad.
 
Un numeroso grupo de mantillas acompañaron en su salida a la Virgen de la Paz, la hermosa Dolorosa realizada por el imaginero cordobés Juan Martínez Cerrillo para esta cofradía, que rápidamente adoptó el nombre de "Campanitas", por el constante tintineo de las pequeñas campanas situadas en las barras de palio de su trono, uno de los más pesados de la Semana Santa de Lucena, y también, cada año, una de las citas más comprometidas para la santería. Ayer fue su manijero Miguel Ángel Ortiz, que llevaba en sus esquinas a José Luis Muñoz, en la Salud, Miguel jiménez en la izquierda y Agustín Graciano en la mala, que ofreció momentos de gran santería en puntos como la subida de la Cuesta del Castillo, seguida de cerca por cientos de personas.

Espléndida la estampa de la cofradía, perfectamente organizada y muy seria, en su paso por el pasaje del Cristo del Silencio. Emocionantes las palabras bajo el trono de los manijeros a sus hombres, instantes antes del siempre complicado y generoso horquillo de subida de la Cuesta del Reloj. Tonos rojos y marfiles en la larga fila de hermanos de vela, seriedad y contención en el cuerpo de mantillas, responsabilidad y criterio en las tres cuadrillas de santeros, tan distintas en su paso, primero con el fondo del sagrario de San Mateo, más tarde sobre el escenario del Castillo, hasta coronar en un difícil horquillo la pendiente para cuadrar en el lateral del Coso, antes de adentrarse en la calle Las torres de vuelta a San Mateo, cerrando un año más el espectacular Martes Santo lucentino de cofradías y santería en las calles de Lucena.