Domingo 22.09.2019

Masiva presencia cofrade en la procesión de clausura del Año de la Fe (fotos)

Masiva presencia cofrade en la procesión de clausura del Año de la Fe (fotos)
.
El Papa Francisco clausurará el próximo 23 de noviembre el Año de la Fe, que ayer tocaba a su final en Lucena con la celebración de una Eucaristía concelebrada en la iglesia parroquial de Santo Domingo, presidida por el vicario episcopal de la campiña, David Aguilera, junto a Nicolas Rivero, titular de la parroquia y Leopoldo Rivero, que en unos días volverá a la Misión de Picota, en Perú y en la que tambén tuvo un papel destacado el coro del Santísimo Cristo de la Sangre, dirigido por Fernando Chicano Martínez.

La imagen de la Santa Fe, ya sobre su trono, presidía una celebración a la que sumaron las distintas cofradías pasionistas y de gloria de Lucena y la propia Agrupación de Cofradías.
 
A su finalización, la Alegoría de la Santa Fe regresaba a la ermita de Dios Padre, de la que había salido el viernes, en el trono habitual del Jueves Santo.
 
Los santeros, hermanos antiguos y miembros fundadores de la Cofradía de la Santa Fe mezclados con jóvenes hermanos, fueron mandados como manijero por Francisco Javier Martos y completaron, antecedidos por la larga comitiva de estandartes e insignias destacadas de las distintas cofradías y por la Agrupación Musical Santísimo Cristo de la Humillación un recorrido que incluía la calle Maristas, Alcaide, Las Torres, El Peso, El Agua y a su templo. 
 
Les dejamos a continuación con una galería de fotos de esta histórica procesión extraordinaria con la que culmina en nuestra ciudad el Año de la Fe, protagonizada por una de las escasas cofradías andaluzas que vinculadas a esta Virtud Teologal –don que Dios infunde en la inteligencia y en la voluntad del hombre, con el fin de dirigir sus acciones hacia Dios mismo– tradicionalmente representada como una virgen vestida con túnica blanca, que sostiene una gran cruz con la mano izquierda y un caliz en la derecha, que hacen referencia al sacramento de la Eucaristía mientras una venda o velo cubre sus ojos.