lunes 23.05.2022

Presentado el trono para el misterio de la Crucifixión "Barrenillas" de la cofradía del Amor y Paz

Presentado el trono para el misterio de la Crucifixión "Barrenillas" de la cofradía del Amor y Paz
Presentado el trono para el misterio de la Crucifixión "Barrenillas" de la cofradía del Amor y Paz
.
Día histórico para la Cofradía del Stmo. Cristo del Amor y María Stma. de la Paz (Campanitas). En su sede de la calle Viana, que se quedó manifiestamente pequeña para la ocasión, tenía lugar la tenía lugar la presentación del nuevo trono para el misterio de la Crucifixión, popularmente denominado "Barenillas".
 
El acto –que contó entre otros con la presencia del alcalde de la ciudad, Juan Pérez, la edil de Fiestas, Mar Morales y el presidente de la Agrupación de Cofradías, Antonio Diaz– viene a culminar una largo camino de ocho años en los que la cofradía recuperó primero las imágenes que componen el paso y que este Martes Santo volveremos a ver en las calles de Lucena, y posteriormente encargo la realización de este hermoso trono de inspiración barroca y romántica a los talleres lucentinos de Orfebrería Gradit.
 
El acto, presentado por José Luis Muñoz Baena, secretario de la corporación del Amor y Paz, incluyó un recorrido por los pasos que la cofradía ha ido dando desde que hace una década el anterior hermano mayor de la cofradía, Antonio Crespillo, expuso la idea de recuperar para la Semana Santa de Lucena este pasaje olvidado de la Cruxificción, obra del imaginero lucentino Pedro Muñoz de Toro y Borrego, en el que Jesús aguarda serenamente el momento de ser clavado en la cruz, mientras tres sayones ultiman los preparativos.
 
El autor de la restauración del conjunto, el egabrense Salvador Guzmán, fue invitado a relatar algunos de los aspectos de la recuperación de este tesoro iconográfico que se encontraba en un pésimo estado de conservación, después de que fuese procesionado por última vez en 1973, tras su recuperación por la cofradía. Guzmán entregó a la cofradía “La Calavera de Adán”, regalo del Museo de la Pasión de Cabra, que se incorporará al paso.
 
Posteriormente el premio Cofrade Manolo Ramírez 2014, Agustín Arroyo, descubría el cartel conmemorativo de la estación de penitencia de la cofradía, en el que aparece la imagen de Ntro. Padre Jesús en la Crucifixión, cartel realizado por Rafael Muñoz y editado por la Diputación Provincial de Córdoba.
Más tarde se presentaban las túnicas, de color cardenal, que lucirán en lo sucesivo los santeros de este recuperado paso de misterio, siendo entregadas a José Luis Crespillo, Alberto Muñoz y Antonio Cruz, manijeros del paso para este año y los dos siguientes, las primeras.
 
PRESENTACIÓN DEL NUEVO TRONO
Se llegaba así al esperado momento de la presentación del nuevo trono, último elemento que quedaba por revelar en el este largo proceso que ha supuesto la recuperación de este paso procesional. José María Gradit presentaba los detalles del trabajo realizado por su taller para la confección de este trono, en el que el diseñador Javier Aguilar ha intentado recuperar la esencia del que puede verse en algunas viejas fotografías, de inspiración decomonónica, sin olvidar la estética  actual de la cofradía.
 
Según explicó Gradit, el canasto montado sobre el parihuelón tiene unas dimensiones de 184 centímetros de frente, 330 centímetros de costado, y 60 centímetros de altura, de planta rectangular con ochavas en las esquinas, revestido con placas de metal repujado y acabado en baño de plata de ley. La forma del canasto viene dada por tres cuerpos con movimientos de carrete en el centro  y carrete invertido en los flancos, cortados por elementos lisos que sirven de contraste entre los cuerpos repujados. La decoración de las cartelas es acorde con el gusto de la decoración del siglo XIX, siendo principalmente motivos geométricos y vegetales con hojarascas y veneras que se entrecruzan dando lugar a espacios donde aparecen casetones y flores. En las partes centrales de los frentes y los costados se han dispuesto las cartelas ovaladas con altorelieves del escultor Adrián Valverde con escenas de la Pasión como la presentación al pueblo, el Nazareno cargando la cruz, el Calvario, y la Piedad. Igualmente se deben a la gubia de Adrián Valverde, las cartelas de menor tamaño de las ochavas, representando simbólicamente los bustos de los evangelistas. Rematan el trono doce guardabrisas a diferentes alturas, que enmarcan el espacio de la escena y cuatro candelabros de siete luces., cuyo tamaño y volumen han sido estudiados para que alumbren y permitan la perfecta visión del misterio.
 
Tras la intervención de José María Gradit, el hermano mayor de la cofradía, Antonio Alba, tomaba la palabra, teniendo elogiosas palabras hacia Juan Parejo Pineda, que consiguió en 1972 el retorno a Lucena del grupo escultórico; para la ex-edil María José Lara, por apostar por el proyecto desde el primer momento, para el restaurador egabrense Salvador Guzmán por la labor realizada desde 2006 en la restauración de las imágenes, para los talleres de Orfebrería Gradit, por el trabajo realizado en el trono y, de forma muy especial, para Antonio Crespillo: "Todo el mérito de lo realizado es suyo. Desde que llegó a esta cofradía fue dando forma a esta idea. Lucena está en deuda contigo", indicó Alba, que aseguró que "este Martes Santo se escribirá con letras de oro en la historia de esta hermandad".
 
Les dejamos algunas fotos del acto y del nuevo trono, una de las grandes novedades de la Semana Santa 2014.
 
 

a patrocinio ss1