lunes 10.08.2020

Una cura de Humildad: Besamanos de la Archicofradía del Carmen (fotos). Por J. Ruiz Jiménez

Una cura de Humildad: Besamanos de la Archicofradía del Carmen (fotos). Por J. Ruiz Jiménez
.
Una cura de Humildad la de esta cofradía del Carmen que ayer celebraba devoto Besamanos y Besapiés a sus titulares. Una cura de juventud donde los jóvenes toman el protagonismo y el testigo. Una constante superación y lucha la de esta cofradía lucentina por seguir manteniendo el buen nombre de la institución, una de las más pujantes de Lucena hasta entrado el siglo XIX. Un grupo que trabaja por hacer las cosas con honradez, seriedad, ilusión y amor a sus titulares.
 
Una hermandad, "archicofradía" –las cosas hay que llamarlas por su nombre y a instituciones varias veces centenarias como esta, aunque recuperada recientemente, aún más– que posee tres de los más sobresalientes exponentes imagineros de Lucena y del sur de Córdoba, tres joyas preciosas que brillan aún cuando todo resulta adverso.
 
Una cofradía que se está convirtiendo en bandera de juventud en su cofradía y en sus santerías, que merece respirar, sentirse en su templo como en su casa.
 
Un altar humilde el que esta Archicofradía ha preparado, como el nombre de su titular cristífero, algo que ante tales portentos de la imaginería barroca queda en una mera anécdota.
 
 
El Señor de la Humildad y la bellísima Virgen de los Dolores se situaban a ambos lados del píe del altar. En el centro del mismo se encontraba el popular Crucificado que antaño también procesionaba la Archicofradía. Enmarcada en la puerta que da acceso a la sacristía la Pollinita, con el mantolín y túnica bordados del Señor que en los últimos años, debido a su estado de conservación, no sacaba a la calle la tarde del Martes Santo. Completando la escena, un pequeño altar con una bellísima imagen de la Virgen del Carmen bajo templete.
 
 
Algunos dirán que los cultos son cortos, que los altares no brillan por su grandeza, pero cuando una cofradía no puede hacer las cosas como quiere, en honor y mayor gloria de sus titulares, cabría que analizar porque las cosas son como son.
 
Jesús Ruiz Jiménez “Gitanito”