martes 09.08.2022
Lucena Hoy

Apple ha perdido el primer lugar entre las empresas más valiosas

Apple ya no es la empresa más valiosa del mundo

Impulsada por los precios récord del petróleo, Saudi Aramco destronó a Apple como la empresa más valiosa del mundo. ¡Ven y conoce más al respecto!

undefined
Foto: Pexels. Autor: Armand Valendez
Apple ya no es la empresa más valiosa del mundo

Impulsada por los precios récord del petróleo, Saudi Aramco destronó a Apple como la empresa más valiosa del mundo. Gracias al precio del barril de crudo más alto en los últimos 14 años, la petrolera saudita está en su apogeo. Es la empresa petrolera más importante y estratégica del mundo, con 10% de la producción de crudo a nivel global. Con 10 millones de barriles diarios, es el proveedor de crudo más importante para Asia y Europa, seguida de Rusia. También es el principal productor y exportador mundial de gas licuado natural (GNL), con 12 millones de pies cúbicos diarios.

A pesar de la importancia crucial de sus rubros en la economía planetaria, aún no era la empresa más valiosa. Incluso después de haber pasado de USD 49 mil millones de utilidad en 2020 a 110 mil millones en 2021. Además, la tecnológica norteamericana se había convertido en enero en la primera empresa en cruzar los 3 billones de dólares. No obstante, las complicaciones en el suministro procedente de una China convulsa e inestable le hicieron descender de la cima. Era un resultado que Apple había previsto hacia esta fecha, precisamente, como una de las consecuencias postpandemia a largo plazo.

El aumento de los costes de la energía global: punto clave

Entre esas consecuencias, una de las más importantes fue el aumento de los costes de la energía a nivel global. Apenas comenzó la recuperación tras el paro pandémico, la inflación hincó sus dientes por los altos precios de la energía. A pesar de los crecientes avances en materia de energía alternativa, la economía mundial aún depende de los combustibles fósiles. Adicionalmente, el repunte de los precios del crudo a causa del conflicto Rusia-Ucrania otorgaría aún más ventajas a las petroleras. La mayor empresa de hidrocarburos del mundo, como era de esperarse, estaba en la mejor posición para aprovechar esta coyuntura.

Así, la compañía petrolera de Arabia Saudita se posicionó como la empresa más valiosa del mundo por capitalización de mercado. Saudi Aramco es dueña de las segundas reservas de petróleo más grande del mundo, seguidas de las reservas de Venezuela. Posee también la mayor red mundial de distribución de hidrocarburos, la Master Gas System, que opera en el país árabe. No obstante, la diferencia de cotización entre la petrolera saudí y la tecnológica norteamericana no exhibe un margen demasiado ventajoso. Mientras que Saudi Aramco acumula una capitalización de 2.29 billones de dólares, Apple se ubica muy cerca en 2.25 billones. 

La recesión en EEUU: otro factor alarmante

Por otra parte, no solo la fabricante del iPhone se ha visto golpeada entre las grandes firmas del sector tecnológico. La subida de los tipos de interés en EEUU, activada por la Reserva Federal contra la inflación, no distingue bandos. El creciente miedo a una recesión global a causa de la escalada general de precios ha alertado a los inversores. Las empresas tecnológicas, consideradas como valores de alto riesgo, han sufrido por esta razón un fuerte descenso en la bolsa. Meta, por ejemplo, experimentó una caída de 47%; Amazon, de 40%; y Apple, con mejor suerte, cayó apenas un 15%.

Un conjunto de factores complejos han sido los responsables directos de este revés en la cotización de las gigantes tecnológicas. Por un lado, se espera que aumente la turbulencia en el mercado en los próximos meses gracias a la guerra. Otro aspecto significativo reside en la volatilidad y la desigualdad del crecimiento económico entre naciones fomentada por la paralización pandémica. 

Las grandes corporaciones no han sido inmunes a los efectos de dicha paralización, incluso después de haber crecido exponencialmente durante la pandemia. Netflix, por ejemplo, ha caído casi 75% debajo de su récord histórico, y Zoom vale ahora $26 mil millones menos.

La explosión de la burbuja pandémica y sus efectos

El desplome sostenido y generalizado en el sector tecnológico son el indicador de que la burbuja pandémica ha estallado finalmente. En total, el sector de las Big Tech ha acumulado en su conjunto un descenso de 1 billón de dólares. Naturalmente, con el gradual retorno a la normalidad, la gente ha optado por retomar sus hábitos en el mundo real. Citando de nuevo a Netflix como ejemplo, solo en el primer trimestre de este año ha perdido 200 mil suscriptores. Gracias a la creciente competencia en su rubro, la gigante del streaming espera perder otros 2 millones en pocos meses.

Los inversores, por su lado, también han perdido interés en las empresas de tecnología precisamente a causa de estos factores. En un mercado mundial aterido por la recesión pandémica, el retorno a los niveles esperados de consumo ha sido lento. Ello ha derivado en la imposibilidad o extrema dificultad para alcanzar las expectativas de ingreso en las empresas del sector. 

Como consecuencia, los inversionistas han decidido retirar capitales sensibles de estas compañías, al menos durante un período prudencial de protección. Los inversores minoristas, que llegaron a representar el 25% de las acciones durante la pandemia, se han retirado en 50%.

Apple y sus comodines

Pero Apple tiene todavía suficientes cartas bajo la manga para retomar la corona de la empresa más valiosa del mundo. Como reiteran los analistas económicos, no es posible comparar una empresa como Apple con Saudi Aramco por sus diferencias estructurales. 

Con el respeto de los empresarios sudamericanos, sería como comparar un casino online con una sucursal norteamericana de Walmart. Además, los productos básicos le están sacando bastante provecho a la escasez y la inflación causadas por la crisis bélica. Sin embargo, a diferencia de otras empresas del sector, la tecnológica de Cupertino, puede seguir apoyándose en sus ventajas históricas.

Hace quince años, el 29 de junio de 2007, Apple lanzó el producto más exitoso de la historia: el iPhone. El dispositivo estrella de la tecnológica norteamericana no sólo transformaría la industria del smartphone, sino el futuro de la comunicación. Durante esa década y media, solo el iPhone le ha generado a Apple casi 2 billones de dólares en ventas. Eso lo ubica por encima de empresas completas de la talla de Microsoft, Verizon, General Motors, JPMorgan Chase y Disney. Aunque parezca increíble, también lo ubica por encima de economías de países enteros como Italia, Canadá y Corea del Sur. Así, un pequeño cambio a favor de Apple bastaría para cerrar la brecha con Saudi Aramco y recuperar su puesto.


 

Comentarios