miércoles 25.11.2020
Lucena Hoy

Los beneficios de las sillas ergonómicas frente a las sillas normales de oficina

 Los beneficios de las sillas ergonómicas frente a las sillas normales de oficina
Los beneficios de las sillas ergonómicas frente a las sillas normales de oficina
Los beneficios de las sillas ergonómicas frente a las sillas normales de oficina

Cumplir en el trabajo diario es una misión que requiere de varios aspectos: conocimientos, habilidad, capacidad para detectar oportunidades, organización, eficacia, ser resolutivos... Se suele hablar solo de las habilidades de los trabajadores para llevar a cabo sus tareas, pero lo cierto es que no son los únicos elementos a tener en cuenta. El confort y la comodidad son también dos puntos clave sobre los que cimentar la productividad en el lugar de trabajo y conseguir que los empleados disfruten de bienestar en su puesto.

Concretamente, estamos hablando de las sillas ergonómicas de oficina, es decir, de los asientos que día a día utilizan los trabajadores de una empresa para llevar a cabo sus labores y encargos. De la comodidad de estas sillas dependerá en gran medida la capacidad de trabajo y productividad de cada uno de ellos, puesto que con un asiento cómodo y funcional será más fácil concentrarse durante la jornada laboral y sacar adelante todas las tareas que sean encomendadas.

Por todo ello, es importante dejar atrás las sillas normales de oficina que no solo generan incomodidad sino que, a medio o corto plazo, pueden perjudicar la salud postural de los trabajadores. Frente a ello, la mejor opción son las mencionadas sillas ergonómicas para oficina que pueden encontrarse en Ofichairs.com, una tienda online especializada en este tipo de mobiliario con el que ofrecer a los empleados el mayor confort en su puesto de trabajo concreto.

¿Cuáles son los principales beneficios de las sillas ergonómicas?

Mientras las sillas normales suelen tener limitada su movilidad y son propensas a provocar molestias musculares debido a su rigidez y dureza, los asientos ergonómicos para oficina están pensados para que cada trabajador pueda adaptarlos a su gusto y comodidad. Se trata de sillas que incorporan todo tipo de reguladores con los que establecer diferentes alturas y medidas para que los empleados se sientan cómodos y puedan centrar el foco en sus tareas diarias sin preocuparse por posteriores problemas que puedan surgir, por ejemplo, en la espalda.

Una posición natural durante la jornada de trabajo

Uno de los beneficios más destacados de las sillas ergonómicas para oficina es la capacidad que ofrecen para que los trabajadores mantengan durante todo su horario una posición natural de la columna vertebral. Es decir, el respaldo está diseñado para respetar las curvas de esta importante zona del cuerpo, aportar comodidad y prevenir daños o molestias. Esto repercute directamente en el confort del usuario, que gozará de una mejor salud postural y notará los efectos al poco tiempo de uso en comparación con una silla estándar.

Distribución del peso sobre la propia sillas

Otra diferencia que marca un punto de inflexión entre los asientos ergonómicos y los normales, es que los primeros permiten distribuir el peso entre las patas de la propia silla. Hasta ahora, las opciones de asientos tradicionales provocaban que el peso recayera sobre la propia columna del trabajador, algo sumamente perjudicial. Gracias a las alternativas ergonómicas, esta permanente tensión muscular desaparece, eliminando así el cansancio en la espalda durante la jornada laboral.

Transpiración del nylon frente al calor

En la actualidad, la mayoría de sillas ergonómicas cuentan con un respaldo de nylon, frente a la rigidez de las sillas tradicionales o las alternativa de gomaespuma. Optar por el nylon es una decisión acertada, puesto que se trata de un material que transpira mucho mejor y que, por ello, ofrece ciertos beneficios. El más importante de ellos es que es una forma efectiva de reducir el calor y, de esta manera, evitar sudores. Además, el nylon ofrece resistencia y mantendrá su forma y posición pese al uso diario de la silla, maximizando así el confort en cada día de trabajo. 

Posición totalmente ajustable por parte del usuario

Una característica que ya es prácticamente una tradición en las sillas ergonómicas es la incorporación de todo tipo de botones y palancas para ajustar la posición del asiento al gusto del trabajador. Estos asientos incluyen sistemas de fácil uso para establecer una altura concreta del asiento, la posición de los reposabrazos e incluso la inclinación del respaldo. Esto permite que el usuario personalice al máximo todos los aspectos, pensando siempre en su comodidad y en la salud postural que le permita centrarse en sus labores.

¿Cómo comprar una silla ergonómica para la oficina?

Gracias a los beneficios que conlleva el uso de sillas ergonómicas frente a las alternativas tradicionales y obsoletas, a día de hoy podemos disponer de un amplio catálogo de asientos ergonómicos con todo tipo de características, de colores, tamaños y hasta con accesorios. La opción ideal es acudir a una plataforma especializada como Oficharis.com, donde cuentan con un apartado específico para este tipo de sillas con las que mejorar el día a día en el trabajo.

La jornada laboral puede estar marcado por la constancia y el esfuerzo diario, pero ambos aspectos, incluida también la productividad, deben cimentarse sobre la comodidad en el puesto de trabajo. Esa comodidad puede venir de las sillas ergonómicas que convertirán la jornada laboral en un periodo mucho más llevadero y en el que, en lugar de centrar los esfuerzos por encontrar la postura más cómoda, poner todo el empeño en sacar adelante el trabajo pendiente.
 

Comentarios