Miércoles 08.04.2020
Lucena Hoy

Cómo navegar las aguas de un mercado financiero dudoso

Cómo navegar las aguas de un mercado financiero dudoso
Cómo navegar las aguas de un mercado financiero dudoso
Cómo navegar las aguas de un mercado financiero dudoso
En un mercado financiero dudoso o incierto ante la sombra de una posible nueva crisis económica en el futuro, que de momento son sólo rumores, los bancos cierran filas en torno a las tasas de interés del crédito, por encima de la media europea. En ese terreno, las entidades financieras de capital privado se están postulando como una alternativa con cada vez más peso. Las más relevantes se pueden encontrar todas en LoanScouter, portal de referencia del mercado dinámico de los préstamos online.

España, uno de los países donde buscar financiación es más habitual

Nuestro país dispone de un nutrido mercado de préstamos online y créditos por internet, con una demanda al alza, así que no es de sorprender que entidades privadas y entidades creadas como marcas comerciales de bancos, lancen sus productos financieros de forma habitual.

¿Las características? La contratación por internet, desde cualquier dispositivo (incluidos los teléfonos móviles), fácil y rápida como nunca, como bandera de esta nueva oleada de financiación. LoanScouter, que además de España, opera en países como Suecia, Noruega, Polonia, Dinamarca, Francia y Finlandia, subraya la importancia de encontrar financiación de forma libre en un momento en que hay más diversificación que nunca.

No hay mejor forma de navegar por la feroz competencia de un mercado cada vez más abierto y dominado por la tecnología, las fintech, las nuevas startup tecnológicas y los desarrollos de un sector volátil y cambiante.
 

No descapitalizarse suele ser una buena opción, en especial en tiempos revueltos

Cuando aparecen compras o gastos adicionales, una opción que surge siempre, si tenemos la suerte de disponer de ellos, es utilizar ahorros para sufragar ese pago. Si bien eso permite evitar contratar un préstamo, descapitalizarse no es siempre la mejor opción: ¿qué ocurrirá si gastamos ese efectivo y al cabo de poco aparece otro imprevisto?

Pedir un préstamo para cubrir parcial o totalmente ese gasto, siempre y cuando sea con unas buenas condiciones en cuanto a intereses, importe de las cuotas o comisiones mínimas, puede ser una alternativa viable a descapitalizarse y evitar así quedar al descubierto o sin ese colchón de seguridad. La clave está en encontrar el equilibrio perfecto entre el endeudamiento mensual y la posibilidad de ahorrar o mantener un dinero al margen por si acaso.

Gracias al rigor y la objetividad de la información por parte de muchas entidades financieras, que permiten financiar sin cambiar de banco, asumir ese gasto puede ser un trámite solucionable en treinta días, dependiendo del importe necesario, y a un coste más que aceptable.

Comentarios