lunes 13.07.2020
Lucena Hoy

El conteo de cartas en el blackjack

El conteo de cartas en el blackjack

El blackjack, también conocido en España como veintiuno, es uno de los grandes clásicos de los casinos, tanto presenciales como online. Una modalidad de juego que, junto con la ruleta y las máquinas tragaperras, sigue siendo uno de los reyes de la industria del juego. Quizás no sea tan popular como la ruleta o las slots, pero el blackjack online de 888 es sin duda uno de los juegos más emocionantes de la historia del casino. Aunque siempre se ha asociado a los juegos de azar, la realidad es que el blackjack no es sólo un juego de azar, ya que requiere de ciertas habilidades técnicas y una serie de estrategias previas. De esta forma, se trata de unos de los pocos juegos que tiene esa combinación única de elementos de azar y habilidad.

Siempre se ha pensado que el blackjack es un juego de puro azar. Sin embargo, esta concepción del juego de cartas cambió gracias a Edward Oakley Thorp, considerado como el padre de la teoría del conteo de cartas. Este matemático estadounidense descubrió que el blackjack no es juego cien por cien de azar. Tras estudiar miles de manos con ayuda de la máquina IBM 704, que fue la primera computadora producida en masa con hardware basado en aritmética de coma flotante, el matemático empleado en IBM estableció lo que hoy se conoce como estrategia básica, que fija las condiciones en las que deben jugarse las manos en las partidas dependiendo de las primeras cartas entregadas por el crupier, las cartas del jugador y las reglas impuestas por el casino. Todo ello para optimizar matemáticamente el juego y conseguir una ventaja sobre el casino.


Fuente: https://www.assopoker.com/

Edward Oakley Thorp cambió el blackjack para siempre en la década de los 60 con la publicación del libro ‘Beat the Dealer: A Winning Strategy for the Game of Twenty One’, que vendió más de un millón de copias. A día de hoy, esta obra sigue siendo la fuente de inspiración más importante para la mayoría de los jugadores profesionales del juego cartas, ya que se trata del primer libro que utiliza las matemáticas para demostrar que se puede ganar al blackjack con la aplicación de la estrategia del conteo de cartas. Su teoría fue probada con éxito en los casinos más importantes de Las Vegas, ya que durante un tiempo Edward Oakley Thorp frecuentó estos establecimientos de juego para poner en práctica su fórmula secreta.

Con su libro, el matemático estadounidense transformó una estrategia poco conocida hasta ese momento como el conteo de cartas en una famosa técnica de juego para conseguir ventaja sobre el casino en el blackjack. El gran valor de ‘Beat the Dealer’ es la introducción del sistema Ten Count, la primera estrategia para obtener una verdadera ventaja en el juego de cartas. Aunque este sistema no está a la altura de las estrategias modernas de conteo de cartas, la realidad es que causó una auténtica revolución en su momento. Con este sistema, Edward Oakley Thorp ofrecía a los jugadores una pequeña ventaja en los juegos de una sola baraja de cartas, que eran los más habituales en la década de los 60.

Jess Marcum, el descubridor del conteo de cartas

Edward Oakley Thorp es considerado el padre del conteo de cartas, pero en realidad fue Jess Marcum quien descubrió esta estrategia para vencer al casino en el blackjack. Un día, en el año 1949, un compañero de trabajo de la RAND Corporation de Santa Mónica en California, que a menudo visitaba los casinos de Las Vegas para jugar, convenció a Marcum para que lo acompañara en uno de estos viajes. En esa época, este genio matemático desconocía prácticamente el mundo de los casinos. Sin embargo, en esa primera visita por los casinos observó los diversos juegos, particularmente el blackjack, que en ese momento se jugaba con una única baraja repartida hasta la última carta.

En el viaje de regreso a California, Marcum compartió con su amigo la observación de que, si un jugador contara las cartas previamente repartida desde el mazo de blackjack, tendría una ventaja significativa al final de la partida. De hecho, el jugador podría saber exactamente cuál sería la última carta en salir. A partir de ese momento, este genio matemático empezó a analizar esta situación. Con tan solo un lápiz, un papel y su genio matemático, Marcum llevó a cabo su análisis del blackjack. Las ecuaciones que desarrolló para el juego de cartas derivaron en una estrategia para apostar, así como algoritmos para registrar el conteo de cartas en ejecución y traducir los resultados en una evaluación procesable. Determinó que su ventaja general contra los casinos era de aproximadamente el 3%.

Jess Marcum descubrió un método para ganar al blackjack nunca antes visto, y sin la ayuda de un ordenador. Ganó constantemente en los casinos de Las Vegas, Reno y otras ciudades de Estados Unidos. Sin embargo, siempre mantuvo en secreto su propio trabajo. Una década después de su descubrimiento, Edward Oakley Thorp resolvió el problema del blackjack usando simulaciones por ordenador. Tras la publicación del libro ‘Beat the Dealer: A Winning Strategy for the Game of Twenty One’, Marcum decidió terminar su carrera en el blackjack. El matemático había ganado a los casinos durante aproximadamente una década, pero ya no estaba interesado en seguir haciéndolo porque las técnicas ganadoras que él había utilizado estaban disponibles para el resto de jugadores.

Hoy en día, el conteo de cartas en el blackjack es uno de los métodos para ganar más conocidos entre los jugadores. Todo ello gracias al libro de Edward Oakley Thorp, que se ha convertido en una lectura popular para cualquier jugador de blackjack. Sin ir más lejos, el equipo de blackjack del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), formado por un grupo de estudiantes de matemáticas, tomaron las teorías del conteo de cartas de esta obra para vencer en los casinos. Una historia que fue llevada al cine en el año 2008 en la película ‘21 blackjack’. Más allá de por esta estrategia básica, Edward Oakley Thorp, al igual que Jess Marcum, pasará a la historia como el hombre que descubrió que el blackjack no es solo un juego de azar.