miércoles 21.10.2020
Lucena Hoy

CORONAVIRUS

La asociación de hostelería de Lucena asume las restricciones impuestas por el ayuntamiento "por responsabilidad" pese a considerarlas "contradictorias"

Imagen de archivo de una terraza en la Plaza Nueva.
Imagen de archivo de una terraza en la Plaza Nueva.
La asociación de hostelería de Lucena asume las restricciones impuestas por el ayuntamiento "por responsabilidad" pese a considerarlas "contradictorias"

Representantes de la Asociación de empresarios de la hostelería y restauración de Lucena, recientemente constituida, se reunieron ayer con el alcalde, Juan Pérez y los ediles Teresa Alonso y José Pedro Moreno, para exponerles su preocupación por la incidencia que algunas de las medidas adoptadas por el Ayuntamiento pueden tener sobre un sector que está sufriendo muy especialmente la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus y que en Lucena agrupa a más de 200 establecimientos y da empleo a unos 2.300 trabajadores. 

Según ha explicado Sergio Leiva, presidente del colectivo, la reunión sirvió para exponer al equipo de gobierno el punto de vista de un sector que se siente injustamente "señalado" como responsable de la escalada de casos que vive Lucena "pese a que todos sabemos que han sido las reuniones privadas de familiares y amigos la causa de esta situación"; perjudicado por la permanente exposición mediática de la ciudad como espacio inseguro y molesto por unas medidas que consideran contradictorias y poco efectivas, pese a lo cual "hemos aceptamos las propuestas desde un enfoque de responsabilidad corporativa, porque somos los primeros que queremos que todo se estabilice y volver a trabajar con normalidad". No obstante, el colectivo considera que "el rumbo a tomar no puede ser el de criminalizar la hostelería e imponer restricciones a quienes actuamos con todos los medios de seguridad e higiene".

Según Leiva, el ayuntamiento ha pedido a los empresarios "un esfuerzo" durante estos ocho días "con la esperanza de que mejoren los resultados", aunque desde la asociación "no entendemos las restricciones horarias porque solo afectan a algunas empresas y a una parte del negocio –las terrazas– y no porque constituyan un problema de salud, sino como daño colateral del cierre de parques, plazas y jardines". Además, los empresarios entienden que con esta medida "se potencia la entrada en el interior de los locales", en algunas ocasiones con aforos más limitados.

Tampoco consideran los hosteleros razonable la reducción a la mitad del número de mesas y sillas "en espacios en los que se puede guardar y se viene guardando la distancia de seguridad", considerando que "lo único que se consigue es mermar más aún la opción de venta en los escasos momentos en los que esas mesas pueden ser ocupadas". 

Pese a todo el colectivo asume la imposición de estas medidas y volverá a reunirse la semana próxima para analizar la evolución de la pandemia y la repercusión económica de las medidas adoptadas sobre el sector, al tiempo que hace un llamamiento a que la ciudadanía apueste por la hostelería local y disfrute su ocio "en espacios vigilados y con medidas de higiene y seguridad como son nuestros establecimientos" en lugar de optar por espacios privados, con el consiguiente perjuicio a la salud y a la economía de nuestra ciudad.