jueves 26.05.2022

Apología del pundonor (Ciudad de Lucena 2 Antoniano 1) (Fotos)

Apología del pundonor (Ciudad de Lucena 2 Antoniano 1) (Fotos)
Apología del pundonor (Ciudad de Lucena 2 Antoniano 1) (Fotos)

.

MANUEL GONZÁLEZ
Unos chicos intrépidos están subiéndose a la fama. Nombres como los de Pedro Caballero, Emilio, Venzalá, Javi Barcos, Ruano, Anto o Manu Pantoja empiezan a sonar con frecuencia en Lucena y los asiduos al recinto futbolístico de Los Polvillares ya los identifican perfectamente. El Ciudad de Lucena es un equipo de fútbol, una obra de autor, un grupo de amantes del balompié que, jornada a jornada, superan renovados desafíos.

El empeño de este domingo entrañaba una alta dificultad. El Antoniano acudía al duelo revestido del ropaje que distingue al líder de la categoría. El líder de la categoría mezcla juventud y veteranía. El colectivo que dirige Antonio Jesús Falcón Sánchez solo concibe el ascenso como colofón a esta temporada. En su paso por Lucena ofreció un máster acelerado sobre cómo proceder para intentar remontar un encuentro y un catálogo de artimañas que han de erradicarse el fútbol.

El Ciudad de Lucena se encomendó a Venzalá. Un futbolista imprescindible. El estilo templado y callado del pivote defensivo celeste sostuvo al filial celeste. El capitán del conjunto de Salva Serrano siempre está en el sitio adecuado cuando su equipo lo requiere y nunca es por casualidad. Un especialista en el equilibrio y en la recuperación de esféricos en la medular.

El inicio del choque mostró a dos contendientes impulsivos y aguerridos. El cronómetro todavía contaba segundos cuando Ruano se revolvió dentro del área sevillana y chutó para complicar a Isaac. El guardameta del Antoniano atrapó con solvencia. El extremo prieguense ha adquirido confianza, se siente futbolista y está exhibiendo lo mejor de sí.

El primer gol celeste lo culminó Anto tras una interesante asociación, en el costado derecho, entre Emilio Zurita y Ruano. El primero centró con precisión y Anto, pasado el segundo palo, cabeceó con dirección y superó a un desnortado Isaac.

Una de las notas más positivas del duelo la compartieron los dos participantes. El balón discurrió por la hierba artificial y tanto celestes como rojillos preferían el balompié depurado antes que un fútbol volátil y tosco.

El Ciudad de Lucena dislocó a su oponente a base de robos y anticipaciones constantes. La solidaridad entre los futbolistas de Salva Serrano es envidiable y su vinculación con la causa indisoluble. El Antoniano presionaba la salida de balón de los locales con el propósito de difuminar las virtudes lucentinistas.

El encuentro se embrolló a partir del ecuador del primer capítulo. El cuadro local incordió a su rival en las acciones de estrategia. Salva Serrano ha enseñado a sus hombres una variada gama de jugadas tanto para libres indirectos como para los saques de esquina. En la punta de lanza, Anto se elevó como una boya señera desde donde se iniciaban algunas combinaciones ofensivas del Ciudad de Lucena.

Precisamente un saque de esquina alumbró el segundo gol del Ciudad de Lucena. Javi Barcos centró desde la derecha y el central Emilio emitió un cabezazo imparable en boca de gol.

El Antoniano, que afeó su conducta a base de improperios y embestidas, expuso su condición de líder y tomó el mando del duelo en el segundo acto. El lateral derecho del Ciudad de Lucena Erik, atento y efectivo en su parcela, secó a Eloy, uno de los futbolistas más peligrosos del Antoniano.

Ruano se topó con el palo en la mitad del segundo tiempo. Emilio Zurita también pudo sentenciar la cita. Controló el esférico, dribló a los extraños que se encontró por el camino, se adentró en el área y el individualismo lo cegó. Ruano aguardaba una asistencia de gol única.

El encuentro se adentró en una fase de excesiva dureza y ramalazos de antifútbol. El Ciudad de Lucena combatió los bríos lebrijanos con combinaciones duraderas y envíos con criterio. Diego, comandante celeste desde que pisó el césped, estrelló una pelota en la escuadra izquierda de Isaac en la ejecución de un libre directo. El Antoniano recortó la distancia con un penalti que sufrió y materializó Andrés Rondado, el elemento más llamativo de los sevillanos.

La tensión y la incertidumbre gobernaron el Ciudad de Lucena en la etapa final. La resistencia de los locales ante el resuello visitante fue encomiable. La fe celeste surgió sin límites. Los de Salva Serrano destronaron al líder y ahora son cuartos en la tabla con 15 puntos. Unos jóvenes osados resuenan en Lucena.
 
FICHA TÉCNICA:
CD CIUDAD DE LUCENA: Sánchez, Erik, Pedro Caballero, Emilio, Hidalgo, Venzalá, Emilio Zurita (Antolín, min.75), Javi Barcos (Diego, min.60), Ruano, Anto (Jalao, min.65) y Manu Pantoja (Cazu, min.60).
CLUB ATLÉTICO ANTONIANO: Isaac, Selu, Betis, Ricardo, Jose, Manolo, Eloy, Andrés Randado, Roberto, Álex Pérez y Lucas.
GOLES: 1-0, min.5: Anto; 2-0, min.42: Emilio; 2-1, min.80: Roberto.
ÁRBITRO: Almazán Martínez, del colegio jiennense.
INCIDENCIAS: Partido perteneciente a la octava jornada del grupo II de Segunda División B, disputado en el estadio Ciudad de Lucena en presencia de 400 personas.

.