miércoles 30.09.2020
Lucena Hoy

Tercera Andaluza Juvenil de Córdoba

El equipo juvenil de la Fundación Lucena CF denuncia "una encerrona" y un "trato decepcionante" en el campo de fútbol de La Asomadilla

Desde el Deportivo Córdoba, tanto su presidente, Rafael Jaén, como el entrenador del juvenil B, Rafael Román, niegan que sucediera nada extraordinario en este partido

Campo de fútbol de La Asomadilla. ARCHIVO
Campo de fútbol de La Asomadilla. ARCHIVO
El equipo juvenil de la Fundación Lucena CF denuncia "una encerrona" y un "trato decepcionante" en el campo de fútbol de La Asomadilla

Más allá de rebatirle alguna decisión que consideraban incorrecta o de “aplausos irónicos”, los padres del equipo juvenil de la Fundación Lucena Club de Fútbol niegan rotundamente que le dedicaran insultos al colegiado del partido que enfrentaba al cuadro celeste con el Deportivo Córdoba, un duelo encuadrado en la jornada vigésima del campeonato de liga de Tercera Andaluza Juvenil. Sin embargo, el árbitro Juan Notario Rodríguez –de acuerdo a la versión que mantienen ambos equipos- ordenó el desalojo completo del campo de fútbol Parque de la Asomadilla a dos minutos de la expiración del tiempo reglamentario por las ofensas proferidas desde el sector de la grada que ocupaban los aficionados lucentinos. En cualquier caso, según ha conocido este medio, en el acta del citado encuentro únicamente se reflejan ciertos menosprecios al trencilla a los que no se les concede especial relevancia.

Al contrastar las diferentes versiones todo apunta a que la confusión se apoderó de espectadores, técnicos y futbolistas a eso de las 17:00 horas de la tarde del domingo. El encuentro, que arrancó a las 15:15 horas, concluía con el resultado de 4-2 a favor de los locales.

Este extraño e incomprensible capítulo es anecdótico si se compara con las afirmaciones que realiza Sergio Nieto, técnico del juvenil A de la Fundación Lucena Club de Fútbol. Nieto tacha de “indignante y decepcionante” el trato que dispensado en La Asomadilla por parte del cuerpo técnico y jugadores del Deportivo Córdoba. En su narración de lo acontecido, señala que “desde el calentamiento nos tenían muchas ganas y fue una encerrona total”.

Nieto atribuye la culpa del ambiente enrarecido generado al entrenador del Deportivo Córdoba, a su delegado –expulsado por protestar en la primera parte- y a un ayudante de ambos. “Solo  nos dieron un balón para calentar”, expone, “y hubo insultos, amenazas y agresiones y a mí y a mi delegado llegaron a empujarnos y agarrarnos”. Por ejemplo, ejemplifica gráficamente lo sufrido al indicar que “nos dijeron que nos esperáramos en la puerta, que teníamos que ir más veces a Córdoba a jugar e iban a estar esperándonos”.

Tras lo vivido en la capital, Sergio Nieto confiesa que “se te quitan las ganas de todo”. La triste sorpresa por estos hechos es mayúscula puesto que en el partido de ida, en la primera vuelta, “se les trató como a todos los clubes que vienen aquí, súper bien”. En definitiva, recalca que “es imposible jugar al fútbol cuando tienes al contrario todo el rato pegándote y no te dejan hacer tu trabajo, a los chavales se les quitan las ganas de jugar e ir a ningún lado”. Lo que resulta más grave de las declaraciones de Sergio Nieto es su percepción de que “el entrenador y el delegado estaban incitando a los jugadores a la violencia” desde un primer momento”. Finalmente, precisa que “ningún jugador” de su juvenil “tuvo un comportamiento malo, nadie se revolvió, y no hubo patadas ni puñetazos, es lo que trato de inculcarle a mis jugadores”.

A modo de puntualización, los progenitores de estos futbolistas de 16 y 17 años matizan que la relación entre los padres de uno y otro equipo discurrió por cauces cordiales e incluso los vinculados al Deportivo Córdoba les recriminaron a sus hijos su actitud en el terreno de juego.

EL DEPORTIVO CÓRDOBA SOSTIENE QUE EL PARTIDO TRANSCURRIÓ DENTRO DE LA NORMALIDAD

Desde el Deportivo Córdoba, tanto su presidente, Rafael Jaén, como el entrenador del juvenil B, Rafael Román, niegan que sucediera nada extraordinario en este partido. “Nosotros no permitimos que un jugador nuestro insulte a otro”, señala Jaén.

Además, subrayaba que “fue un partido más de juveniles, cuando se hace el 4-2, todo estaba muy tranquilo y me marché, durante el encuentro no hubo nada, un partido normal”. De otra parte, indica que no escuchó “nada de insultos” por parte de los espectadores de Lucena.

Rafael Román manifiesta que la comunicación que mantuvo con los padres de los futbolistas de la Fundación Lucena CF –para solicitarles que abandonaran las instalaciones de La Asomadilla ya que el delegado había sido sancionado con tarjeta roja- transcurrió en un tono “súper educado y respetuoso”. En todo caso, replica que las declaraciones de Sergio Nieto “no se ajustan a la realidad” y que incluso le ofreció, por tres veces, disculpas, por si alguna persona “lo había amenazado” y le anima a “denunciar si tiene pruebas; yo lo haría”. Al respecto de la escasez de balones afeada desde la Fundación Lucena Club de Fútbol contesta que al conjunto visitante se le facilitaron dos esféricos –solo disponen de cinco, advierten- y uno de ellos lo desplazó a los exteriores del campo de fútbol uno de los efectivos de la escuadra foránea.

Como conclusión, Rafael Román admite que la coyuntura desencadenada en La Asomadilla –la expulsión de los asistentes, un centenar aproximadamente- “no lo he vivido nunca”. Y, para finalizar, reitera que ni él ni su cuerpo técnico, de forma colegiada, insultaron ni amenazaron a ningún componente de la delegación de la Fundación Lucena CF ni les dedicaron “un trato despectivo”.

Otro de de las consecuencias de este choque entre el Deportivo Córdoba y la Fundación Lucena CF es la impugnación del mismo, por alineación indebida, que ha registrado la entidad local durante este martes ya que, de acuerdo a los datos que poseen, el concurso del jugador número 12 de los anfitriones, José Torres Huelva, es improcedente al haber disputado el máximo de partidos permitidos con el juvenil A. Sobre este asunto, Rafael Román ha apuntado que este miembro de su plantel es componente del mismo de pleno derecho.