martes 04.10.2022
Lucena Hoy

DOS ALTAS PARA EL EQUIPO DE FRAN REINA

El Ciudad de Lucena se refuerza con el central Troyano y el delantero Ávalo

El cuadro celeste ha informado de los fichajes del defensa Troyano, que en mayo ascendió con el Atlético Espeleño a Tercera División, y del punta Ávalo, futbolista que procede del Santa María de Cuarta Andaluza

plantillalucenahoy2016troyano
Troyano, con la camiseta del Atlético Espeleño, persigue a Pineda, en el estadio Ciudad de Lucena. SERGIO RODRÍGUEZ
El Ciudad de Lucena se refuerza con el central Troyano y el delantero Ávalo

Experiencia, competitividad y solvencia para el Ciudad de Lucena. El cuadro celeste ha informado de los fichajes del defensa Troyano, que en mayo ascendió con el Atlético Espeleño a Tercera División, y del punta Ávalo, futbolista que procede del Santa María de Cuarta Andaluza, aunque compitió cuatro ejercicios en Segunda División B con el Jerez de los Caballeros, el Ceuta y el Écija Balompié. En la liga 2014-2015, marcó 22 goles con el Morón de Primera Andaluza en solo 17 choques. Al inicio de esta semana, el club anunció la prolongación del vínculo con el mediocentro local Javi Ruiz.

Antonio Jesús Troyano Escribano (Córdoba, 1987) participó la pasada campaña en 30 partidos –siempre como titular- con el Atlético Espeleño, campeón del grupo segundo de Primera Andaluza y que, por consiguiente, lograba subir a Tercera División. En el Valle del Guadiato se imaginaba segura la renovación de Troyano por el conjunto de Rafa Navarro puesto que el zaguero cordobés se afianzó como uno de los efectivos más valiosos y regular de los rojillos. El Ciudad de Lucena se ha movido con rapidez y acierto para contratar a un futbolista con calidad y aptitudes para sobresalir en superiores categorías.

En el verano del año 2009, Lucas Alcaraz y Javier Zubillaga –técnico y director deportivo del Córdoba CF, respectivamente, en aquel entonces- convocaron a Troyano para realizar la pretemporada con el primer equipo. Lateral ambidiestro y experto últimamente en el eje de la retaguardia, Troyano acumula 62 envites en Segunda División B, con el Marbella y con el Mérida. Además, ha pertenecido al Antequera, al Extremadura y al Puertollano, con el que promocionó a la categoría de bronce, contribuyendo al éxito en 38 encuentros. Antes de recalar en el Espeleño, formó parte del plantel del Écija de Juan Ramón Martín y fue distinguido como el componente más regular del vestuario, con 39 intervenciones, 3.487 minutos y un gol.

ÁVALO, RELACIÓN PERPETUA CON EL GOL

Curiosamente, Francisco Rodríguez Ávalo (Écija, 1981) rechazó una proposición del Atlético Espeleño en el mercado estival de hace un año para incorporarse al CF Santa María, la segunda entidad futbolística de Morón de la Frontera, ahora denominada Morón CF tras un intento de fusión con la UD Morón que los miembros de la sociedad de Primera Andaluza rechazaron y unas elecciones en las que venció Antonio Castillo Marín.

Con una fortaleza económica extraordinaria para Cuarta Andaluza, el otrora CF Santa María alistó a Ávalo como el referente ofensivo. El ariete ecijano, que se caracteriza  anotó más de 50 dianas y su escuadra escaló a Segunda Andaluza.

Ávalo, que celebró los 35 años el pasado miércoles día 8, conserva un estado físico sobresaliente y se caracteriza por virtudes como la astucia, la velocidad y la vehemencia, y por destrozar porterías contrarías sea cual sea la división en la que se desenvuelve. Recorrió distintos escalafones de la cantera del Sevilla y en el curso 2001-2002, engrosó la plantilla del Jerez de los Caballeros en Segunda División B, esfera en la que continuó con el Ceuta –dos temporadas- y con el Écija Balompié, equipo con el que debutó en la tercera categoría nacional con solo 16 años.

En el año 2010, llegó a rubricar un acuerdo con el Linense, aunque adujo motivos personales para romper el pacto y regresar a Marinaleda. Con el cuadro de la Sierra Sur de Sevilla compartió vivencias gloriosas como la aparición en Tercera –con Fran Reina, nuevo adiestrador del Ciudad, en el banquillo- la fase de ascenso a Segunda B que terminó en Las Palmas de Gran Canaria. A toda esta trayectoria, también se añaden periodos en el Villlanueva de Córdoba, en el Comarca de Níjar, en el Mairena y en el Morón.