viernes 14.08.2020
Lucena Hoy

LA CRÓNICA: El Ciudad de Lucena duerme líder tras su victoria ante el Pozoblanco (2-0)

Los pupilos de Dimas Carrasco debutaron como locales en este 2020 con una victoria frente a su vecino cordobés el C.D. Pozoblanco. Un encuentro en el que Javi Henares estrenó el marcador antes del descanso para que Pablo Gallardo rematase en el segundo tiempo a un compacto pero poco contundente Pozoblanco.
Jugada del segundo gol del Ciudad de Lucena. Foto: Jesús Cañete
Jugada del segundo gol del Ciudad de Lucena. Foto: Jesús Cañete
LA CRÓNICA: El Ciudad de Lucena duerme líder tras su victoria ante el Pozoblanco (2-0)
Una de las dudas existenciales que cobra vida en enero es hasta cuándo se felicita el año nuevo. Para los mortales empieza desde la duodécima uva hasta que pasan varios días de su vuelta a la rutina, pero para los futboleros se inicia cuando el fútbol regresa a casa. En esta ocasión, el Ciudad de Lucena volvía a reencontrarse con su afición en un derbi cordobés frente al Pozoblanco y con la oportunidad de asaltar el primer puesto tras el pinchazo del Puente Genil.

Otro de los desafíos que encarnan el nuevo año es la vuelta a la rutina. Esta fase suele ser larga y pesada para muchos y llevadera para algunos elegidos. Uno de ellos es Javi Henares, quien no faltó a su cita con el gol después de que lo habilitara Erik Aguado desde el flanco derecho justo antes del descanso.

Un tanto que descongestionó un primer tiempo intenso pero con pocas ocasiones. Estas estuvieron protagonizadas en su mayoría por los locales, pero el portero pozoalbense, Gonzalo, impidió el festejo del gol. Sobre todo en el ocaso del primer tiempo, cuando los aracelitanos atacaron en tromba la portería rival.

Sonó la misma sintonía tras la salida de los vestuarios. Quique Roldán, ex jugador lucentino, fue el único que dio resquicios de un empate que jamás se produjo. De hecho, fueron los locales quienes aumentaron su ventaja en el luminoso. Pablo Gallardo se adelantó a toda la zaga rojilla para cabecear un centro a balón parado que no logró atrapar el guardameta.

El frío, sumado al segundo tanto, congeló por completo la opción de remontada. A falta de un cuarto de hora, el único sobresalto de la grada se produjo con la llamada de Maero por parte de Dimas Carrasco. El que fuese máximo goleador de la categoría demostró en poco tiempo todo lo que aportará al equipo: liderar la presión, buscar la espalda rival y, sobre todo, ensayar potentes disparos.

No obstante, la última ocasión clara estuvo en las botas de Zara, quien envió su disparo al palo. Se trató del último atisbo por disminuir distancias en el marcador. Un resultado que no permutó para que sí lo hiciese la posición en la tabla del Ciudad de Lucena. Un equipo hecho para soñar y que este domingo lo hará desde la nube más alta.