Viernes 13.12.2019
Lucena Hoy

TERCERA DIVISIÓN

LA CRÓNICA: Un invicto Ciudad de Lucena logra un sufrido triunfo ante el San Roque de Lepe (1-0)

Quinta victoria consecutiva del conjunto local frente a un San Roque de Lepe que tácticamente fue superior en varios tramos pero que su falta de pólvora le imposibilitó contrarrestar el penalti materializado por Javi Henares en el primer acto.
Los jugadores del Ciudad de Lucena celebran el único gol del partido
Los jugadores del Ciudad de Lucena celebran el único gol del partido
LA CRÓNICA: Un invicto Ciudad de Lucena logra un sufrido triunfo ante el San Roque de Lepe (1-0)

La posición de líder invicto puede pesar, pero para este renovado Ciudad de Lucena es un factor positivo. La resaca de celebración tras haber salido victorioso ante el Puente Genil en sus dominios finalizó, y con ello otro nuevo reto. Esta vez tocaba el San Roque de Lepe, equipo posicionado en mitad de tabla que visitó la parroquia lucentina con un estudio a fondo de su rival.

La disposición aurinegra sobre el césped les confirió comodidad sobre este. Mantuvieron el balón lo más lejos de su portería con una línea defensiva adelantada y una presión donde se involucraba cada jugador. Desconectados Mario y Toni Pérez, efectivos encargados de organizar y lanzar a los extremos, el encuentro se convirtió en una batalla por cada centímetro del campo.

No obstante, la magia del 8 lucentino es omnipresente. En tan solo un palmo rotó sobre su eje para zafarse de su marca y encontrarse con un horizonte esperanzador. Allí fue la bola, concretamente a Luismi, que probó suerte y le tocó la lotería; el número agraciado fue una dudosa mano aurinegra dentro del área y el premio un penalti que lo transformaría Javi Henares con un lanzamiento a la derecha de un Robador que no se quedó clavado en el medio.

Estrenado el luminoso, los espacios se fueron agrandando. El conjunto lepeño intentó responder antes del descanso, pero la desventaja aminoró su concentración y control del partido, lo que propició los correcalles para el combinado celeste. El entrenador visitante, Camacho, contrarrestó esta desventaja con la entrada de Miguelito tras el descanso, momento en el que más se acercó el empate. Sin embargo, Dimas reforzó la zona ancha con Adrián Pavón, aportándole mayor equilibrio y superioridad física.

Pese a los intentos de Pablo y el revulsivo Miguelito, el guardameta local no sudó en el segundo acto. No como Robador, que vio como se desviaba el lanzamiento de Joselinho tras su mano a mano y, posteriormente, le cerró todos los huecos en otro intento para cerrar el partido. Afortunadamente para los locales no tuvieron que lastimarse de sendos errores, efectuando así su quinta victoria consecutiva con la portería intacta que le permite dormir otro domingo como primero de grupo.