jueves 01.10.2020

FÚTBOL: TERCERA DIVISIÓN

Dimas Carrasco: “Mi deseo es subir de categoría que es donde se merece estar el Ciudad de Lucena”

​El entrenador del Ciudad de Lucena, Dimas Carrasco, prepara su segundo año al cargo de la plantilla celeste. Después de quedarse a las puertas de la categoría de bronce y de vivir un verano donde ambas temporadas casi se han solapado, atendió a nuestro medio para hacer balance del mercado de fichajes, valorar la vuelta al trabajo y esclarecer cuáles serán los objetivos de este curso marcado por la pandemia. Hoy, además, se ha conocido que todos los jugadores y cuerpo técnico han dado negativo en la prueba del Covid-19.
Dimas Carrasco, actual entrenador del C.D. Ciudad de Lucena
Dimas Carrasco, actual entrenador del C.D. Ciudad de Lucena
Dimas Carrasco: “Mi deseo es subir de categoría que es donde se merece estar el Ciudad de Lucena”

¿Tienes ganas de volver al trabajo?

Con muchas ganas pero también con la incertidumbre de qué va a pasar a partir de ahora. La espera se está haciendo larga aunque ya parece que hay fecha para el inicio de la pretemporada y del campeonato, así que ya mismo volverá a rodar el balón que es lo que más nos apasiona.

Tenéis programado el primer entrenamiento este lunes, ¿podrás disponer de todos los efectivos?

De momento en la primera hornada todos los jugadores han dado negativo. Hoy mismo se lo están haciendo los de la segunda hornada y esperemos que todo vaya por los cauces normales para que el lunes empecemos el primer entreno a las 19:00 horas (Finalmente todos han dado negativo).

Todo esto después de un verano bastante ajetreado que se ha solapado incluso con el final de la temporada pasada, ¿cómo lo has vivido?

Exactamente, se podría decir que ha habido dos temporadas dentro de la misma. El tema del play-off exprés precipitó muchas cosas porque mientras estábamos entrenando y compitiendo el mercado de fichajes estaba abierto, muchos equipos estaban planificando la temporada siguiente, y nosotros mientras trabajando para la categoría de bronce a la vez que confeccionábamos la plantilla por si no ascendíamos. Por lo tanto, hemos tenido que estar pendiente de construir un equipo dependiendo de la división que nos tocara. Al final el objetivo principal de este año es dar un salto de calidad y mejorar los resultados con respecto a la temporada pasada, y si se diese la oportunidad luchar por el ascenso e incluso por conseguirlo.

¿Qué valoración haces de esta ventana estival?

Es cierto que solo hemos renovado a cinco jugadores, los demás se han ido a equipos de superior categoría con ofertas a las que nosotros no podemos alcanzar. Otros, en cambio, como el caso de Germán han renunciado al fútbol. Al final llega mucha gente nueva y partimos como un equipo referencia para luchar por el ascenso, por lo que muchos jugadores han querido venir aquí. Hemos intentado mejorar cada uno de los puestos y, a día de hoy, la plantilla está cerrada a la espera de un par de posiciones, entre ellas la de un extremo veloz, que vaya bien al espacio y hábil en el uno contra uno con el objetivo de tener profundidad.

Si finalmente estos fichajes se cumplen, ¿esta plantilla sería mejor que la del año pasado?

Son totalmente diferentes. Ambos equipos son muy buenos, ahora es tiempo de que los entrenadores actúan para ver qué tal funcionan como grupo. Cada uno de los efectivos tienen peculiaridades diferentes; el año pasado éramos muy rápidos por fuera, este año quizás tenemos mucha más calidad por dentro.

¿Supondrá este cambio de cromos una remodelación del dibujo?

El modelo se va a mantener, pero las peculiaridades del equipo te las dan las características propias de cada jugador. Por ejemplo, el año pasado sabíamos que Erik era un jugador muy rápido y teníamos que llevarle el balón para que desequilibrase por esa banda, pero ahora tenemos a Guille Roldán que es un jugador más asociativo que se mete por dentro.

Este año, además, contáis con la experiencia de haber llegado a una final de los play-off, ¿este logro hace que la exigencia y los objetivos del equipo sean mayores?

Nuestro principal objetivo es crecer día a día, lo que nos hará llegar a lo más alto posible. Es verdad que no esperábamos que llegasen tan pronto los resultados pero se han hecho las cosas muy bien y ahora evidentemente no vamos a dar un paso atrás. Aún así, todo va a residir en la autoexigencia de los entrenadores, de los jugadores y del propio club.

Esa exigencia va a ser clave en una temporada marcada por la pandemia y en la que cabe la posibilidad de llevarse a cabo los play-off y el descenso antes de jugar todas las jornadas, ¿cómo afecta esto al equipo sumado a la presión añadida al portar el cartel de favoritos?

En nada, a nosotros nos da igual ser favoritos. Nos vamos a centrar en el proceso y a partir de ahí van a llegar los resultados. Pero no es algo que me preocupa, ahora mismo lo más importante es la confección de la plantilla y cuando el lunes eche a rodar el balón tendremos que crear un gran equipo.

Para ello tendréis hasta el 18 de octubre, día en el que se tiene previsto empezar la competición, ¿crees que es tiempo suficiente?

Generalmente una pretemporada suele durar seis semanas. En este plazo te da tiempo para instaurar lo que tú quieres hacer a nivel ofensivo, defensivo o a balón parado. Y, aunque vamos un poco retrasados, no creo que sea negativo y esperemos que la competición no se prolongue más allá del día 18 de octubre.

En resumen, ¿qué esperas de esta temporada marcada también por la ilusionante e histórica participación del equipo en la Copa del Rey?

Eso fue un premio que obtuvimos el año pasado y que nos merecemos todos, incluida la ciudad. Además va a tener repercusión a nivel social y económico para el club y que nos va a permitir vivir esta experiencia inolvidable. Pero espero que no sea la única; creo que debemos luchar por mantener ese nivel de exigencia para mínimo estar en el play-off y revivir esos momentos en los que todo el pueblo lucentino se emocionó. Por tanto, mi deseo es que logremos el ascenso y que vivamos partidos de otro nivel y en otra categoría que es donde se merece estar el Ciudad de Lucena.