martes 04.10.2022

El Lucena denuncia al Huracán y tacha de 'instigador y provocador' a Toni Hernández

El Lucena denuncia al Huracán y tacha de 'instigador y provocador' a Toni Hernández
El Lucena denuncia al Huracán y tacha de 'instigador y provocador' a Toni Hernández

.

MANUEL GONZÁLEZ @m_gonzalezgcia
El departamento jurídico del Lucena CF ha remitido una escrito al juez único de la Real Federación Española de Fútbol y a la Comisión Antiviolencia, órgano dependiente del Consejo Superior de Deportes, para denunciar los hechos acontecidos el pasado sábado en el Polideportivo Municipal de Manises –antes, durante, y después del partido de fútbol que enfrentó a ambos conjuntos-, aunque también se alude a los movimientos y acciones del Huracán en los días anteriores a la disputa de la vuelta de la primera eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda División. Además, se subraya el comportamiento y se eleva como primer responsable al presidente del Huracán, Toni Hernández, al que se sitúa como provocador e instigador de todo lo ocurrido.

El documento, enviado este martes a ambas instancias, consta de tres puntos. En el primero de ellos, se expone que el Lucena CF resultó gravemente perjudicado. Posteriormente, en el segundo se recuerda que el club presidido por Diego del Pino se anticipó a los posibles sucesos y el 29 de mayo pasado ya envió un escrito a la RFEF para alertar de lo que finalmente acaeció. La entidad lucentinista señala como germen las declaraciones del presidente del Huracán, Toni Hernández, y de sus directivos.

Según se detalla en la comunicación, el Lucena CF avisó de la escasa seguridad que iba a personarse en el Polideportivo Municipal de Manises así como de la ilegal subida de los precios a la afición visitante. Igualmente, se subraya que, a pesar de que la jefatura de Policía Nacional de Lucena contactó con la de Manises para advertir del peligro, nada se hizo para atajarlo.

El Lucena CF manifiesta los problemas que el autobús del equipo padeció para acceder al recinto deportivo y para que sus ocupantes abandonaran el vehículo. Por ejemplo, se afirma que cuando la expedición lucentinista arribó a las instalaciones del Huracán, alrededor de las 15:15 horas, no aguardaba su llegada ningún agente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ni personal de seguridad privada, a excepción de una pareja de Policía Local y una dotación de Protección Civil.

De igual forma, se expresa los daños que sufrió el autobús del Lucena a causa del lanzamiento de piedras, huevos y demás objetos y se adjuntan archivos visuales para demostrar que el propósito del Huracán era prohibir el acceso al Polideportivo de Manises del autobús del Lucena CF para que los jugadores y el cuerpo técnico fueran atemorizados y dañados. Asimismo, se insiste en asegurar que Toni Hernández no actuó para evitar la situación, más bien al contrario, ya que se considera el club lucentino que durante la semana anterior provocó los altercados con sus declaraciones y se llega a estimar que organizó los incidentes para presionar y atemorizar a los miembros del equipo visitante.

También se citan los cuantiosos daños materiales, como varias lunas rotas, causados en el autobús y el temor por su integridad física que sintieron los futbolistas. De ambos hechos se culpa a un grupo de energúmenos pertenecientes a la afición del Huracán. Posteriormente, se recuerda que el Lucena pudo pisar el Polideportivo de Manises a las 16:22 horas y que los integrantes del autobús estuvieron más de una hora retenidos en el interior del mismo, circunstancia que conllevó el retraso del inicio del partido hasta las 17:15 horas y la reducción del calentamiento del Lucena, todo ello aplaudido y alentado por miembros del equipo local, según se lee en el documento.

A continuación, se hace referencia al incumplimiento de las medidas de seguridad en el interior del campo de fútbol, tales como la invasión del mismo a la finalización del choque, con intento de agresión a componentes del Lucena, y la permanencia de pie de numerosos espectadores. Al mismo tiempo, se define como 'hooligan' al presidente del club valenciano y se tacha de comportamiento impropio la actitud de directivos y del jugador Carlos Akapo.

En el punto tercero se insta a la RFEF a actuar de oficio para que no se repitan actuaciones como los citados y se subraya la actitud pasiva e incitadora de los directivos del Huracán y, en especial, de su presidente Toni Hernández. Finalmente, se solicita al juez de competición que tome las medidas oportunas para que los incidentes no se repitan y para evitar que dirigentes, como el presidente del Huracán, no se conviertan en verdaderos instigadores y provocadores de las situaciones mencionadas.
.
 
.
 . .
.

.