domingo 23.01.2022

Falete: "En la portería y en la defensa no hemos mostrado la confianza necesaria"

 

El valor del compromiso verbal
Falete: "En la portería y en la defensa no hemos mostrado la confianza necesaria"
Falete: "En la portería y en la defensa no hemos mostrado la confianza necesaria"
El valor del compromiso verbal. Rafael José Carrillo López, Falete, (04-10-67) emprenderá su quinta temporada consecutiva como entrenador del Lucena CF. Únicamente circunstancias excepcionales disociarán la historia de ambas partes. El preparador cordobés anhela dirigir a un conjunto en la categoría de plata del fútbol español. Por ahora, encauza sus energías a reconstruir otra vez más la plantilla del cuadro celeste. El carácter indomable que exterioriza en el transcurso de los partidos troca en templanza y moderación al evaluar la campaña 2013-2014. Consciente de la coyuntura económica, avisa del peligro que implicaría supeditar el futuro deportivo a las deudas pasadas.
 
-¿El noveno final en la clasificación de la liga es acorde a las posibilidades del Lucena CF?
Los presupuestos son indicativos del potencial del club. Luego la capacidad de las plantillas son las que hacen obtener mayor o menos resultado. Es cierto que en cuanto a presupuesto, el club no está ni incluso para disputar esos puestos; hay muchos clubes que están disputando el descenso y tienen presupuesto superior. El presupuesto nos ha limitado para tener un mayor número de jugadores competitivos en la plantilla. Tal vez esto ha sido lo que, unido a las bajas puntuales en el último tercio del campeonato, nos ha hecho que no pudiéramos llevar esa progresión que normalmente tenemos todas las temporadas al término excelente de las campañas anteriores.
 
-¿Cuál ha sido su momento de mayor preocupación durante la campaña 2013-2014?
Ha habido dos. Uno al principio en el cual veía cuales eran las carencias propias a nivel individual y colectivo. Este lo fuimos superando, el equipo tuvo capacidad de adaptación y aprendizaje. Luego, a posteriori, en el último tercio, tres bajas claves definitivas y algunos jugadores con sanciones fuera del once inicial, nos hizo que no fuéramos todo lo competitivos que quisiéremos.
 
-¿Y su satisfacción principal?
La demostración de que podemos tener proyectos nuevos y con mucha renovación manteniendo siempre la ilusión y las ganas de trabajar. Asimismo, la consolidación del Lucena CF como un club serio y de los equipos fuertes de Segunda División B.
 
-¿En qué se ha equivocado?
Equivocaciones muchos. En un proyecto nuevo, acertar de pleno es casi imposible. Ha sido evidente que quizás en la portería no hemos tenido la confianza que nos hubiese gustado. En la línea de defensa también hemos tenido muchas carencias en cuanto a capacidad de confianza, que nos permitiera no tener errores absurdos, que se han producido hasta en la última jornada. Igualmente, hemos echado en falta la finalización de jugadores de banda y segundos puntas para ayudar a ese gran goleador que hemos tenido este año.
 
-En este campeonato liguero, el Lucena CF ha recibido 45 goles, ¿es una de sus grandes decepciones?
Efectivamente, ya lo he dicho, creo que en la portería hemos sido demasiado frágiles. No hemos mostrado la confianza necesaria, no solo en la meta, sino también en la línea defensiva. Estos potencian la confianza defensiva del resto de jugadores. En estas dos líneas no hemos estado todo lo perfectos que nos hubiese gustado y lo exigentes para dar seguridad al equipo. Nos hemos caracterizado siempre por ser un equipo al que le crean pocas ocasiones, ha habido fases en lo que ha ocurrido esto, porque en 15 ocasiones la portería se ha quedado cero y esto también es un dato importante. Sin embargo, esto se hubiera completado si hubiese habido más seguridad en las dos últimas líneas.
 
-¿Por qué cada mínimo fallo tanto del equipo como del cuerpo técnico es rápidamente reprobado por un sector de la afición?
Yo creo que no es nada personal, ni conmigo ni con ningún jugador, salvo excepciones mínimas. Lo que sí es cierto es que la afición se ha acostumbrado a que su equipo juegue bien y saque buenos resultados. Por ello, cuando se ven fallos, por esa exigencia a la que hemos acostumbrado a la afición, pues se sale de la norma y hace que los sentimientos afloren rápidamente en el sentido negativo.
 
-La ampliación de su vinculación al Lucena CF ha sido diferente a la de anteriores ocasiones y se le ha concedido menos relevancia, ¿cuál ha sido el motivo?
Lo que se acordó es que podía haber un entendimiento para que continúe el proyecto. Está por definir el presupuesto concreto y cuánto se iba a rebajar porque los pensamientos son los de reducirlo. Quizás no se ha considerado definitivo por esto, porque el club todavía está a expensas de saber con qué presupuesto puede contar para el año que viene.
 
-¿Ha firmado el contrato?
Yo soy entrenador al cien por cien porque he dado mi palabra. Hay algunos condicionantes que me pueden hace salir, pero, en principio, las condiciones de continuación son fiables.
 
-¿Le han trasladado ofertas otros clubes?
Sí, y todavía sigo teniendo. Sin embargo, el club sabe cuáles podrían ser mis opciones de salida y no son fáciles. Tendrían que ser condiciones, sobre todo de carácter deportivo, extraordinarias para que mi salida se produzca.
 
-¿Qué equipos se han interesado por sus servicios?
No, no puedo decir el nombre.
 
-Después de cuatro años en Lucena y a punto de comenzar el quinto, ¿es una ilusión y un reto personal dirigir otro tipo de proyectos más ambiciosos?
Uno siempre quiere trabajar en las mejores condiciones. Si eso supone mejorar lo que hay actualmente en Lucena, está claro que siempre se prefiere. Posiblemente, mi mayor meta deportiva sería poder optar a entrenar en superior categoría. Es el salto que necesita mi trayectoria deportiva como entrenador en estos momentos. Esto es lo que puede quitar el sueño.
 
"Pepe Díaz le llegó a plantear al club dejar de pertenecer al equipo durante la temporada"
-¿La complicada situación económica del club puede provocar que continúen más futbolistas de lo inicialmente planteado para renegociar sus contratos?
Los futbolistas terminan contrato todos, excepto dos. Así, está claro que son libres. No obstante, es evidente que la deuda existente se podrá gestionar de diferentes maneras, aplazándola o alcanzando acuerdos. Esto no debe de hipotecar el proyecto deportivo futuro. Ya nos pasó en la primera temporada que estuvimos hipotecados por los acuerdos anteriores para rebajar la deuda ante AFE con el fin de que no desapareciera el club y tuvimos demasiados problemas durante la temporada. Esta experiencia nos va a servir para que no vuelva a ocurrir. El club sabe que no es conveniente ni positivo hipotecarse en lo deportivo.
 
-¿El número de futbolistas que se incluya en la lista de bajas definitivas será mayor que en otras campañas?
Este año va a pasar igual que otras veces. Hay futbolistas válidos y que han dado rendimiento durante todo el año. Lo que ocurre es que nosotros sabemos que a los buenos los quiere todo el mundo y es difícil retenerlos. Por otro lado, los menos buenos, otros equipos con mayor potencial económico, también tienen la posibilidad de pujar por ellos. No va a ser fácil, no sabemos exactamente el número definitivo, pero sí sabemos que va a ser complicado que el grupo se quede con una base sólida, tanto por la existencia de ofertas como por aquellos casos en los que se decida desde el Lucena CF no renovar a los futbolistas. En todo caso, no nos preocupa porque son circunstancias normales.
 
-¿Ha llegado el momento de renovar la columna vertebral del Lucena formada por hombres como Obregón, Sarmiento y Jesús Lanza?
Estos tres jugadores han participado en muchos partidos y han sido importantes para conseguir lo que hemos logrado, que ha sido un gran éxito. Las limitaciones concretas en el último tercio no nos han permitido llegar a más. Hay que valorar mucho cuáles son las condiciones económicas cuáles son y, a partir de ahí, analizar si podemos retenerlos y si ellos aceptan las condiciones. Los tres futbolistas han dado mucho por el club y en esta última temporada han mostrado un buen rendimiento. Si fuera por una cuestión exclusivamente deportiva, en principio deberían ser posibles jugadores a seguir.
 
-¿El rendimiento de Pepe Díaz ha sido el que esperaba? ¿Se ha valorado una posible rescisión de su contrato?
Su situación es un poco especial. Se ha sentido muchas veces fuera del propio club por no encontrarse como jugador, por no responder a las expectativas. Él es muy crítico consigo mismo y es el primero que incluso ha llegado a plantear al club que dejaba de pertenecer a la entidad durante la temporada. Le ha costado adaptarse y hasta el principio de este año no ha asumido su rol como futbolista de Segunda División B. Sabemos que tiene gol, golpeo, posibilidad de sacar centros, de encontrar espacios a las espaldas, de moverse entre líneas, etcétera. Tiene buenas características que le han hecho ser un futbolista importante en Segunda División. A nivel personal, me ha decepcionado en cuanto a número. Si hubiésemos tenido 10 goles de él, estoy convencido de que hubiésemos ganado 7 u 8 puntos más y hubiéramos luchado, quizás, a hasta última hora, por esos cuatro primeros puestos. También los extremos, Jesús Lanza, Obregón y Santacruz, han aportado menos de lo habitual en el aspecto ofensivo.
En cualquier caso, se verá su situación personal, se hablará con él y está claro que si hay posibilidad de entendernos y llegar a un acuerdo, pues se llegará. El propio jugador es el que debe terminar si está satisfecho y contento de seguir en Lucena.
 
-¿Cómo augura el futuro económico del club a corto y medio plazo?
El futuro a corto plazo es complicado porque los jugadores a fecha de 30 de mayo tienen que presentar denuncias y antes de ese día el club debería cumplir con tres mensualidades. A medio sí sé que está subsanado por parte del club. El dinero está pero el problema de fechas no permite que se disponga de él ya. En este sentido, sí tenemos la tranquilidad proveniente de la respuesta de la junta gestora. El corto plazo puede limitar otras actuaciones. Con respecto a la próxima temporada, el rebajar presupuesto implica reducir nóminas de jugadores. En este caso, hay dos opciones, o somos capaces de convencer a la gente para que bajen todavía más sus pretensiones o estaremos abocados a tener una plantilla corta y deficitaria en cuanto a número de jugadores.
 
-¿El actual modelo de Segunda División B es inviable?
La sociedad es la que marca la situación de los clubes. La rebaja en cuanto a gastos que puede soportar un club también debe afectar a otros aspectos diferentes de los sueldos. En cambio, en las últimas temporadas se han agrandado algunos desembolsos. Por ejemplo, se obliga, por la seguridad de la estabilidad del jugador, que haya como mínimo seis fichas profesionales, lo que implica unos gastos importantes. Además, los desplazamientos, por la reestructuración de los grupos, son a veces excesivamente costosos. La Real Federación Española de Fútbol tiene medios suficientes para recortar algunos costes de los clubes, como los propios arbitrajes, que podría ser subsanado por la RFEF, ya que los clubes se encargan de pagar licencias, tarjetas, etcétera. La Selección Española está en un gran nivel, la RFEF es solvente y tiene números que podría aprovechar para facilitar que los modestos, que trabajamos para que pueda haber grandes jugadores, entrenadores y público, paguen menos.
MANUEL GONZÁLEZ