domingo 05.12.2021

El triunfo del corazón (Lucena 2 La Roda 1)

 

Compromiso, dignidad, honor, gallarda, unin, fe, confianza, humildad, pundonor
El triunfo del corazón (Lucena 2 La Roda 1)
Foto: Sergio Rodríguez.
El triunfo del corazón (Lucena 2 La Roda 1)
Compromiso, dignidad, honor, gallardía, unión, fe, confianza, humildad, pundonor. Los golpes de frustración que impactaban contra el banquillo del Lucena mudaron en cohetes de alegría. Serafín Gil, cuyo entroncamiento con el vestuario aumenta segundo a segundo, se valió de la valla que lo separaba del césped para trasladarles ánimo a sus hombres. Con poco más de 400 aficionados en la grada y una atmósfera que solo ellos caldearon, los jugadores del Lucena se regalaron un triunfo que era desconocido desde el pasado 5 de octubre. Un Pato en imparable progresión abrió el marcador en el alba del encuentro y Maxi Sepúlveda esquivó la inercia celeste con un trallazo empujado por todos sus compañeros. El gol de Ballester vivificó desasosiegos mil veces repetidos. La historia aguardaba un capítulo increíble que tal vez ocurre únicamente en coyunturas extremas.

Pepe Díaz y Pato se derrumbaron sobre el césped cuando el colegiado utilizó su silbato por última vez. Ambos corrieron sin cesar y afrontaron el encuentro como si se tratara de una oportunidad irrepetible. Antes, Sergio Albiol y Poley acusaron los vaivenes de los días pasados y se marcharon visiblemente lastimados del terreno de juego. Los incumplimientos económicos, los infinitos sobresaltos y los inesperados chascos elevaron, al menos en esta jornada, la potencia y la bravura de los futbolistas celestes.

Sefi comprendió la insuficiente preparación de sus subordinados y modificó el sistema con el que suele competir. El Lucena procedió en base a un 4-4-2, con Poley en la banda derecha y Pedro Beda y Pepe Díaz en la vanguardia. Mención aparte merece el delantero de Almodóvar del Río. Sus piernas cabalgaron sobre el rectángulo verde hasta que las indicaciones de su mente se desviaron de sus extremidades inferiores. El cuco quería seguir ayudando a la causa común incluso cuando los calambres lo paralizaban. Estilos como el suyo o el del capitán Sarmiento contagiaron al resto y desembocaron en una hazaña vital.

El tanto de Pato, un canterano que enseñó fantasía en el costado zurdo, zarandeó un ambiente áspero y ávido de estímulos para alborotar las entrañas de futbolistas y aficionados. Sergio Torres, rejuvenecido e inagotable, ejecutó un saque de esquina a la izquierda de la meta de La Roda y el canterano celeste remató sin enemigos que lo estorbaran. Esta diana se consagró como el relámpago que alteró definitivamente la afligida existencia de un grupo que tal vez se descomponga durante las vacaciones. Además de las bajas confirmadas de Caballero, Chirri, David Narváez y Jorge Araujo, el cuerpo técnico prevé varias salidas más. El lateral portugués prestó un postrero servicio al club y desempeñó las funciones encomendadas a Sergio Albiol cuando este hubo de retirarse.

Los adelantamientos de Javilillo a Vega, sustituto del sancionado Borja Romero, en el carril derecho y los remates de Samu, Ramón y Mauri demostraron el carácter del cuadro visitante. En las acciones que lo provocaron, Javi López mostró una seguridad extraordinaria.

Las eléctricas y sensatas combinaciones de La Roda alternaban con el fútbol sobresaliente –tal vez el más entonado de la temporada- que episódicamente exhibía el Lucena.

El arrojo y la intensidad celestes se mantuvieron hasta que los depósitos se vaciaron. En la segunda parte, y a pesar de que los expertos aseguraban que el estado físico de los pupilos de Sefi se sobrepondría al desagradable prólogo del encuentro, La Roda situó sus líneas más cerca del arco de Javi López y pobló de elementos el área local. El cancerbero castellano-manchego impidió una diana de Mauro después del descanso. En el tramo final, el mismo protagonista cabeceó alta una falta botada por Espínola en la antesala del empate. Ballester aprovechó su soledad y equilibró la contienda. Las lágrimas ya corrían por los rostros del plantel del Lucena cuando Maxi Sepúlveda originó la explosión del júbilo. Mientras el dinero continúa sin aparecer, la felicidad del triunfo predominará en la apertura del año 2015.
MANUEL GONZÁLEZ
 
FICHA TÉCNICA:
2.-LUCENA CF: Javi López; Sergio Albiol (Jorge Araújo, min.66), Domingo, Santacruz, Vega; Poley (José Manuel min.78), Sergio Torres, Sarmiento, Pato; Pepe Díaz y Pedro Beda (Maxi Sepúlveda, min.71).
1.-LA RODA CF: Montiel; Pablo García, Marcos Mauro, Garrido, Ballester; Ramón (Jesús, min.88), Espínola; Javilillo, Ferrán Tacón, Mauri (Angelillo, min.74); y Samu (Sevilla, min.74).
GOLES: 1-0, min.3: Pato; 1-1, min.86: Ballester; 2-1, min.89: Maxi Sepúlveda.
ÁRBITRO: Villa Maestre, del colegio extremeño. Amonestó a los locales Santacruz, Pepe Díaz, Sarmiento, Poley y Javi López y a los visitantes Ramón y Jesús.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada decimoctava del grupo IV de Segunda División B, disputado en el estadio Ciudad de Lucena en presencia de unos 400 espectadores.