miércoles 19.01.2022
Lucena Hoy

DEPORTISTAS LUCENTINOS

El lucentino Cristóbal Ortega cumple su sueño tras ascender a la Liga Asobal con el Club Balonmano Los Dólmenes Antequera

Cristóbal Ortega
Cristóbal Ortega durante un encuentro de esta temporada (Imagen: Diario Sur / Antonio J. Guerrero)
El lucentino Cristóbal Ortega cumple su sueño tras ascender a la Liga Asobal con el Club Balonmano Los Dólmenes Antequera

Graduado en Finanzas y Contabilidad, el deportista lucentino Cristóbal Ortega ha sido uno de los artífices de que Los Dólmenes Antequera sea el próximo año equipo de la Liga Asobal, la élite del balonmano nacional, después de que el pasado domingo lograra el ascenso matemático con la victoria como local ante el San Pablo Burgos por 23 a 22.

"Aunque ya han transcurrido unos días, todavía cuesta asimilarlo", confiesa este lucentino de 24 años, cuya pasión por este deporte comenzó con su participación en los torneos escolares de balonmano, a lo que le siguió su incorporación al Balonmano Lucena y, tras su paso frustrado por Puente Genil, recaló en Pozoblanco en el año 2013.

Tras su camino por tierras cordobesas, se desplazó hasta la provincia malagueña para vestirse de verde: "Con 19 años llegué a Los Dólmenes Antequera, que venía de ascender a División de Honor Plata tras reemplazar al histórico club de la localidad, desaparecido por motivos económicos".

Una circunstancia que no tardó en azotar de nuevo al deporte rey de Antequera: "Al año siguiente descendimos por motivos financieros, lo que supuso un duro golpe para todos, aunque pudimos reconstruirnos y con un grupo humano similar logramos regresar a la categoría de plata".

Cinco años después de este hito, el proyecto no solo ha conseguido mantenerse, también ha rozado el ascenso, tal y como se produjo el pasado año, cuando la pandemia paralizó la competición y la dinámica positiva en la que se encontraba el equipo dirigido por Lorenzo Ruiz, que se quedó a un punto de la gloria.

Pese a ello, no han dejado de luchar por su objetivo y esta temporada, como señala Ortega, han recogido los frutos a todo su esfuerzo como grupo humano: "Nuestra diferencia con respecto al resto de plantillas con un presupuesto más elevado es que somos una familia".

El jugador lucentino, que compagina su pasión con la preparación de unas oposiciones, se autodefine como "un especialista defensivo al servicio del equipo" y valora de forma positiva una temporada atípica en la que ha perfeccionado su toma de decisiones en momentos claves a nivel individual y, a nivel grupal, en la que han conseguido esquivar al virus tras cumplir estrictos controles sanitarios.

Precisamente, Ortega destaca de manera negativa una de las consecuencias de la pandemia como ha sido la ausencia de público en los pabellones. Una situación que se ha revertido en los últimos partidos, sobre todo en el más reciente, donde unos 700 espectadores pudieron celebrar su agónica victoria en el Pabellón Municipal Fernando Argüelles, que nueve años después volverá a vivir un encuentro de Liga Asobal.

La alegría de toda la localidad es la de Alberto Ortega y la del equipo, al que le resta dos partidos para luchar por el liderato. Una vez finalizada la temporada, este deportista lucentino se reunirá con el club para decidir su futuro y poder llegar a un acuerdo para vivir la experiencia de jugar en la élite del balonmano español; un objetivo que espera tachar para marcarse otros aún mayores.

FB_IMG_1621359173557