miércoles 21.10.2020

FÚTBOL: TERCERA DIVISIÓN

El nuevo Ciudad de Lucena se estrena con victoria ante el Osuna Bote Club (3-0)

Los pupilos de Dimas Carrasco inician el primer bolo de pretemporada con una victoria holgada con tres goles de cabeza (Maero, Pablo Gallardo y Guille) y con un penalti fallado para cada conjunto.

El Ciudad de Lucena celebra un gol frente al Osuna Bote Club
El Ciudad de Lucena celebra un gol frente al Osuna Bote Club
El nuevo Ciudad de Lucena se estrena con victoria ante el Osuna Bote Club (3-0)

Medio año después se volvió a ver un partido en el Estadio Ciudad de Lucena. La situación no permitió la entrada de aficionados a las instalaciones, pero el equipo demostró que, pese a tener tantas caras nuevas, están asimilando positivamente los mecanismos. En frente se encontraba un Osuna Bote Club que ha dado este año un salto de calidad con varios fichajes.

Los de Dimas Carrasco tuvieron la primera oportunidad para ponerse por delante nada más arrancar el encuentro. El árbitro pitó penalti después de que Guille fuese arrollado dentro del área. El propio jugador decidió ejecutar la pena máxima pero su disparo se fue por encima del larguero.

El Ciudad de Lucena, más dominante y pausado que el año anterior, desarrolló su juego pero sin la salsa del gol. Parecía que ambas porterías estaban malditas, ya que ninguno de los dos equipos pudieron probar a sendos guardametas en los primeros compases del encuentro. Este maleficio lo rompió Maero pasada la media hora. El delantero recibió el servicio aéreo de un gran Marcos Pérez para rematar a placer. Posteriormente, Maikel Conejero no atinó tras otra jugada por un sector derecho que acaparó la mayoría de las jugadas celestes en el primer tiempo.

El segundo acto empezó mejor para los de Fran Reina al obtener su primer intento de cara a puerta del partido. Pero tan solo fue un espejismo, ya que a la siguiente jugada recibieron el segundo tanto. Pablo Gallardo, quien este año será aún más líder tras la salida de Germán, envió el balón a la red tras un fallo en el despeje del rival a la salida de un saque de esquina.

Conejero continuó haciendo diabluras por el flanco izquierdo, pudiendo redondear la noche si no hubiese sido por su remate al palo. A los pocos minutos, el conjunto sevillano dispuso de un penalti para recortar distancias, pero Lázaro le adivinó las intenciones a Palop para así dejar su casillero intacto.

De la gran actuación del guardameta celeste se pasó a la noche para olvidar de Adri Rosa. El joven portero volvió a dudar en la salida de puños e incentivó un remate de Maero que escupió el larguero y que concluyó Guille con su testa. Con la tarea hecha, Dimas dio entrada a todos los juveniles que se encontraban en el banquillo. El ritmo del encuentro disminuyó, pero ya era suficiente para que ambos entrenadores sacaran conclusiones de cara a los próximos partidos previos al inicio liguero previsto para el 17 de octubre.

Comentarios