martes 11.05.2021

Sigue la polémica sobre la retirada De la Cruz de las Descalzas por parte del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera

La decisión que ha tomado el Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera para derribar la conocida como cruz de las Descalzas ha levantado una intensa polémica en la localidad.

cruz aguilar
Momento en el que era retirada la Cruz con ayuda de una grúa. Cedida
Sigue la polémica sobre la retirada De la Cruz de las Descalzas por parte del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera

La decisión del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera de retirar la popularmente conocida como Cruz del Llanito de las Descalzas, materializada este martes entre las protestas de varias decenas de personas, no solo ha generado una enorme controversia en la localidad vecina, sino también a nivel político, religioso y hasta jurídico.

El lunes, la alcaldesa de Aguilar de la Frontera, Carmen Flores, de IUCA, explicó la decisión obedecía a dos fundamentaciones. De una parte un informe de la Delegación Territorial de Cultura y Patrimonio que aconsejaba su eliminación por ser una estructura ajena a un monumento declarado BIC y, de otra parte, para dar cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica y Democrática, que obliga a retirar aquellos elementos vinculados a la dictadura franquista, señalando que fue este "el origen por el que el Consistorio en el año 1938 decidió construir esta cruz", erigiéndola como homenaje a los "caídos" franquistas en la Guerra Civil, sin que a juicio de la regidora aguilarense haya perdido esa connotación por el hecho de que la placa conmemorativa que portaba desde su creación fuese retirada hace algunos años por acuerdo plenario.

Hoy la Junta de Andalucía ha aclarado que la Cruz del Llanito de las Descalzas retirada de la fachada del Monasterio de San José y de San Roque de Carmelitas Descalzas por decisión del Ayuntamiento aguilarense "no es un BIC, ni forma parte de un BIC", sino que "es un elemento urbano cuya competencia es exclusiva del Ayuntamiento", por lo que "la Junta de Andalucía no tiene competencias para decidir nada sobre este particular".

Junto a ello, desde la Junta de Andalucía se ha explicado que "tampoco es un lugar protegido o declarado como de Memoria Histórica", con lo que se concluye, a juicio de la Administración autonómica, que "quitar la cruz ha sido una decisión política del Ayuntamiento de Aguilar de la Frontera".

QUERELLA CONTRA LA ALCALDESA

Ayer la Asociación Española de Abogados Cristianos presentó una querella, ante el Juzgado de Instrucción de Córdoba en funciones de guardia, contra la alcaldesa de Aguilar, Carmen Flores, al entender que podría haber cometido un delito de "prevaricación con el agravante de discriminación y daños contra el patrimonio", dado que la cruz, según dicha asociación pertenecía "al Conjunto Histórico Artístico del Monasterio de San José y de San Roque, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 1983".

Sin embargo, la Junta de Andalucía ha asegurado este miércoles que, aunque es cierto que el citado monasterio sí tiene la consideración de BIC, no ocurre lo mismo con la cruz retirada, que, según ha afirmado, "no es un BIC, ni forma parte de un BIC", sino que "es un elemento urbano cuya competencia es exclusiva del Ayuntamiento".

Captura de pantalla 2021-01-20 a las 19.32.10

VOX PEDIRÁ LA DIMISIÓN DE LA CONSEJERA DE CULTURA SI NO DA EXPLICACIONES "SATISFACTORIAS"

A la polémica se ha sumado también Vox. Su portavoz en el Parlamento De Andalucía, Alejandro Hernández, ha advertido este miércoles de que pedirá el cese de la consejera de Cultura, Patricia del Pozo, si las explicaciones que ofrezca sobre el derribo "no fueran satisfactorias". En rueda de prensa, Hernández ha reprochado que la Consejería de Cultura "se ha prestado" a colaborar "en este montaje" con informes que "prestan excusas técnicas y estéticas para proceder a la retirada de la cruz". "Ha autorizado de facto y documental la actuación hipócrita y cobarde de la regidora comunista de Aguilar, Carmen Flores (IU), cuando su motivo no es otro que razones memorialistas sectarias", ha criticado.

Así, ha considerado "incomprensible" el derribo de la cruz, que ha enmarcado en un "episodio de odio, sectario y de cristanofobia". En este sentido, ha explicado que existe un acuerdo del pleno municipal de los años 80 para sustituir una placa por otro que recordaba a los caídos sin distinción de bandos en la Guerra Civil y, con esto, "la cruz dejó de tener cualquier significado político".

LA CRUZ FUE TRASLADADA A UN VERTEDERO

Anoche un grupo juvenil colocó flores, velas y una cruz de madera en el lugar de la original. A enconar aún más los ánimos ha contribuido hoy la aparición de unas fotos en las que puede verse la cruz retirada en un vertedero de material de construcción de la localidad vecina de Moriles, donde fue trasladada por los servicios municipales. La foto se ha hecho ya viral. La polémica sigue.

Comentarios