lunes 13.07.2020

CRISIS CORONAVIRUS

Diputación y Junta de Andalucía ponen a disposición de los autónomos cordobeses sendas ayudas de hasta 572 y 300 euros, respectivamente

Un comercio cerrado en el centro de Lucena
Un comercio cerrado en el centro de Lucena
Diputación y Junta de Andalucía ponen a disposición de los autónomos cordobeses sendas ayudas de hasta 572 y 300 euros, respectivamente

En el mes de febrero, el número de trabajadores afiliados al régimen especial de trabajadores autónomos suponía un 16,59 por ciento del total de afiliados a la Seguridad Social en nuestra provincia, siendo en su mayoría pequeños autónomos de los sectores del comercio, la hostelería o la artesanía.

Este grupo empresarial está siendo hasta ahora el más castigado por la crisis, al verse obligados al cierre muchos de sus establecimientos y actividades por el Decreto de Alarma. 

Así, a las iniciativas de apoyo anunciadas en su momento por el Gobierno Central se han sumado hoy las publicadas a nivel provincial por la Diputación de Córdoba y la Junta de Andalucía, en este caso con carácter regional.

AYUDAS DE HASTA 572 EUROS DE LA DIPUTACIÓN

El Instituto Provincial de Desarrollo Económico de la Diputación de Córdoba (Iprodeco) ha puesto a disposición de los autónomos de la provincia un total de 947.800 euros a través de la Convocatoria de Subvenciones al Empleo Autónomo ante la Crisis del Covid-19, cuyas bases se han publicado este miércoles en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP).

Según ha explicado la presidenta de Iprodeco, Dolores Amo, "estas ayudas están dirigidas a cubrir diversos gastos de funcionamiento no inventariable, con una aportación máxima equivalente al pago de la cuota de cotización en el régimen especial de trabajadores autónomos durante dos meses, lo que supondría una ayuda máxima de 572,30 euros".

"La actividad de los autónomos se está viendo muy mermada en muchos sectores, y en algunos casos incluso ha cesado por completo", ha resaltado Amo. Por este motivo, ha continuado la diputada, desde Iprodeco "lanzamos esta convocatoria de ayudas, como mecanismo para evitar la pérdida de empleo, las bajas en el régimen especial de trabajadores autónomos, y afrontar esta crisis con la mayor fortaleza posible".

Podrán solicitar estas subvenciones las personas que estén dadas de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) o que pertenezcan a un colegio profesional con mutualidad alternativa antes de que se decretase el estado de alarma y que desarrollen su actividad económica en cualquiera de los municipios de la provincia.

Las bases recogen que serán objeto de subvención, entre otros, los gastos derivados de las primas de seguros de responsabilidad civil, seguros de salud, de accidentes; los seguros sociales; los gastos derivados de los suministros de electricidad, agua, telefonía y conexión a internet, entre otros.

El plazo para solicitar estas ayudas se abre el día siguiente a la publicación de las bases y finaliza el 20 de mayo y se podrán presentar de forma telemática a través del Registro Electrónico de Iprodeco.

Los interesados pueden obtener más información de esta convocatoria en la página web de Iprodeco y a través de las bases que han sido publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia.

AYUDA DE 300 EUROS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA

Por su parte, el Consejo de Gobierno de la Junta ha aprobado hoy el decreto ley de medidas urgentes complementarias en el ámbito económico y social como consecuencia de la situación ocasionada por el coronavirus, que incluye entre sus iniciativas la puesta en marcha de una ayuda de 300 euros para trabajadores por cuenta propia, autónomos o mutualistas.

Estas subvenciones, que cuentan con un presupuesto de 50 millones de euros, tienen el objetivo cubrir los gastos a los que el colectivo sigue haciendo frente, como por ejemplo las cuotas de la Seguridad Social, a pesar de la merma patente de sus ingresos,

Debido al carácter urgente de la medida, el decreto ley establece que la tramitación, que sólo podrá realizarse de forma telemática, se llevará a cabo con un procedimiento simplificado y ágil, de forma que, en una primera fase, el autónomo únicamente tenga que presentar una solicitud on-line, y pueda cobrar la ayuda en el más breve plazo posible, de cara a que pueda hacer frente a los gastos más inmediatos.

Con respecto a los plazos, los potenciales beneficiarios podrán tramitar su solicitud desde el día siguiente a la publicación en BOJA del decreto ley, y hasta quince días después de declararse finalizado el estado de alarma o hasta que se haya agotado presupuesto.

Para cumplimentar la solicitud, basta rellenar el formulario telemático, que incluye una declaración de responsabilidad de cumplimiento de los requisitos; el DNI-NIF; domicilio fiscal; empadronamiento en Andalucía; alta en el régimen especial de la Seguridad Social o en su mutualidad alternativa; no ser beneficiario de la prestación extraordinaria por cese de actividad; número de cuenta bancaria para que pueda ser percibida la ayuda y declaración del IRPF.

Para ser beneficiario de la ayuda, el decreto ley establece como requisito ser trabajador por cuenta propia o autónomo con domicilio fiscal en Andalucía, y estar afiliado al Régimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, o en la mutualidad correspondiente, en la fecha de la entrada en vigor del estado de alarma.

Se excluyen de la ayuda a aquellos autónomos que se han acogido a la prestación extraordinaria por cese de actividad que aprobó el Gobierno en el Real Decreto Ley de 29 de marzo, a aquellos trabajadores por cuenta propia o mutualistas cuya actividad está considerada como servicio esencial, y aquellos autónomos que tengan en su declaración de la renta una base liquidable general y del ahorro que supere 3 veces el Salario Mínimo Interprofesional (unos 39.900 euros anuales).

No obstante, dentro de los servicios esenciales, sí se ha incluido como potenciales beneficiarios a trabajadores por cuenta propia que desarrollan distintas actividades. En concreto, se han fijado hasta 99 tipos de profesiones de muy diversa índole y sector, entre las que se encuentran sanitarios (como odontólogos, fisioterapeutas, logopedas); artesanos (fabricación de papel, productos de madera, vidrio, hierro, instrumentos musicales); autónomos de centros o clínicas veterinarias; ópticas y productos ortopédicos; prensa y papelería; tintorerías; fotografía; textil y confección; componentes electrónicos; servicios de transporte de personas; abogados; procuradores; intérpretes; psicólogos; profesionales del sector de la flor cortada; actividades relacionadas con las telecomunicaciones; fabricantes de quesos o servicios sociales sin alojamiento para personas mayores y con discapacidad, entre otros.

En total, se prevé que más de 150.000 trabajadores por cuenta propia podrán acogerse a esta ayuda de 300 euros, que se cobrará en un solo pago y es compatible con otras ayudas que reciban los autónomos, salvo la prestación excepcional por cese. 

El decreto ley indica que se trata de ayudas de concurrencia no competitiva, y hasta agotar presupuesto.

Comentarios