viernes 05.06.2020
Lucena Hoy

COMERCIO

La incertidumbre hace que solo una pequeña parte del comercio lucentino haya vuelto a la actividad esta semana

La actividad ha vuelto a las pelluquerías. En la foto el centro de peluquería Vanguardia, esta mañana
La actividad ha vuelto a las pelluquerías. En la foto el centro de peluquería Vanguardia, esta mañana
La incertidumbre hace que solo una pequeña parte del comercio lucentino haya vuelto a la actividad esta semana

Las puertas de los establecimientos del centro de la ciudad empezaron a abrirse ayer tímidamente y con notables medidas de seguridad tras casi dos meses cerrados.

Un recorrido por las calles nos permitía ver esta mañana que, de momento, son mayoría los establecimientos que permanecen cerrados. Otros, sobre todo las peluquerías y gabinetes de estética han abierto y esperaban a los clientes que habían solicitado cita previa. Y un tercer grupo –bastante numeroso– mantenía las persianas semiabiertas y trabajaba en el interior, preparando todo lo necesario para volver a la actividad la próxima semana.

Al otro lado del mostrador, quienes ha abierto se mostraban satisfechos. En las peluquerías se trabaja a pleno rendimiento, con "agenda completa" para esta semana y cogiendo citas para la próxima, según nos indicaban en Vanguardia. Trabajadores y clientes con mascarilla y amplia separación entre puestos de trabajo son los principales cambios que se aprecian a primer golpe de vista.

comercio5

Aunque el sector de moda es de momento uno de los más rezagados y de los que más difícil van a tener la adaptación a este nueva situación, algunas tiendas ya han abierto. Es el caso de Calzados Salud: "Tenemos gel hidroalcohólico en la entrada, hemos limitado el aforo y disponemos de calzas de plástico desechables para los clientes que deseen probarse un zapato", señala la dependienta, protegida con una mascarilla, que asegura que, aunque la demanda es menor, "tras dos meses de parón forzoso puede hacerse algún ingreso y la gente viene porque necesita productos".

En una óptica, que solo ha atendido urgencias durante el confinamiento, nos contaban que el producto estrella desde la reapertura son las gafas de sol y los relacionados con las lentillas. En la puerta se disponían guantes de plástico y gel desinfectante para manos como requisito previo a la entrada.

Otros establecimientos, como las librerías y papelerías, ya se animaron a abrir en fechas previas. En la Librería Juan de Mairena incluso han atendido pedidos a domicilio. En Cañete, en Plaza Alta y Baja, han adelantado el mostrador hasta la entrada y se atiende tras una mampara de metacrilato, un producto al que parece que tendremos que acostumbrarnos.

comercio1

Finalmente establecimientos de alimentación y droguerías son los que registran una mayor afluencia, con colas de una decena de personas en tiendas como Solu, donde la entrada se limita a cinco clientes de forma simultánea. En las colas de fuera la inmensa mayoría de quienes esperan lo hacen provistos de mascarillas. Menos habitual es el uso de guantes.

Son solo algunas pinceladas de esta semana de preparación para la nueva realidad a la que nos aboca la pandemia de coronavirus. Todo apunta a que en los próximos días irán abriendo paulatínamente el resto de comercios. "Es eso o cerrar para siempre. Habrá que intentarlo", afirma con cierta desolación en el tono y el gesto el propietario de un establecimiento de ropa de hogar, que se prepara para la vuelta.

comercio3