Domingo 18.11.2018
Lucena Hoy

COMERCIO

El Centro Comercial Abierto liderará un congreso sobre el futuro del comercio tradicional en Andalucía en un momento "crítico" para el sector

Rabasco ha señalado que el comercio en localidades como Lucena se enfrenta a una situación crítica, "incluso peor que durante el momento álgido de la crisis económica"

Representantes municipales y de la Junta durante la visita a uno de los establecimientos del CCA de Lucena
Representantes municipales y de la Junta durante la visita a uno de los establecimientos del CCA de Lucena
El Centro Comercial Abierto liderará un congreso sobre el futuro del comercio tradicional en Andalucía en un momento "crítico" para el sector

El Centro Comercial Abierto promoverá un debate público a nivel regional sobre el futuro del comercio tradicional y el papel que han de jugar este tipo de agrupaciones como elementos de cohesión del sector y la administración pública. Así lo ha confirmado hoy el presidente del CCA Eliosanna, Antonio Rabasco, en el marco de la jornada de trabajo mantenida con el director general de Comercio de la Junta de Andalucía, Raúl Perales, el alcalde de Lucena, Juan Pérez, y el delegado de Conocimiento y Empleo, Manuel Carmona.

Este debate se iniciará con una serie de contactos previos con los diferentes centros comerciales abiertos para conocer los principales retos y amenazas del sector de cara al futuro, analizando cuestiones como la competencia de las grandes superficies y centros comerciales, los cambios derivados de la generalización de las compras a través de internet o los problemas sociales y urbanísticos que afectan al uso de los centros urbanos, entre otros. Posteriormente, a finales de año, Lucena u otra localidad de la Subbética acogería un congreso en el que la administración autónoma y local y los representantes del comercio expondrán las conclusiones extraídas en la primera fase y buscarán soluciones comunes a los problemas planteados. 

Rabasco ha señalado que el comercio en localidades como Lucena se enfrenta a una situación crítica, "incluso peor que durante el momento álgido de la crisis económica" que se traduce en numerosos locales comerciales cerrados. Según Rabasco, de los más de 700 locales censados en el casco urbano en torno a un centenar están sin actividad desde hace meses. "Antes se cerraban unos establecimientos y se abrían otros, ahora no existe esa rotación", ha señalado Rabasco, que considera que es necesario "que los comerciantes dejemos de echar la culpa a otros y empecemos a considerar que la culpa también es nuestra y convencer a la administración local de que un CCA no es una asociación, sino una entidad de gestión", que debe atender a problemas que van más allá de los estrictamente derivados de sus locales y atienden a cuestiones como la definición urbanística de los cascos urbanos, la movilidad, la iluminación o la señalética.

El director general de Comercio, Raúl Perales, ha reseñado la capacidad dinamizadora y revitalizadora de estos centros que "combinan la diversidad en la oferta de la gran superficie con la especialización y la cercanía demandada por los consumidores y usuarios”. Perales ha incidido en que el pequeño comercio es “el sostén del Estado de Bienestar porque contribuyen para ello con sus impuestos y como generadores de empleo”.

Asimismo, expresó su convencimiento de que los centros comerciales abiertos constituyen “una fórmula excelente para mantener la vida de los centros urbanos, cuyos residentes tradicionales se han visto en ocasiones desplazados a la periferia por la presión inmobiliaria y demográfica”. “Así los hacemos más habitables y defendemos puestos de trabajo que, dejados a su suerte, tal vez hubieran sido arrasados por la revolución que el comercio está viviendo en los últimos años por la proliferación de grandes superficies y del comercio electrónico”, manifestó.