jueves 29.09.2022
Lucena Hoy

Comienza la vendimia de la variedad Pedro Ximénez en el marco de la DOP Montilla-Moriles

Lucena aportará apenas 200.000 kilos de uva a la DOP Montilla-Moriles, la mitad que el pasado año debido a la sequía, el calor y la reducción de la superficie de viñedo

VENDIMIA
Vendimia en el marco de la DOP Montilla-Moriles
Lucena aportará apenas 200.000 kilos de uva a la DOP Montilla-Moriles, la mitad que el pasado año debido a la sequía, el calor y la reducción de la superficie de viñedo

En estos días ha comenzado la vendimia de la variedad autóctona Pedro Ximénez en el marco de la denominación Montilla-Moriles. Según ASAJA este año se prevé contar con una cosecha corta, con una producción un treinta por ciento inferior a la recolectada durante la campaña anterior, que ya fue baja.

En Lucena la previsión es aun más pesimista y se estima en apenas la mitad de la uva cosechada el pasado año, al sumarse a los estragos causados por la sequía el creciente abandono del cultivo, que empieza a tener un carácter residual. Así, fuentes de la Cooperativa de Lucena consideran que será difícil superar los 200.000 kilos de uva.

Según Francisco De Mora, presidente de la cooperativa lucentina, "el calor ha hecho mucho daño y ya a primeros de agosto comenzaron a recogerse algunas uvas que estaban pasificándose". 

De Mora señala que actualmente solo quedan unos 40 productores y toda la uva es enviada a lagares ubicados en otros municipios del marco como Moriles o Montilla. "El cultivo exige mucha mano de obra y muchos años acusa una importante falta de rentabilidad, por lo que la superficie de cultivo se está reduciendo notablemente", afirma el responsable de la cooperativa que durante muchos años mantuvo abierta la recepción de uva y la producción de mostos.

El conjunto de la DOP Montilla-Moriles espera recoger en esta campaña en torno a los 24 millones de kilos de uva, un 30 por ciento menos que la campaña anterior, que ya fue escasa, con 32 millones de kilos.  Actualmente se ha culminado la recogida de las nuevas variedades blancas tempranas como son la Chardonnay, Sauvignon Blanc y Moscatel, quedando todavía la Verdejo, que producirán los primeros mostos con los que se harán los vinos jóvenes. 

Sobre los precios aún no se tienen estimaciones, pero se espera que suban notablemente para compensar el descenso de producción y que el cultivo sea viable.