domingo 05.07.2020
Lucena Hoy

La Cooperativa Olivarera de Lucena reduce su huella contaminante apostando por el autoconsumo solar y dejará de emitir 23 toneladas de CO2 anuales

La empresa EnchufeSolar ha diseñado la estrategia de la almazara, que ha instalado 265 paneles solares y dos puntos de recarga de vehículo eléctrico

Puntos de recarga eléctrica de vehículos
Puntos de recarga eléctrica de vehículos
La Cooperativa Olivarera de Lucena reduce su huella contaminante apostando por el autoconsumo solar y dejará de emitir 23 toneladas de CO2 anuales
La Cooperativa Olivarera de Lucena, integrada en el grupo DCOOP, ha dado un nuevo paso en la consolidación de su estrategia verde con la instalación de 265 paneles solares en la cubierta de su planta y con la puesta en marcha de 2 puntos de recarga de vehículo eléctrico.

La instalación la va a llevar a cabo la empresa lucentina EnchufeSolar, líder del sector de la energía fotovoltaica en Andalucía y responsable de la instalación de los dos campos solares más grandes de la comunidad autónoma.

El presidente de la almazara, Francisco Mora, explica que el sol es un recurso que es abundante y gratuito en Andalucía y Córdoba, por lo que la mejor estrategia posible a nivel ambiental pasa por apostar por el autoconsumo con energía fotovoltaica. Además -añade Mora-, este tipo de instalaciones cuentan con apoyo por parte de la administración y ese apoyo revierte en algo tan positivo como ser respetuoso con el medio ambiente.

Así, la Cooperativa Olivarera de Lucena, fundada en 1949, ha instalado en su cubierta un total 265 paneles solares de 335 Wp, que ofrecen una potencia total de 88.775 Wp. Esta planta solar evitará la emisión a la atmósfera de 22,96 toneladas de CO2 anuales, equivalente a plantar 46 árboles cada año. Hablamos de un centro que tiene un consumo de 1.664.778 kilovatios por hora al año y que, tras la instalación del campo de paneles solares, cubrirá con ellos el 7,15% del gasto energético.

“La instalación no va a lograr la autosuficiencia, pero sí viene a paliar el alto coste de la energía, que es el segundo en importancia en el proceso de molturación de la aceituna tras el coste salarial. Aunque, lo verdaderamente importante, es que consolida la estrategia ecológica de la cooperativa”, explica el gerente de la almazara, que añade que ya habían implementado otras medidas para disminuir la carga energética.

Entre ellas, la valorización del alperujo, a través de Olicola El Tejar, y de los restos de la poda del olivar para generar electricidad a partir de ellos, al tiempo que la ceniza resultante de ese proceso vuelve al campo como complemento del abono. Además, también destinan el hueso de la aceituna para producir agua caliente que también se usa en el proceso. El último paso, simultáneo a la instalación de la planta de autoconsumo, ha sido la ubicación de 2 puntos de recarga de vehículo eléctrico de 22Kw, modelo Copper SB (marca Wallbox), que estarán abiertos a la ciudadanía de Lucena.

Con todas estas medidas, que buscan reducir la huella ecológica de la producción, se logra poner en valor los productos de DCOOP para que sean lo más sostenible posible, lo que redunda en la imagen que traslada la empresa a los mercados internacionales

Comentarios