Martes 12.11.2019

Denuncian presuntas irregularidades en las obras de un chalet de la familia de Miguel Villa

Denuncian presuntas irregularidades en las obras de un chalet de la familia de Miguel Villa
El grupo municipal del PP ha denunciado hoy presuntas irregularidades  en la realización de unas obras en la casa de campo que posee en Campo de Aras de la familia política del Vicepresidente de la Gerencia de Urbanismo, Miguel Villa, en la que este reside durante algunos periodos del año.
 
Según han explicado en rueda de prensa los concejales José María Morillo-Velarde y Julián Ranchal, los propietarios del chalet solicitaron una licencia de obra menor para realizar trabajos de mejora de la valla perimetral de la parcela y la puerta de entrada de la misma, actuaciones que permite la actual ordenación urbanística en esta zona de segunda residencia. Sin embargo, indicó Morillo-Velarde, algunos vecinos denunciaron al PP que las obras que se estaban realizando no se correspondían con la licencia solicitada, sino que afectaban a la construcción de un cobertizo o cocina campera en el interior, cuya legalidad no está tan clara para esta formación política.
 
Puestos los hechos en conocimiento del alcalde, Juan Pérez, este aseguró –según el relato de los ediles populares– que "enviaría a un policía local y solicitaría un informe", actuación que no se habría llevado a cabo. "En cambio, si comunicó al señor Villa que estábamos indagando en sus obras", indicó Morillo-Velarde, lo que se tradujo en una reunión con aquel, en la que Villa invitó a los representantes del PP a visitar la obra e incluso tomar fotos, cosa que hicieron.
 
Posteriormente, el PP solicitó un informe a los técnicos de la Gerencia de Urbanismo "para conocer si la obra que se estaba realizando podía entenderse autorizada por la licencia solicitada en su día". Según los populares, recientemente su grupo preguntó que obras se pueden realizar en estos momentos en Campo de Aras, indicándose desde este organismo municipal que solo están permitidas las relativas a pozos de agua, construcción de vallas perimetrales y segregación de parcelas, aspectos que no coinciden con la naturaleza de la obra realizada en la propiedad de la familia de Villa. El informe emitido señala claramente que "se aprecia por el lado interior un cobertizo abierto no amparado por la licencia concedida", aunque aclara a continuación que dicha licencia podría modificarse o ampliarse para incluirlo, indicando además que "resulta habitual" que se produzcan modificaciones entre la actuación para la que se pide licencia y la obra que finalmente se ejecuta.
 
Así las cosas, la familia de Villa solicitó el 5 de agosto una nueva licencia, en la que, esta vez, se eliminaba la solicitud de reparación de la valla perimetral –objeto inicial de la misma– y se solicitaba directamente la ejecución de "20 metros cuadrados de cubierta de teja". 
 
Ante esta situación, el PP –que no entra a valorar la legalidad de la segunda licencia– considera que existió una clara intención de dar cobertura a una obra –la cocina campera– con otra que puede ser autorizada –la valla perimetral– y se pregunta si "un ciudadano cualquiera habría obtenido la misma respuesta". Los populares lamentan además que esta situación se produzca en el entorno de alguien que debe velar especialmente por el cumplimiento de las normativas urbanísticas, como el concejal de Urbanismo.
 
Además el PP denuncia que la licencia de obra inicial no se le facilitó al vigilante de obras para que visitara la obra como se hace habitualmente y la existencia de disparidad de criterios entre los técnicos de la Gerencia a la hora de resolver este tipo de situaciones. El PP ha pedido que desde la Gerencia de Urbanismo se informe a los ciudadanos de que obras como la realizada en este chalet pueden realizarse en cualquier otro y no ha querido manifestarse sobre la posibilidad de remitir a Fiscalía esta actuación.
 

 

Comentarios