viernes 03.07.2020

Amara estudia reducir plantilla por la deuda de Consejería de Empleo

Amara estudia reducir plantilla por la deuda de Consejería de Empleo
.
La asociación Amara está estudiando un plan de viabilidad que le permita seguir adelante con su centro especial de empleo entre tanto se regularizan los pagos que adeuda la Junta de Andalucía. El plan incluye la  reducción temporal de un treinta por ciento de la plantilla del centro, en total 9 trabajadores discapacitados, que pasarían al centro de formación ocupacional de la propia asociación. De esta forma dejarían de cobrar un salario, aunque recuperarían su paga asistencial y podrían mantener en buena medida sus actuales ingresos. La medida no afectaría a los monitores, ya que la ley exige a mantener el mismo número de profesores para la ratio resultante tras aligerar la plantilla del centro.

Según explicó la presidenta del colectivo, Natividad Beato, la medida está siendo  consensuada con los padres y los asistentes sociales del centro "ya que es necesario tener en cuenta el caso concreto de cada trabajador, su situación respecto a la Ley de Dependencia y sus cotizaciones, entre otros factores".

Beato indicó que la asfixia económica a la que la Junta está sometiendo a los centros está obligando a estos a adoptar medidas extremas. La presidenta de Amara explicó que tanto los sindicatos como la propia Confederación Andaluza de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS-Andalucía) han aconsejado a los centros que pongan en marcha expedientes de regulación temporal de empleo "algo a lo que seguimos resistiéndonos en Amara, ya que supone dejar en la calle a gente que es discapacitada pero válida para trabajar y que, ahora más que nunca, lo tendrían casi imposible para integrarse en una empresa normal".

La presidenta de Amara señaló que de nada han servido hasta ahora la medidas de presión ejercidas por la federación de centros especiales de empleo, que a finales de octubre celebraron concentraciones a las puertas de las distintas delegaciones provinciales de Empleo. En los próximos días está previsto que FEAPS-Andalucía entregue las firmas recogidas en las distintas provincias en apoyo a la labor que desarrollan estos centros y para exigir a la Junta el pago de la deuda que mantiene con ellos. Sólo en Lucena se han recogido ya más de 700 firmas.

A mediados del pasado mes de septiembre, la Junta de Andalucía adeudaba al centro especial de empleo de la asociación AMARA, dedicado a la producción de muebles, 267.820 euros, de los que con posterioridad sólo ha satisfecho la parte correspondiente al año 2009, unos 30.000 euros, quedando pendientes 110.000 euros del año 2010 y la totalidad de lo que va del presente año. El caso no es único. Sólo en la provincia de Córdoba hay 29 centros especiales de empleo, que dan trabajo a 700 personas con discapacidad. Según FEAPS, que cuenta con 140 entidades asociadas que ocupan a más de 4.000 discapacitados, la Consejería de Empleo adeuda más de 10 millones de euros a estos centros, colocándolos al borde de la suspensión de pagos y el cierre.
.

.
.