lunes 29.11.2021

El ayuntamiento quiere conservar los restos hallados en la plaza de San Miguel

El ayuntamiento quiere conservar los restos hallados en la plaza de San Miguel
El ayuntamiento quiere conservar los restos hallados en la plaza de San Miguel

.
El ayuntamiento de Lucena ha encargado al arquitecto director de las obras, el urbanista Antonio Cabrera Ponce de León, la realización de un estudio sobre la posibilidad de integrar en la nueva urbanización de la plaza de San Miguel los restos arqueológicos aparecidos junto a la parroquia de San Mateo, y que según las primeras conclusiones del estudio arqueológico realizado, corresponderían a estructuras asociadas al templo –concretamente a la antigua sacristía y un patio– y a una noria medieval. El pasado lunes tuvo lugar una reunión entre el director de las obras y el arqueólogo provincial David Palomino para estudiar de forma consensuada esta posibilidad.


Cantizani ha indicado que la decisión de conservar los restos e integrarlos en la nueva fisonomía de la plaza no responde a una imposición de la delegación provincial de Cultura, sino a un deseo del equipo de gobierno. De hecho, aunque el estudio de campo se ha dado por concluido, el informe no ha sido redactado aún, por lo que Cultura no se ha manifestado oficialmente sobre la importancia de los restos hallados.


Según explicó a lucenahoy.com el concejal de Obras, en el caso de que Cultura permita la destrucción de los vestigios arqueológicos, “la decisión del ayuntamiento sobre su conservación dependerá del tiempo que conlleve esta actuación adicional y el coste de la misma”.


MEDIDAS ANTE UN HIPOTÉTICO INCUMPLIMIENTO DE LOS PLAZOS
José Cantizani, ha indicado que los trabajos de la reordenación urbanística del casco histórico “marchan a buen ritmo, ya que, aunque la excavación arqueológica de la Plaza de San Miguel ha supuesto un retraso en este área, la empresa constructora, Ingenconser, ha trasladado la actividad a otras zonas de actuación”.

 

Según Cantizani, “Ingeconser mantiene la fecha prevista para la finalización de los trabajos”, no obstante, el edil lucentino explicó que el ayuntamiento se ha dado un plazo “hasta finales de enero o primeros de febrero” para  garantizar a la Agrupación de Cofradías la terminación de las obras en el plazo previsto o, en su caso, la necesidad de que aquellas hermandades que tengan establecido el paso de sus estaciones penitenciales por las calles Barahona de Soto, Pasaje Cristo de la Sangre y Cuesta del Castillo puedan planificar con la suficiente antelación el cambio de sus recorridos. Según los plazos previstos en el pliego de condiciones, las actuaciones deberían estar concluidas el 11 de abril, unos días antes del Domingo de Ramos.

 

Conscientes de los posibles retrasos que puede acarrear tanto la lenta excavación arqueológica llevada a cabo, como las importantes precipitaciones de las últimas semanas, la empresa constructora ha agilizado el ritmo de trabajo, que se mantiene hasta altas horas de la tarde.
.
.