miércoles 08.12.2021

El ayuntamiento rechaza la permuta del convento de Carmelitas

El ayuntamiento rechaza la permuta del convento de Carmelitas
El ayuntamiento rechaza la permuta del convento de Carmelitas
.
El ayuntamiento de Lucena ha rechazado la propuesta de la comunidad de Carmelitas Descalzas de llevar a cabo una permuta de los terrenos de la huerta del convento de clausura de la Avenida de Santa Teresa. Según ha explicado el concejal de Urbanismo, Miguel Villa, la congregación inició conversaciones con el consistorio municipal de cara llevar a cabo una permuta por la que la empresa de Suelo y Vivienda, SUVILUSA, costearía las obras del nuevo convento que la orden pretende construir en la Sierra de Aras, obteniendo a cambio los terrenos del actual, que dedicaría a viviendas de protección oficial.

Sin embargo, la decisión municipal de suprimir la totalidad de las promociones proyectadas por Suvilusa –habida cuenta de las dificultades para vender las ya terminadas en El Zarpazo o el Plan Parcial Oeste 1– ha hecho que el consistorio desista de una operación urbanística sobre la que ya existía un acuerdo verbal.

En diciembre de 2010, la Gerencia de Urbanismo ya dio luz verde a la posibilidad de que la comunidad trasladase su actual convento de San José hasta la confluencia entre el Camino Viejo de Rute con la carretera del Santuario, en las postrimerías de la Sierra de Aras.

La idea no es fruto del capricho, sino de la necesidad. Cuando la comunidad se instaló en su actual emplazamiento en 1971, procedente del ruinoso convento de la Plaza Nueva, la zona se encontraba a las afueras de la ciudad y era un remanso de paz y pastos, proclive al recogimiento y la oración impuestos a una orden de clausura. Hoy la avenida se ha convertido en una transitada artería urbana y el convento ha quedado rodeado de centros escolares, instalaciones deportivas y bloques de pisos que superan en mucho las viejas tapias del huerto del convento. Las monjas han perdido su privacidad para la realización de sus tareas cotidianas.

Según explicó el concejal de Urbanismo, Miguel Villa, el rechazo municipal a la propuesta de permuta no será obstáculo para que la congregación pueda seguir adelante con su proyecto. De hecho, la Gerencia de Urbanismo ya ha aprobado la calificación de los terrenos de la huerta como suelo edificable para VPO, posibilidad permitida por el PGOU, lo que permitirá a las Carmelitas tanto vender los suelos y obtener recursos económicos para el nuevo convento como intentar una permuta similar a la propuesta al ayuntamiento con alguna empresa constructora.

Respecto a la parcela en la que se pretende construir el nuevo convento, Villa indicó que está catalogada como suelo no urbanizable, aunque el PGOU considera compatible la construcción de edificios religiosos. La comunidad religiosa incluso dispone ya de proyecto, en el que se dibuja una primera planta que contaría con una zona de día y un museo para la custodia de los bienes de la orden y  una segunda planta, destinada a celdas y biblioteca. El proyecto se completaría con una iglesia, jardines y un huerto de subsistencia.

La otrora numerosa comunidad de clausura de Carmelitas Descalzas de Lucena, cuenta en la actualidad con apenas media docena de monjas.
.
.