sábado 26.09.2020

El comercio local vive una de sus peores campañas de Navidad

El comercio local vive una de sus peores campañas de Navidad
.
Guillermo Caparros Caballero. Redacción

La campaña navideña de ventas no está respondiendo a las expectativas del comercio local. Así lo refleja el muestreo realizado por LucenaHoy en una decena de comercios locales de distintos sectores. “La crisis ha dado uno de sus golpes más duros en nuestras tiendas” –comenta una dependienta de "Mercería Loly”. La mayor parte de los comerciantes consultados comparten esta misma opinión.

Estos días festivos siempre se habían caracterizado por grandes cifras de ventas y colas frente a los mostradores de las tiendas, pero durante esta última semana el comercio local ha registrado una reducción de ventas respecto a otros años que algunos sitúan en torno a un 40 e incluso un 70 por ciento.

“Se nota mucho la diferencia en nuestros consumidores desde hace unos cinco años” –comenta Teresa Martos, dependienta de la joyería “Barjoya”– Frente a la crisis, la mayor parte del comercio lucentino ha respondido con una actitud de austeridad en gastos y personal y cubriendo con carteles de ofertas de hasta el 50% sus escaparates, esperando captar más  clientes antes de que lleguen las rebajas.

Por sectores, las joyerías declaran que continúan con los mismos clientes pero que estos gastan menos y enfocan sus compras a bienes más baratos.  Algo similar ocurre en el sector de los electrodomésticos. Mientras, en el sector textil, los comercios locales se quejan de que sus consumidores han dejado de comprar o acuden menos a sus tiendas, centrando sus compras en franquicias, en tiendas más baratas  de productos asiáticos, que tanto han proliferado en nuestra ciudad, o en el “mercadillo”. Las tiendas de productos "made in China" son también el principal rival del sector juguetero local.

El Ayuntamiento intenta colaborar con estos comercios gracias al adelanto del alumbrado extraordinario de Navidad, que se enciende desde hace unos años el 5 de diciembre. Además de este alumbrado el Ayuntamiento intenta ayudar mediante su programa navideño. Aunque para muchos de los empresarios consultados "es evidente que este programa no ayuda" y los comerciantes se quejan de su insuficiencia: “Habría que intentar mantener al comercio lucentino unido, por ejemplo en materia de horarios, y trabajar más con el Ayuntamiento para definir campañas conjuntas”, indica el propietario de una de las tiendas a las que nos hemos dirigido.

Pero los vendedores no solo se quejan por esta falta de unidad, también proponen medidas globales para intentar atraer una mayor clientela de fuera del municipio; asegurando que esta se ha perdido casi en su totalidad, cuando hace unos años suponía hasta un 30% de las ventas en esta época festiva. “Podrían poner descuentos en el parking de la Plaza Nueva por comprar en nuestras tiendas”, proponen algunos de los encuestados.

Entre tanto el comercio lucentino se prepara ya para las rebajas oficiales, a partir del próximo lunes, con la ilusión de que este último "tirón" de ventas logre salvar una pésima campaña de otoño e invierno.
.