Jueves 09.04.2020

El compromiso sobre las VPO del Zarpazo no se cumplirá (vídeo)

El compromiso sobre las VPO del Zarpazo no se cumplirá (vídeo)
.
El concejal delegado de Urbanismo del Ayuntamiento de Lucena ha indicado a LucenaHoy que "difícilmente" podrá cumplirse el compromiso por escrito suscrito por el ex-alcalde y candidato a las municipales por el PSOE, José Luís Bergillos, con los 67 adjudicatarios de las viviendas de protección oficial construidas por la Empresa Municipal de Suelo y Vivienda de Lucena, Suvilusa, en el Plan de Actuación Urbanística nº 1, popularmente conocido como "El Zarpazo".

Villa ha señalado que Bergillos entregó a los propietarios un documento en el que se comprometía a que las viviendas estuviesen concluidas en el próximo mes de octubre y añadió que "será muy complicado que se pueda cumplir dicho compromiso, dada la marcha de las obras de urbanización que restan por ejecutar, entre las que se incluye la conducción a través de una zanja de gran longitud de la conducción eléctrica que dará suministro a estas viviendas, actualmente en ejecución".

El responsable de Urbanismo indicó a este periódico que "tanto EPSA, como el ayuntamiento y la empresa Granadal, última adjudicataria de las obras, estamos haciendo lo imposible para llegar a tiempo a la fecha prevista, pero la marcha de las obras no permite ser optimistas sobre esa posibilidad, por que no parece probable que las viviendas se puedan entregar hasta finales de año".

El ayuntamiento estudia la posibilidad de que, una vez que concluya la conexión eléctrica se pueda permitir a los propietarios al menos la entrada a sus viviendas para que puedan ir instalando cocinas, mobiliario... previamente a la entrega definitiva de la licencia de primera ocupación.

El retraso de más de dos años que sufren las obras de urbanización de este plan de actuación urbanística como consecuencia de los problemas de las sucesivas empresas que se han hecho cargo de las mismas, ha hecho que los trabajos se encuentren actualmente en torno al 80% de su ejecución y que no sea posible realizar una recepción de los mismos, sin la cual tampoco es posible conseguir la licencia de primera ocupación. Este retraso ha supuesto un encarecimiento de los pisos para los adjudicatarios, como consecuencia de incremento del tipo del IVA.

En el mes de marzo, un grupo de vecinos de esta promoción llevaron al salón de plenos su indignación por el considerable retraso que sufre la entrega de sus viviendas pese a estar terminadas desde hace meses. Entonces el portavoz de IU, Miguel Villa, pidió que fuese el propio ayuntamiento quien ejecutara las obras que restaban en el entorno de las promociones terminadas para agilizar los plazos de entrega de los pisos, propuesta que fue aprobada, y fruto de la cual se adjudicaron los trabajos a Granadal, que los está ejecutando actualmente.

UNA OBRA MALDITA
La urbanización del PAU 1 “El Zarpazo” fue adjudicada por EPSA en primera instancia en el mes de octubre de 2005 a la unión temporal de empresas formada por Exagayca S.L., Cayba y José María Mendoza de la Pascua. El contrato y acta de replanteo no llegó a firmarse nunca. La UTE incumplió las condiciones previas y perdió el concurso.

Tras varios meses de trámites administrativos las obras salían por segunda vez a licitación y se adjudicaban nuevamente, en esta ocasión a Joca, con una importante baja económica sobre el precio inicial y un plazo de ejecución de 16 meses. La constructora comenzaba los primeros movimientos de tierra el 24 de enero de 2006. Sin embargo, a los pocos meses la constructora pedía a EPSA un incremento sobre el precio fijado en el contrato. La petición fue estimada parcialmente por EPSA, aunque no lo suficiente a juicio de Joca, que comenzó por ralentizar el ritmo de la obra y terminó paralizándola totalmente. Tras casi un año y medio de abandono por parte de la empresa, EPSA negoció la rescisión del contrato y volvió a sacarlo a licitación, siendo adjudicado a la UTE Obras Civiles del Sur y Midelvi, que retomaba los trabajos de urbanización en junio de 2007, con un compromiso de ejecución de catorce meses, que concluía en agosto de 2008. Sin embargo, las obras quedaban paralizadas hace más de nueve meses, esta vez como consecuencia de la incapacidad financiera de la empresa adjudicataria para continuar con los trabajos, tras entrar en concurso de acreedores.

A primeros de año, EPSA alcanzó un acuerdo para que la empresa cediera las obras a otra ante su imposibilidad para terminarlas. Incluso se llegó a anunciar que Construcciones Granadal sería la encargada de concluir los trabajos en un plazo de 6 meses. Sin embargo, una vez más, el acuerdo fue fallido, ya que una de las empresas que constituyen la UTE no llegó a firmar la cesión, dando lugar a una nueva paralización del proceso.
Meses más tarde, en abril, el acuerdo con Granadal pudo cerrarse.
.
{youtube}eXLuspp2wRk {/youtube}
.
.