Jueves 23.01.2020

La crisis inmobiliaria hace innecesario ampliar la depuradora

La crisis inmobiliaria hace innecesario ampliar la depuradora
.
La ampliación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales ya no es una prioridad para el ayuntamiento de Lucena.

La brusca paralización de desarrollos inmobiliarios planificados en los últimos años como El Zarpazo y la posibilidad de implementar las instalaciones actuales con nuevos sistemas de tratamiento, más efectivos, con oxigeno activo, que pueden incrementar la capacidad de depuración hasta un veinte por ciento, han hecho que lo que hace unos años se planteaba como "prioritario" hoy se contemple desde el ayuntamiento y la empresa Aguas de Lucena como un proyecto prácticamente aparcado y sin fecha, pese a estar incluido en el documento final del POTA del Sur de Córdoba, recientemente aprobado.

Ya en el año 2006 el ayuntamiento y Aquagest Sur –hoy Aguas de Lucena– comenzaron a estudiar la necesidad de ampliar las instalaciones de la EDAR con una nueva línea de tratamiento biológico del agua, que se sumara a los dos existentes. En entonces concejal de Urbanismo, Juan Torres, señalaba entonces que la EDAR trabajaba ya a un 70% de su capacidad de depuración y que la entrada en funcionamiento de las nuevas zonas residenciales e industriales y la creación de los nuevos colectores de la carretera de Rute incrementarían la aportación de aguas para tratamiento hasta el límite de capacidad de las instalaciones, por lo que una de las tareas que debería abordar la corporación municipal siguiente de forma urgente habría de ser la ampliación de las mismas. Incluso se llegó a avanzar un primer esbozo de ampliación de la EDAR actual, barajándose un coste cercano a los 3 millones de euros, y comenzó a estudiarse la cofinanciación del proyecto por la Junta de Andalucía y la entonces incipiente empresa mixta que formarían Ayuntamiento y Aquagest Sur.

La EDAR de Lucena nació dimensionada para una población de 40.000 habitantes. Aunque Lucena supera hoy esa población, los principales proyectos de construcción de nuevas viviendas y el ritmo de crecimiento demográfico de los años del boom ha decaído de forma importante. No obstante, el ayuntamiento dispone ya de una parcela situada junto a la depuradora actual, justo al lado opuesto del río, cedida por la Junta de Andalucía tras las obras de la autovía del Olivar, en la que se implantará en su momento la ampliación de las instalaciones actuales, que deberían permitir prevista debía permitir tratar las aguas residuales de una ciudad de hasta 60.000 personas, crecimiento estimado de la población lucentina en un horizonte de unas dos décadas.

Es por ello, que el propio concejal de Urbanismo, Miguel Villa, asegura a LucenaHoy que, aunque el tema no está abandonado, no figura entre las actuaciones previstas por el equipo de gobierno en el corto plazo, y "adoptando las medidas necesarias" ni siquiera seguiría prioritario para la actual corporación municipal.
 
.
.