Sábado 29.02.2020

La Junta no ha resuelto aún el futuro de la autovía del Olivar

La Junta no ha resuelto aún el futuro de la autovía del Olivar
.
Tras el anuncio de que la Autovía del Olivar no se financiará mediante la pretendida fórmula público-privada, habida cuenta del encarecimiento que ello supondría para la administración autonómica, el futuro de esta infraestructura viaria, de la que se viene hablando desde el año 2006, se ha tornado incierto.

Hace unos meses la consejera de Obras Públicas, Elena Cortés, ya avisaba en Jaén de que  "no va a comprometer nada que no tenga expectativa razonable de cumplir". La pasada semana, el Gobierno Andaluz reafirmaba "su compromiso con esta infraestructura" y se mostraba dispuesto a determinar "el modelo de financiación más óptimo para atender su ejecución, en función de la disponibilidad presupuestaria". El problema es que esa declaración se intuye meramente testimonial, ya que  de momento no hay dinero para esta obra, incluida en el Plan de Infraestructuras para la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía (Pista) con un horizonte hasta 2013.
La autovía del Olivar incluye a su paso por Córdoba tres tramos: Lucena-Estepa, de unos 40 kilómetros, con un presupuesto previsto de 307,6 millones, licitado, mediante financiación público-privada, pero no adjudicado por la imposibilidad de los tres grupos empresariales interesados en encontrar financiación; Cabra-Luque, de 18 kilómetros y presupuesto de 160 millones de euros, con proyecto redactado, estudio de viabilidad ya realizado y a falta únicamente de sacarlo a licitación y Lucena-Cabra, cuyos 10 kilómetros, inaugurados en 2009, parece que van a seguir siendo durante algunos años los únicos en servicio en la provincia de Córdoba, algo muy diferente a lo que ocurre en Jaén, donde solo resta por terminar el tramo entre Baeza y Puente del Obispo, que contará con casi 7 millones de euros para el próximo ejercicio.

El alcalde de Lucena, Juan Pérez, considera que la construcción de esta vía es «fundamental para el desarrollo económico de la ciudad y del conjunto de la comarca». Pérez indicó que «la necesidad no se discute, sin embargo otra cuestión es que sea una infraestructura prioritaria en estos momentos de crisis económica». Para Pérez «éste es el momento de volcarse en políticas que incidan en el bisnestar social». No obstante, el alcalde de Lucena señaló que «siempre vamos a defender que la autovía se lleve a cabo, ya sea desde la financiación público-privada o la estrictamente pública, aunque somos conscientes de que las dificultades económicas actuales obligarán a que el proceso sea más lento de lo deseable».

No dista demasiado de la opinión del alcalde la del presidente de la Federación de Asociaciones Empresariales UNICA-Lucena, Antonio Toro, para quien «la mejora de las comunicaciones es una factor esencial para el desarrollo económico», aunque en las circunstancias actuales «sería preferible que desde la administraciones autonómica y central se potenciasen más la incentivación de las empresas, las ayudas al comercio exterior o el pago de las facturas pendientes a proveedores». Toro indica que esta autovía está llamada a ser importante para la ciudad, «aunque en estos momentos es empezar la casa por el tejado»
.
.