domingo 26.06.2022

La población inmigrante en Lucena desciende más de un veintiuno por ciento en dos años

La población inmigrante en Lucena desciende más de un veintiuno por ciento en dos años
La población inmigrante en Lucena desciende más de un veintiuno por ciento en dos años
.
La lacra del desempleo que azota a la sociedad lucentina como consecuencia de la actual crisis económica se esta cebando también en la comunidad extranjera que actualmente reside en la ciudad, que, vistas las escasas posibilidades de trabajo que ofrece Lucena en estos momentos, ha comenzado a marcharse hacia otras localidades o incluso ha emprendido viaje de vuelta a sus países de origen, sobre todo en el caso de los inmigrantes sudamericanos.
 
La población extranjera de Lucena ha consolidado durante el año 2013 la tendencia a la baja iniciada el pasado año. Después de mantenerse estable pese a la crisis en los últimos años, los inmigrantes empadronados en Lucena han empezado a bajar en número de forma ostensible y el descenso afecta a todos los grupos de población, y de forma muy especial a los de procedencia hispana.
 
A finales de noviembre estaban empadronados en Lucena 2.163 extranjeros, que suponen la cifra más baja desde el año 2007, cuando por primera vez la colonia inmigrante superó la barrera de los 2.000 residentes.
 
La cifra, aunque provisional y pendiente de la regulación oficial que se produce a final de cada año, marca una clara tendencia descendente, si la comparamos con los 2.503 extranjeros con los que se abrió el año 2012 o los 2.738 registrados en la ciudad a primeros de 2010, marcando un descenso del veintiuno por ciento respecto a esta cifra.
 
Ecuatorianos, colombianos y argentinos con los colectivos que más ven disminuir su población en Lucena. Actualmente están empadronados en nuestra ciudad solo 168 colombianos, 100 ecuatorianos y 65 argentinos, cifras que suponen un descenso superior al cincuenta por ciento respeto a la de estas nacionalidades hace dos años.

El descenso ha sido menor entre la colonia marroquí que se mantiene en torno a las 400 personas y tras el paulatino descenso de los hispanos, se consolida como el segundo grupo de población extranjera en nuestra ciudad.
 
La otra novedad importante que deja el estudio de los datos del padrón municipal es que por primera vez comienza a disminuir también el colectivo rumano, que llegó a tener casi un millar de empadronados y a 31 de noviembre se situaba en 782 personas. En menor medida ha descendido.
 
Actualmente viven en Lucena personas procedentes de sesenta y dos países y los extranjeros representan apenas el cinco por ciento de la población total, frente al ocho por ciento que llegó a representar hace unos años. Con todo siguen siendo porcentajes importantes. Como referencia, en la capital apenas un 2,8% de la población censada es extranjera. empadronados.
 
MÁS PARO
Según los datos del SAE, a finales de octubre eran 307 los trabajadores foráneos inscritos como parados en la oficina de empleo, que suponen casi un 40% de la población activa extranjera. El desempleo de la población inmigrante se centra sobre todo en el sector agrario –casi un 25% del total– seguido de la industria, hostelería y construcción. Los rumanos son un 27% de esos parados, mientras que otra 26% está representado por marroquíes.
 
En cuanto al tipo de formación de los demandantes de empleo extranjeros, cabe señalar que el 75% carecen de estudios o tienen estudios primarios y solo un 1% cuentan con estudios universitarios.
.
 
 

Comentarios